Diario Judío México - hasta la fecha alberga una de las comunidades más grandes de judíos en el mundo, reportó Israel Internacional.

Sin los judíos norteamericanos no podríamos entender el avance industrial de finales del siglo XIX y siglo XX, los descubrimientos científicos y médicos como el descubrimiento de ciertos virus y la creación de vacunas como la hepatitis y el polio; el mundo artístico y el popular como el universo de los comics.

Por eso, no es de extrañarse que el primer judío en pisar esas tierras dos siglos antes de las grandes inmigraciones fuera un explorador y científico que descubrió todo tipo de métodos, metales y especies herbarias nuevas.

Joajim, Jaim, Gans (conocido como Dougham o Yougham Gannes) nació en la basta comunidad judía de Praga en el siglo XVI, en ese entonces capital del reino de Bohemia.

Los registros históricos demuestran que Gans fue invitado a Inglaterra en 1581 para enseñar sus técnicas de fundición y extracción de metales; pues Gans había inventado un método nuevo y más barato para la purificación del cobre, reduciendo el proceso de quince o dieciséis semanas a cuatro.

También desarrolló nuevas técnicas para la producción de ácido sulfúrico, vitriolo (que es un tipo de sulfato) y otros compuestos como el salitre, que entonces se usaba para la pólvora.

El “Maestro Yougham”, como era llamado, pronto se convirtió en un científico respetado en la corte de la Reina Elizabeth I. Cuando Sir Walter Raleigh obtuvo el permiso real de explorar el Nuevo Mundo en 1584 contrató a Gans como el principal metalurgo de la expedición. El principal objetivo de Gans era descubrir los metales valiosos del Nuevo Mundo y determinar si era provechoso continuar a exploración y la colonización de esas tierras.

Gans se alistó en el viaje y en 1585, fue uno de los fundadores de Roanoke, la primera colonia inglesa en el continente Americano.

Sorprendentemente, los arqueólogos han descubierto el laboratorio de Gans lleno de equipos de metalurgia e instrumentos científicos. Su equipo (junto con Thomas Hariot) descubrió gran variedad de plantas, mapeo los alrededores e incluso descubrió una nueva cura para la sífilis a través de la planta sasafrás.

También se le da el mérito de haber sido el primer judío en Norte América al igual que el primer científico y especialista de materia prima en el Norte del continente. Su laboratorio se le conoce como “el primer centro científico de Norteamérica” y como el “nacimiento de la ciencia en ».

Desafortunadamente, la primer colonia no duro mucho tiempo, 104 de los 108 miembros fundadores (incluyendo a los Gans) regresaron a Inglaterra al año siguiente. Los Gans se instalaron en Bristol y continuaron su trabajo para la Compañía Real de Metalurgia. Cuando en el pueblo que vivía se supo que hablaba hebreo e yidish fue convocado por el reverendo del lugar y le preguntó si negaba a “Jesús Cristo el hijo de Dios».