Si bien no sobreviven rastros de las antiguas cabañas que los judíos construyeron para celebrar la festividad, la proporciona una evidencia importante de la centralidad de Sucot.

Un edificio en el Camino de Peregrinación en la Ciudad de David.
(crédito de la foto: KOBY HARATI / CITY OF DAVID)

Hace unos 2.000 años, cuando se acercaba el festival de Sucot, decenas de miles de judíos dejaron sus hogares en toda la Tierra de Israel y más allá y comenzaron un viaje hacia Jerusalén. Allí se encontrarían con una ciudad monumental y floreciente y participarían en lo que probablemente fue una de las experiencias religiosas más intensas de todo el Imperio Romano.

Los restos antiguos pueden no representar las mejores herramientas para identificar lo que estaba sucediendo en un período de tiempo muy específico y corto, como los siete días de un festival cuyo mandamiento característico es construir una cabaña temporal que no deje nada permanente.

Sin embargo, considerar lo que han revelado las excavaciones en Jerusalén junto con las fuentes históricas nos ofrece una imagen grandiosa de ese período de apogeo justo antes de que la ciudad y su templo fueran destruidos a manos de los romanos.

«Cuando hablamos de una peregrinación en hebreo, usamos la expresión aliyah al a-regel, que no sugiere simplemente la noción de una peregrinación, sino que literalmente indica escalar usando los pies», dijo el Dr. Guy Stiebel, profesor titular en la Universidad de Tel Aviv.

“La gente se tomó un descanso de la vida cotidiana, abandonó sus casas y se dirigió hacia Jerusalén, a donde llegaron a través del área ubicada en el extremo sur de lo que hoy llamamos la Ciudad de David”, agregó.

Las excavaciones arqueológicas han revelado la puerta que cruzaron los peregrinos.

“Se purificaban en el estanque de Siloé y luego subían directamente al Monte del Templo, a través de una calle escalonada que se creía que había sido construida en la época del rey Herodes”, señaló Stiebel. “Ahora sabemos que el proyecto en realidad se llevó a cabo bajo el gobernador de Judea Poncio Pilato. A pesar de su mala reputación a los ojos del cristianismo, construyó algunos de los monumentos más impresionantes de Jerusalén «.

Tel Aviv University Prof. Yuval Gadot in the remains of the building destroyed by the Babilonyans in 586 BCE at the Givati Parking Lot Excavation at the City of David, Jerusalem. (credit: ROSSELLA TERCATIN)

El profesor Yuval Gadot de la Universidad de Tel Aviv en los restos del edificio destruido por los babilonianos en 586 a. C. en la excavación del estacionamiento de Givati en la ciudad de David, Jerusalén. (crédito: ROSSELLA TERCATIN)

El mandamiento de que los judíos suban a Jerusalén durante la Pascua, Shavuot y Sukkot está incluido en la Torá.

Las narrativas sobre judíos que realizan la peregrinación ya están incluidas en libros posteriores de la Biblia hebrea, dijo el Dr. Yonatan Adler, profesor principal de la Universidad de Ariel y experto en baños rituales antiguos, o mikvaot, donde se requería que los judíos se sumergieran para purificarse. ellos mismos, en su vida diaria, así como antes de visitar el templo.

«Basándonos en estos textos, probablemente podamos asumir que alguna forma de peregrinaje ya estaba ocurriendo durante el Período del Primer Templo», dijo, refiriéndose al período entre 1200 a. C. y 586 a. Babilonios.

En el siglo I d.C., el historiador romano-judío Titus Flavius ​​Josefo dice que millones de personas participaron en la peregrinación, llevando decenas de miles de sacrificios al templo sagrado. El filósofo judío helenístico Filón de Alejandría también habla de la ocasión en su obra.

El itinerario fue diseñado de tal manera que la gente experimentaría lo que Stiebel describió como un «efecto sorpresa», similar al que siente alguien que visita una majestuosa catedral.

“En la época de Herodes, el Monte del Templo era conocido como uno de los complejos religiosos más grandes del mundo romano”, dijo.

El estanque de Siloé fue solo uno de los muchos baños rituales públicos que se han descubierto en el camino o en las cercanías del Monte del Templo.

«Según mi recuento, hemos encontrado alrededor de 1.000 mikvaot en el país, y un gran número, unas 200 de ellas, se encuentran en Jerusalén o sus alrededores», dijo Adler. “Debemos recordar que los judíos tenían que purificarse no solo para una peregrinación, sino también en su vida diaria. Sin embargo, hemos descubierto algunos baños rituales públicos que se encuentran en el camino a Jerusalén que no están conectados a ningún asentamiento o instalación agrícola y es razonable suponer que fueron utilizados por peregrinos en el camino a la ciudad «.

Según Adler, es difícil saber cómo fue en ese momento la experiencia de sumergirse en un baño ritual, algunos de los cuales son lo suficientemente grandes como para asumir que varias personas entrarían a la vez.

“No sabemos cómo funcionaría la separación de sexos, si es que habría alguno, ni si la gente iría al agua desnuda o vistiendo algo de ropa”, dijo. “Por otro lado, tampoco sabemos si hubo alguna sensibilidad específica con respecto a la desnudez”.

En la peregrinación participaron judíos de todos los orígenes.

“Cualquiera, independientemente de su estatus social, podía unirse, sumergirse en la piscina, caminar hacia el Templo mientras la experiencia se acumulaba con decenas, si no cientos de miles de personas reunidas dentro de la ciudad en esta ruta”, agregó Stiebel.

Si bien no sobreviven rastros de las antiguas casetas que probablemente los judíos construyeron para celebrar la festividad, la proporciona otra evidencia importante de la centralidad de la fiesta de Sucot.

«Las Cuatro Especies aparecieron en las monedas acuñadas por los rebeldes contra los romanos durante la Primera Revuelta Judía», dijo Adler.

Una palmera atada con algunas ramas frondosas, probablemente los sauces y el mirto, y uno o dos cítricos aparecen en artefactos que también eran un símbolo de libertad e independencia contra los romanos.

«Es razonable pensar que los rebeldes consideraban a las Cuatro Especies un símbolo que cualquiera reconocería», dijo Adler.

Fuente: JPost- Traducido por UnidosxIsrael