La región de Oriente Medio, al igual que el resto del mundo, sufre los embates de la llamada tercera ola de coronavirus, detonada por la variante Delta. La guerra contra el virus es, así, omnipresente como trasfondo general, aunque desde luego existen muchos otros temas preocupantes y dolorosos que van más allá del control de la enfermedad y de la disponibilidad de servicios hospitalarios y vacunas.

Repasando lo acontecido durante la semana, he hecho una selección de lo que, a mi parecer, es lo más destacable en cuanto al estado de cosas en la región. Por supuesto, se trata de una selección subjetiva y arbitraria de mi parte, pero supongo que su contenido refrenda la imagen de que se trata de una de las zonas más convulsas e inestables de nuestro mundo.

1.- Las negociaciones para revivir el acuerdo nuclear entre y los seis países que lo rubricaron en 2015 llegaron a un preocupante estancamiento tras la sexta ronda en Viena. Es incierto si se podrán reiniciar tras la próxima toma de la presidencia en de Ebrahim Raisi, el 5 de agosto. El secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, ha mostrado ya su desencanto al afirmar que esas negociaciones no pueden alargarse indefinidamente. Si se fracasara, no cabe duda que el panorama regional apuntaría a un automático recrudecimiento de las tensiones.

2.- En se acrecienta la violación a los derechos humanos por parte del régimen de al Sisi. Tanto, que en el congreso norteamericano el demócrata Chris Murphy demandó reducir el apoyo económico de 1.3 billones de dólares que Washington le aporta a Egipto. El legislador argumentó que no pueden seguirse ignorando los 60 mil presos políticos que languidecen en las cárceles egipcias ni el hecho de que, después de y China, sea el país con más ejecuciones anuales realizadas por el Estado. Las víctimas de los abusos, por lo general disidentes y críticos del régimen, son, desde islamistas, hasta liberales.

3.- Hace dos semanas, con bombo y platillo, se celebró en Damasco la reelección, mediante comicios patito, de Bashar al Assad, el dictador que ha estado en el poder desde el año 2000, cuando murió su padre. La dureza y tiranía de Bashar que émulo de su padre desataron protestas masivas que desencadenaron una pavorosa guerra civil en 2011 y que aún no concluye del todo. A pesar de tener una porción mayoritaria del país de nueva cuenta en su poder, esta semana se registraron sangrientos combates en Daraa y en Idlib, último reducto de la resistencia contra el dictador.

4.- Israel, por su parte, se halla envuelto en el escándalo internacional desatado por el affaire Pegasus. Debido a la alarma que ha cundido en tantos espacios por el mal uso de esta herramienta cibernética de espionaje, el gobierno israelí se ha visto obligado a enfrentar reclamos de irresponsabilidad y falta de regulación a la empresa NSO, fabricante del software. Con la intención de ofrecer explicaciones y seguridad respecto al manejo futuro de este tipo de instrumentos, el ministro de defensa israelí, Benny Gantz, viajó a París a encontrarse con su homóloga gala, Florence Parly. Ello tras conocerse que el teléfono del presidente Macron fue intervenido por medio de Pegasus desde Marruecos.

5.- La tragedia libanesa se profundiza. Cuando está a punto de cumplirse un año de la gigantesca explosión que devastó a Beirut, el panorama es extremadamente pesimista. En esta columna he dado cuenta de los múltiples problemas que tienen a Líbano en calidad de Estado fallido. Sin embargo, la gravedad de la situación cobra tintes extremos cuando se conoce lo que la organización Save the Children advierte, a saber, que tan sólo en la capital, Beirut, 910 mil personas, entre ellas 564 mil niños, carecen de suficientes alimentos, agua potable, energía eléctrica y productos de limpieza, lo cual los tiene en una situación no sólo precaria, sino también peligrosa.

La explosión de hace un año desplazó a más de 300 mil personas de sus hogares, en un contexto de por sí grave. Hace poco Saad Hariri, primer ministro designado, renunció a formar gobierno tras nueve meses de intentos fallidos. El encargo ha recaído ahora en un hombre de negocios millonario, Najib Mikati, quien enfrentará los mismos retos que Hariri: integrar un gobierno funcional en medio del desempleo galopante, la miseria, la crisis financiera, las devaluaciones constantes, la inflación brutal, la fragmentación social intensa y las rivalidades interétnicas y religiosas de larga data. La ayuda internacional se ha convertido así, en uno de los últimos salvavidas a los que se aferra el sufrido pueblo libanés.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorNorte y Sur: Oaxacalifornia
Artículo siguienteSeñales Financieras: ¿Qué pasó en la Consulta del domingo, movió la economía? Creemos que no
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.