Diario Judío México - La istoryia se muestra a un instalator ke morava en una djuderia, el sempre se kitava su miseryia i keria de no ser povereto ma mezmo el se kontava en su meoyo ke era ashir (riko), ande topava kon djentes estranyas dizia ke byvya en una kasa grande, grande i ermoza.

Una ves kuando el yego a su kasa ke era chiko, si empiso de pensar kualo esta fitando kon mi dizia i bramaba a Dio – O Dio, perdona mi flakeza,perdona por lo ke me sonyie, perdona este tu siervo ke se arrepiente sus malosechos!

Al dia otro, el kaminaba kon kalma en la keleja de su djuderia i empeso a aharvase anzina komo el era, un mansevo kon grandes suenyios ke tenia i kon alegryia, porke el se enrejistro i se aksepto komo era su vyda, ya ke no avia impedimientos ke salen más.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorRespondiendo a la visita de Trump, Netanyahu modifica múltiples leyes que ayudarán al desarrollo de los Palestinos, (En Inglés)
Artículo siguienteDos Guetos… dos destinos (en Yiddish)
Julio César trabaja como profesor universitario y de Lengua Hebrea. Su pasatiempo es escribir en Lengua Ladino donde escribe desde poemas hasta canciones. Siente un gran amor por la Eretz Israel. http://www.pomposo.net