Diario Judío México - Estimado Jorge:

Me queda claro que ni con la goliza de ayer vas a cambiar de opinión.

Como también me queda claro que por supuesto te pasarás por ya sabes dónde, mi carta semanal.

Pero… ni modo… Te la voy a escribir con todo mi cariño para ti y para los fieles seguidores Chivas.

Será una carta donde la mercadotecnia será la esencia. Y estará escrita con base en los hechos y —no en las suposiciones—.

Así que… manos a la obra…

Para empezar, compraste una gran marca llamada Guadalajara.

Una marca que representaba muchísimo a la comunidad tapatía y a gran parte de la comunidad nacional.

Era una marca cuya significación era el machismo que todos los mexicanos teníamos dentro.

Una marca que atraía a tantos mexicanos porque era un equipo ganador y que estaba formado con puros mexicanos.

Mexicanos machos, mexicanos con huevos que le ganaban al América  —equipo con extranjeros— y al equipo que le pusieran enfrente.

Sin duda, era un gran equipo, era la base de la selección y era un equipo ganador. Claro, eran otras épocas.

El mundo no estaba globalizado, Estados Unidos ni soñaba con profesionalizar su fútbol, Centroamérica era de risa y por supuesto, Sudamérica era para nosotros un gigante.

Me queda claro que las décadas de los 50, 60 y 70 fueron el entorno que más les favoreció.

Su mercadotecnia de jugadores mexicanos era genial y era casi el distintivo de una selección nacional. Sin duda…

Un gran posicionamiento de la marca y del equipo. Aunque muchos de sus entrenadores no hayan sido mexicanos.

Y así pasó el tiempo…

Hasta que en la década de los 80, el mundo se empezó a globalizar.

Los gringos despertaron y de repente ya eran muy fuertes, Centroamérica ya no era tan barco y a todos los países de Sudamérica ya les jugábamos al tú por tú.

Se incrementó el número de las televisoras en el mundo, los equipos gozaron de más presupuesto, y así se da el inicio de la era de la globalización.

Esa globalización que les ha hecho a ustedes mucho daño.

Te explico el porqué:

Para empezar, pierdes la marca Guadalajara. Esa marca que tenía una gran trascendencia en el país.

Le pones al equipo Chivas. Una marca que representa a unos animales muy monos que de agresivos no tienen nada.

Y yo te contestaría que éso no importa.

Yo te diría que la significación de la marca es muy pobre y muy pinche.

Y también conozco tu respuesta:

“Me vale madres la marca, lo que importa es la lana”…

En fin, son dos puntos de vista…

Al igual como te valía madres la marca que te obligaron a vender en Estados Unidos, las famosísimas Chivas USA.

Es como si el Real Madrid perdiera esa marca y le pusiera a su equipo Merengues…

Imagínate… Chivas en lugar de Guadalajara y Merengues en lugar del Real Madrid… ¡Qué horror! ¿no?

Y conste que ya conozco tu respuesta:

“Te equivocas Carlos, la marca Chivas vale x mil cuatrillones de dólares”.

Pero a donde voy es a los campeonatos logrados los últimos 30 años: 3 campeonatos y dos finales… ¡En 30 años!

Y la respuesta es obvia.

Porque sigues manejando un equipo con una mercadotecnia del siglo pasado.

Una mercadotecnia que ya no funciona por la globalización de este siglo.

Y te explico el porqué:

El mercado de los jugadores se ha triplicado en el mundo.

Los mejores jugadores juegan en las mejores ligas del mundo, y los no tan extraordinarios se quedan en sus países o emigran.

Y esto es lo que le está pasando a tus Chivas. Los mejores jugadores mexicanos o juegan en Europa o juegan en los equipos con más lana.

Al ser tú el dueño, es imposible que compitas con tus propios recursos contra los equipos corporativos, como Cruz Azul o América.

Ni los equipos grandes van a venderte a sus estrellas mexicanas ni tus Chivas tendrán los recursos para comprarlos.

Así que…

En mi opinión te quedan dos opciones: Rezar por un milagro para ganar un campeonato dando espectáculo y no convertirte en un Atlético de Bilbao, que no ha vuelto a figurar…

O… Dejarte de teorías antiguas de jugar con puros mexicanos y convertirte en un equipo ganador con los jugadores de donde sean del siglo 21.

Como ya sé tu respuesta….

Mejor, ya no le voy a seguir.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

Artículo anterior25 años de Kesher: Análisis, libertad y renovación
Artículo siguienteConferencia sobre la exposición: Textos Hebraicos de la biblioteca Palafoxiana de Puebla, impartida por Esther Shabot
Carlos Alazraki Grossmann, nacido en 1949 en la Ciudad de México, es uno de los más destacados publicistas de México. Es el fundador, presidente y CEO de la galardonada agencia de publicidad Alazraki & Asociados y el presidente de la Asociación Mexicana de Agencias de Publicidad (AMAP). Es también el hijo del director de cine Benito Alazraki y yerno del finado Samy Yeroham (propietario de Topeka).Alazraki estudió Ciencias de la Información y Técnicas en la Universidad Iberoamericana (UIA). Comenzó su carrera en los Estados Unidos con las agencias Hal Greenfader, Publicis Romero y JWT, más tarde lo despidieron. A continuación, se trasladó a España para trabajar en Televisión Ibérica, donde intentó hacer 13 shows de televisión y una película con su padre, Benito Alazraki. De regreso a México, trabajó para Telesistema Mexicano (ahora Televisa), con Luis de Llano Sor, y después de una fusión se formó Televisa, todos los de su equipo fueron despedidos a excepción de él y Adolfo Rodríguez.Trabajó en el éxito de las campañas de Carlos Hank, Luis Donaldo Colosio, Ernesto Zedillo y Roberto Madrazo en el PRI primarias. Él creó las consignas "Bienestar para tu familia" (por Zedillo en 1994) y "Dale un Madrazo al dedazo" (por Madrazo en 2000, este último eslogan es un divertido juego de palabras utilizando el apellido del candidato "Madrazo" que, dentro de un contexto distinto, es una palabra fuerte y fácil de recordar en español. Esta característica graciosa fue de suficiente interés para la comercialización como el uso de un eslogan de la campaña).En 2003 logró la imagen pública del PRI y en las elecciones de ese año, esa parte dominada por el Congreso. En 2005, Alazraki sustituyó a Roberto Gaudelli la gestión de la imagen de Roberto Madrazo para las elecciones presidenciales de 2006. Desde entonces, la imagen de Madrazo ha mejorado en medio de escándalos políticos como el desafuero que han dañado la imagen del Partido Acción Nacional y el Partido de la Revolución Democrática, respectivamente.Además de la gestión de la imagen de Madrazo, la agencia Alazraki ha logrado la imagen de Sanborns de 15 años, Telmex y la Sección Amarilla (páginas amarillas en México) de 12 años, Posadas y cerveza Victoria durante ocho años y Comex de diez años. Alazraki está trabajando en proyectos de televisión para Canal 40. En 1996 produjo la película "Directamente al cielo". En 2005 se unió a la campaña de Madrazo para las elecciones presidenciales de 2006, al final de las primarias del PRI la sustitución de Roberto Gaudelli.También ha sido el juez para el FIAP de Buenos Aires (1991) y The New York Festival (1995, también un consejero). Ha sido miembro de la publicidad del Salón de la Fama desde 1991 y en 2003 fue nombrado uno de los 300 líderes más influyentes en México.