En diversas zonas de la ciudad de Perth, una de las más pobladas de , fueron pegados y distribuidos volantes que afirman que los judíos son el 44 por ciento de la población más rica del mundo.

El volante promueve “aplastar los privilegios de los judíos”. Los carteles tenían impreso el logo del grupo político Alternativa Socialista, si bien el movimiento negó ser el responsable de la distribución de estos textos.

Por su parte, Lewis Todman, referente de Alternativa Socialista, aclaró: “No tenemos nada que ver con estos volantes. Nos oponemos a cualquier tipo de carteles racistas o antisemitas”.

“Hay determinados grupos de derecha que se oponen a la izquierda socialista en Australia”, agregó.