Diario Judío México - El capítulo 25 del libro de Lévitico encierra uno de los conceptos fundamentales que informan la actitud judía sobre la vida.

Detrás de las ” Leyes de Libertad” enumeradas en este capítulo, se encuentra el principio de que la tierra pertenece a Dios y sólo le está dada a los seres humanos en arriendo.

Aunque las razones que han hecho del arrendamiento un instrumento financiero tan popular en el mundo moderno difieren de las razones que motivaron el “año de jubileo,” hay importante similitudes.

Un “lease,” por ejemplo, es:

• un contrato por el cual una parte se compromete a alquilar la propiedad a otra parte.
• El arrendador garantiza al arrendatario el uso del bien
• El arrendatario, a su vez, garantiza al arrendador pagos regulares por una cantidad especifica de tiempo.

Detrás del mecanismo del pago gradual a cambio del uso de un bien “a largo plazo,” se encuentra la idea de que:
El valor no está en la posesión , sino en el uso.

En términos teológicos este principio está expresado en la fundacional del pueblo de de la siguiente manera:

la tierra es mía dice el Señor ; ustedes no son aquí más que forasteros y huéspedes.

La vida humana es comparad a “un contrato de arrendamiento” un período de tiempo en el que, a cambio de su contribución, un ” yo” consciente es otorgado, por un tiempo limitado, presencia en el mundo.

La idea en de ” uso temporario”, fue diseñada a fin de proteger el patrimonio de las generaciones. El consecuente concepto de ” herencia “, invita a cada individuo , así como a cada generación de ” arrendatarios, ” a concentrarse en mejorar la propiedad que se les otorga para su uso temporario.

No hace falta decir que el Jubileo , el regreso de la tierra después de cada 50 años ,
fue claramente un principio idealista, y que ha habido un debate sobre si la práctica fue en realidad llevada a cabo alguna vez. Sea como sea estas leyes han sido mantenidas en los libros de la fundacional de por ser uno de los conceptos dominante en la valoración de la vida humana.

Expresándose en términos similares a los de la teología rabínica, el erudito bíblico J Bright, explica:

” La Ley, en sí , es antigua, irrelevante, y sin autoridad. Pero que hay acerca de la teología de la ley? … Busca decirnos que la tierra es de Dios y que vivimos en ella como extranjeros y peregrinos, que todo lo que contiene es en calidad de préstamo (vs. 23 ) ; que Dios supervisa muy de cerca toda transacción comercial y espera que llevemos a cabo nuestros asuntos temiéndolo (versículos 17 , 36, 43 ) , que tratemos gentilmente al hermano menos afortunados recordando que todos hemos sido receptores de la gracia (cc. 38 , 42 ) . Y esa es la ética normativa ! ”

Esta ley ha sido inaplicable porque hay miríadas de manera de burlarla, es decir formas de hacerla irrelevante. Lo qué la Fundacional ha tratado de preservar es el principio que se encuentra detrás de la ley del año de Jubileo.

Comprender el significado de la vida, de acuerdo con el judaísmo, pasa a través del principio de ” arrendamiento”: no somos dueños de nada, incluyendo nuestra vida, lo único que poseemos es cantidad limitada de tiempo para poder usarla.

Una serie de corolarios tales, como por ejemplo el disfrutar de la vida, siguen. Estos incluyen la responsabilidad de tener que legar lo que hemos heredado y con suerte, entregar en mejores condiciones lo que hemos heredado.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.