La filtración de un documento de la Corte estadunidense que revela la pretensión de revocar a nivel nacional el derecho de las mujeres a la interrupción del embarazo, cobró esta semana en una gran centralidad, no sólo por la importancia intrínseca de esa facultad reconocida desde 1973 por la Suprema Corte, sino también por el mensaje que transmite respecto a la creciente radicalización de las fuerzas conservadoras, mayormente representadas por el Partido Republicano cobijado por Trump.

De llegarse a concretar tal legislación, el retroceso en cuanto a los derechos de la mujer sería gravísimo, acercando a a una posición similar en este tema a la de estados calificados como grandes violadores de los derechos humanos en general.

Que la nación que presume ser la democracia más desarrollada del planeta llegara a retroceder 50 años imponiendo una prohibición casi absoluta del , revela sin duda el nivel de riesgo en el que se encuentra EU a causa de la polarización extrema impulsada en buena medida por la gestión de . Si como presidente fue capaz de expresar con todo descaro su misoginia y de apoyar desfachatadamente por cálculos electoreros iniciativas fundamentalistas gratas al cristianismo evangélico, no sorprende la emergencia de la actual embestida contra la libertad de interrumpir el embarazo.

En caso de que la Corte adoptara la legislación prohibicionista, resultaría que varios países del Oriente Medio tendrían una aproximación más laxa y tolerante en beneficio de los derechos de las mujeres. Porque a pesar de que en la mayor parte del mundo musulmán el es condenado, en algunos países de fe islámica no predomina la convicción de que la vida comienza desde la concepción.

Es así que, por ejemplo, en Turquía, desde 1983, el es legal y sin restricciones durante las 10 primeras semanas del embarazo, y ese lapso se prolonga si la mujer corre algún riesgo o el producto tiene una anormalidad importante.

Túnez posee dentro del mundo árabe, la postura más avanzada, ya que el es legal durante los primeros tres meses del embarazo, sin tener que justificar nada ante ninguna autoridad. De hecho, a lo largo del país funcionan diversos “centros de planificación familiar”, cuyo propósito es orientar y facilitar a las familias el abordaje de diversos aspectos de salud reproductiva.

El otro país del Oriente Medio donde el está legalizado y es practicado dentro de las instancias de salud pública abiertas a toda la población, es Israel. Ese servicio se presta sin problema alguno a mujeres menores de 18 años o mayores de 40, así como de manera generalizada en casos de soltería, violación, incesto, adulterio o malformación del feto. La exigencia para mujeres casadas entre 18 y 40 años es que comparezcan ante un panel de autoridades médicas y de servicio social con el fin de exponer los motivos de su decisión, motivos que, por lo general, son aceptados como válidos.

Es interesante que teniendo la ley religiosa judía una injerencia fuerte en muchos aspectos de la vida pública en Israel, no haya, sin embargo, una férrea oposición a esa normatividad vigente desde 1977. La corriente religiosa ultraortodoxa, que es extremadamente quisquillosa ante la profanación del descanso sabático, o ante la infracción de las estrictas leyes dietéticas del rabínico, y que en ocasiones ejerce actos de violencia callejera cuando presencia violaciones a las leyes que rigen tales normas, se muestra bastante tolerante en el tema del aborto. Esto es porque no hay consenso absoluto dentro de las interpretaciones talmúdicas acerca de cuándo comienza la vida, siendo dominantes entre las autoridades religiosas las lecturas que consideran que no es, sino entre las semanas ocho y 12 del embarazo, cuando el alma se aloja dentro del embrión. Curioso que la ciencia médica ubica la aparición de la corteza cerebral más o menos en ese mismo lapso.

Dentro de las manifestaciones de protesta que se han empezado a registrar en EU por la amenaza de prohibición difundida a través de la filtración mencionada, participan, desde luego, contingentes liberales, feministas y defenso- res del derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos.

También dentro de la protesta han dejado oír su voz un buen número de mujeres judías que, bajo el argumento de que la prohibición del aborto, es, en este caso, un derivado de la visión cristiana acerca del momento del inicio real de la vida, al imponérseles a ellas tal dogma, se les está violando el derecho consagrado de respeto a su particular práctica religiosa, que es judía, y no coincide, por ende, con los principios sobre los que se está legitimando el cambio en la legislación nacional.

 

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorMexicana lleva plegarias a Muro de los Lamentos en Israel
Artículo siguiente9 de mayo de 1882: Nace Yossele Rosenblatt, un cantor tan extraordinario que Warner Bros creó un papel para él
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.