Chile es una tierra fácil de amar, con gente amable, una gastronomía deliciosa y una cultura vitivinícola maravillosa. Por su calidad, reconocimiento y prestigio, Sus vinos están entre los más importantes del mundo. Brillantes, seductores y asombrosos, los vinos de Concha y Toro representan el candor chileno en cada botella.

Beber estos vinos es un placer y el placer se presenta íntimamente asociado a nuestra naturaleza. Placer en griego significa hedoné, es el origen de la palabra hedonismo y del nombre de los hedonistas, los buscadores constantes que mediante la práctica se acercan a su ideal de placer, y qué mejor manera de encontrarlo que con una rica copa de vino Don Melchor en la mano.

Saber beber vino va más allá de abrir una botella y servirlo en la copa: se trata de comprenderlo y de dejarnos seducir por las sensaciones que produce. Esta fue la fórmula secreta que usó Don Melchor Concha y Toro, cuando en el año 1883 fundó los cimientos de esta gran compañía. Al ser un gran visionario, Don Melchor vislumbró un exitoso futuro para los vinos chilenos, así que mandó traer nobles cepas de la región de Bordeaux, Francia, para plantar sus primeras vides en el valle del Maipo, ubicado en los alrededores de Santiago.

El sueño de Don Melchor cambiaría para siempre el destino de los vinos chilenos. Su cosecha 1988 fue una de las mejores del mundo, posicionando así a la viña como un referente de calidad de los vinos del Nuevo Mundo. Desde entonces, sus vinos están entre los grandes favoritos a nivel mundial. Desde entonces, además de uvas ha cosechado éxitos, que han ido de la mano con la sensibilidad de su enólogo Enrique Tirado, quien se ha dedicado a estudiar las características de los diferentes terroirs para conseguir lo mejor de cada uno.

Gracias a su curiosidad y dedicación, se han identificado pequeñas diferencias en el viñedo que transmiten cualidades particulares a la mezcla final de Don Melchor. Estas diferencias se reflejan en la expresión de las parras y de los vinos, por lo que se han separado en siete parcelas de Cabernet Sauvignon, además de pequeñas parcelas de Cabernet Franc, Merlot y Petit Verdot. Esta división hace más fácil que se cuide cada hilera, observando cuál es la necesidad de cada planta para poder lograr el equilibrio con las características climáticas de cada cosecha.

Desde su primera cosecha en 1987, cada cosecha de Don Melchor ha sido merecedora del reconocimiento de expertos, destacando su excelencia y consistencia a lo largo de los año. Así es que el primer paso para iniciar el camino hacia el hedonismo vinícola es comprar una botella de Don Melchor, y descubrir por nuestra cuenta lo que una descripción detallada no puede transmitir.

http://www.donmelchor.com/es/home-es/
www.debybeard.com
@debybeard

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorMi plegaria
Artículo siguiente“Dos Is Yiddish”, interpretada por Dudu Fisher y Kobi Arieli
Alexis Beard ha tenido la gran fortuna de viajar alrededor del mundo con su familia, lo cual la animó a escribir sobre sus experiencias. Hoy en día, comparte sus memorias a través de varios medios impresos y en línea, incluyendo Travel + Leisure México, Bleu & Blanc y Mundo Ejecutivo. Es co-fundadora de Marcas de Lujo Asociadas by American Express, una comunidad que integra las marcas de lujo del país y las impulsa. www.alexisbeardg.com