El jueves se publicaron imágenes satelitales de lo que podrían ser fosas comunes cerca de Mariupol. Las autoridades locales acusaron a de enterrar ahí a 9.000 civiles ucranianos para ocultar la masacre en dicha ciudad.

Las fotos aparecieron después que Putin dijera que la batalla por Mariupol la hayan ganado. Todo a pesar de la presencia de 2.000 combatientes ucranianos que se escondieron en una planta siderúrgica gigante.

El proveedor de las imágenes fue Maxar Technologies, que advirtió que mostraban más de 200 fosas comunes. También se divisaron largas filas de tumbas que iban desde un cementerio real en Manhush.

El alcalde de Mariupol Vadym Boychenko acusó a de matar civiles y calificó sus acciones como “el nuevo Babyn Yar”. Este término refiere al sitio de varias masacres nazis en las que 34.000 judíos ucranianos perdieron su vida en 1941.

En un comunicado, la empresa Maxar anunció que una revisión de imágenes anteriores indica que las tumbas en Manhush se excavaron a fines de marzo y se ampliaron luego. Luego de casi dos meses letales de bombardeos que redujeron a Mariupol en ruinas, los rusos controlaron el resto de la estratégica ciudad sureña.