Para Fernando, que tiene Filotimo.

Sin las ventiscas de Michigan, este artículo no sería posible. Las palabras son representaciones de conceptos culturales, convencionalismos entre personas que comparten una nacionalidad, una forma de ver el mundo. Hay expresiones que no tienen traducción literal, esto es, una palabra equivalente en otro idioma, y nos dicen mucho de la cultura donde fueron creadas. Tal es el caso de Filotimo y otras más.

Resulta que un mexicano, muy querido, admirado y cercano a mí, dirige una oficina en Estados Unidos donde convergen individuos de varias nacionalidades. Una mujer -bajo su mando- de apellido Haralampopoulos (sí, ya le atinaron a la nacionalidad) se quedó sin energía eléctrica en casa por los fuertes vientos que derrumbaron un transformador. Sin calefacción en una zona de fuerte frío, con hijas pequeñas, tuvo que mudarse temporalmente a un hotel. Justificadamente solicitó dos días a cuenta de vacaciones para solventar la emergencia familiar. El jefe tomó la solicitud y la rompió frente a ella, le dijo que tomara esos días sin cargo. La griega agradeció de forma muy sentida y luego envió un mensaje a nuestro compatriota con este remate: "tienes Filotimo".

Para los griegos, Filotimo (de filos, amigo, y timo, honor) es un vocablo antiguo que sigue vigente, es la máxima expresión de las virtudes personales, una constelación de conceptos: orgullo, hacer lo correcto (aun en contra de los intereses personales), sentido de justicia, cumplimiento con el deber, sacrificio personal, compasión, generosidad, empatía, amor por la familia, la sociedad y el país, vivir para algo más grande que tú, motivación por hacer el bien, solidaridad. ¿Cómo traducir todo esto en una palabra? ¿Cuál es la palabra en México que podría competir con Filotimo? No tengo una respuesta, mis candidatas se quedan cortas.

Para los judíos, Mensch es una persona de alta integridad y honor, alguien de carácter noble, que tiene rectitud, decoro, decencia, motivo de ejemplo. Los japoneses buscan el ikigai, un punto donde convergen cuatro elementos: lo que aman hacer, aquello para lo que son buenos, lo que les pagan por hacer, y lo que el mundo necesita. Encontrar tu ikigai produce felicidad y satisfacción.

Estas palabras dicen mucho de los habitantes de esas culturas. Hablando de Japón, con prácticamente igual número de habitantes que México, pero viviendo en un territorio mucho más pequeño, acumulan menos de 2 mil muertos por Covid-19, contra los más de 100 mil en nuestro país. Mucho tiene que ver la cultura del respeto por los demás y la disciplina de usar cubrebocas. Ubuntu, en Sudáfrica, es un principio ético que promueve la lealtad entre la comunidad para influir y mejorar, una especie de "yo soy porque nosotros somos", un espíritu de solidaridad, pensar más allá de uno.

¿En México qué palabra nos distingue? Se dice que los mayas usaban el vocablo "In Lak'ech" para decir "yo no existo sin ti, tú no existes sin mí" o "tú eres mi otro yo". ¿Por qué no adoptamos (al menos esta temporada) una palabra para significar la solidaridad que nos caracteriza en momentos difíciles? Les propongo algo. Ahí viene (5 de diciembre) el Teletón, que debería significar "el poder de ayudar, cerca o a distancia". Los invito a que mostremos el Filotimo que tenemos dentro, ser ese Mensch que los demás admiren y vivir el Ubuntu por el bien de todos. A falta de una palabra que encapsule toda una serie de virtudes, podríamos decir "tienes Teletón" para significar a la persona noble que ayuda a los demás (aun en un año muy complicado para todos).

Vi un video donde tres gatos adultos esperan un cachorro para que brinque una barda. Ante la imposibilidad del pequeño, uno de los tres mininos baja, lo toma con el hocico y brinca con él. Ese felino, con perdón de griegos, judíos, sudafricanos y mi querido "Chobi" Landeros, tiene Filotimo, es un Mensch, practica Ubuntu y Teletón.

Somos lo que hacemos por los demás; somos las palabras que usamos, ellas representan nuestras creencias, la oferta para los otros, un estándar de vida. Hay muchos mexicanos con Filotimo, incontables Mensch y gente que cree en Ubuntu y Teletón. Nombrarlos con un vocablo será, algún día, el camino de la recuperación moral que ansiamos.

@eduardo_caccia

FuenteReforma

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl espinoso asunto del desarrollo nuclear iraní
Artículo siguienteMother Nature Is Not So Maternal Anymore
Desde que Eduardo Caccia (Ciudad de México, 1962) era niño, estuvo en búsqueda para descubrir lo extraordinario y tener respuestas a preguntas paradójicas. Su deseo era convertirse en arqueólogo; la vida lo puso en otra dirección, que lo llevó a la investigación no tradicional de consumidores. Según dice, esta actividad semeja mucho a la del arqueólogo, pues consiste en escarbar profundo en las capas de la mente humana, hasta el fondo, donde están enterrados los tesoros.Eduardo Caccia reta el statu quo muy a su manera, se nombra “Any Possibility Officer” en Mindcode, la empresa de neuromarketing que fundó para hacer innovaciones y posicionamiento de marcas. Es coautor de la metodología brandgenetic y creyente en la integración de las ciencias sociales con los negocios, para mejor entender la conducta del consumidor. Su meta ha sido ser un puente entre la academia y los negocios.Licenciado en Administración de Empresas, Eduardo ha sido profesor universitario en la Universidad Panamericana, miembro de la Universidad de San Diego, en la Oficina de Educación Corporativa y Profesional, también ha escrito artículos sobre marcas y temas de código cultural en prestigiadas publicaciones como Expansión, Reforma, Mural, El Norte, La Jornada. Eduardo es conferencista y ha dado cientos de conferencias y presentaciones en diferentes temas, en varios países. Como observador y estudioso de la conducta individual y de grupos, ha escrito artículos para entender y mejorar la convivencia urbana y rescatar las tradiciones y los barrios temáticos de las ciudades.Sus aportaciones han ayudado a más de cien diferentes marcas, muchas de las cuales están dentro de las 500 de Fortune: Pepsico-Sabritas, Danone, Kellogs, Nestle, Nextel, Italiannis, Lawry’s, Bimbo, Cinépolis, Tequila Cuervo, Tequila Sauza, Pedro Domeq, Casas Geo, Maseca, Promexico, TVAzteca, Televisa, Holcim Apasco, Microsoft, Mabe, Smuckers, Folgers Cafe, Tecate, Wings, Fiesta Inn, Fiesta Americana, Marlboro, Alsea, Tecate, Pepsico, Oxxo, DHL, El Globo, Coca Cola, Bacardi, Tecno Lite, Michelin, Gayosso, entre otras.