Diario Judío México - La mayoría de las fugas de presos en – Birkenau, tuvieron lugar a partir de los lugares de trabajo fuera del campamento. La actitud de la población civil local era de inmensa importancia en el éxito de estos esfuerzos.

El comandante de , escribió en julio de 1940 al comandante de las SS y de la policía en Wrocław que “la población local es fanática. . . lista para hacer cualquier cosa contra el campo. El recluso que logra escapar puede contar con toda la ayuda posible tan pronto como se llega a la primera granja polaca”.

La primera fuga llegó el 6 de julio de 1940, en el comienzo mismo de la existencia de . Un polaco, Tadeusz Wiejowski , hizo su camino fuera del campamento con la ayuda de los trabajadores civiles polacos que trabajan en el campo. Escapó en el disfraz de dicho trabajador. Cinco trabajadores polacos fueron encarcelados en el campo por haberlo ayudado. Sólo uno sobrevivió, pero murió poco después de la guerra.

En el otoño de 1941 , la organización clandestina local AK (Armya Krayowa, ejercito popular) se hizo cargo del escape de siete prisioneros de guerra soviéticos, aceptando dos de ellos en su unidad de partisanos Sosienki y contrabando de los otros a las unidades de resistencia en las montañas.

El 29 de diciembre, esa misma organización ayudó a la fuga de tres polacos, Jan Komski-Baras, Boleslaw Kuczbara y Mieczyslaw Januszewski y un alemán, Otto Kusel. Dejaron el campamento en un carro de caballos, con uno de ellos llevaba un uniforme de las SS y haciéndose pasar por un guardia. Los cuatro refugiaron en la casa del miembro de AK Andrzej Harat en Libiaz, a 10 km de , antes de ser llevado a través de la frontera hacia el Gobierno General.

Cuatro polacos, Kazimierz Piechowski, Stanislaw Gustaw Jaster, Józef Lempart y Eugeniusz Bendera, escaparon en 20 de junio 1942 después de irrumpir en un almacén SS y robar uniformes y armas. Se escaparon disfrazados en un vehículo que le robaron a la SS, y alcanzaron el Gobierno General.

En 1943, los partisanos de la unidad Sosienki tomaron parte en dos escapes, el Judio Josef Prima de Brno y el serbio Vasil Mlavic. El primero se unió a la unidad y combatió en sus filas.

En la noche de 26 a 27 abril de 1943, el co-fundador de la conspiración del campamento Witold Pilecki escapó del campo. Jan Redzej y Edward Ciesielski escaparon con él. Pilecki presentó el Ejército Nacional su plan de atacar el campamento que no fue aprobado por el liderazgo. Describió sus actividades en el movimiento de conspiración y de la situación en el campo en los informes especiales.

Pilecki continuó su actividad clandestina. Luchó en la Sublevación de Varsovia en 1944. Después de su colapso fue detenido en un campo de prisioneros de guerra en Murnau. Después de la liberación se unió a la II Corpse polaco del general Wladyslaw Anders en Italia. A finales de 1945 regresó a . En 1947 fue arrestado por el régimen comunista. Fue condenado a muerte por supuesto espionaje. Fue ejecutado en la prisión de Mokotów en Varsovia el 25 de mayo de 1945. Fue rehabilitado en 1990.

Dos Judios, Josef “Pepi” Meisel de Austria y Szymon Zajdow de , escaparon a finales de julio 1944, con la ayuda del movimiento de resistencia del campamento y la clandestinidad local.

Władysław Pytlik y Danuta Bystroń del grupo Brzeszcze PPS, escaparon a Cracovia, donde los socialistas locales les ayudaron a permanecer en la clandestinidad hasta la liberación.

En septiembre de 1944, Nowa Wieś y Józef Wrona organizaron un escape de dos prisioneros judíos, Max Drimmer y Hermann Scheingesicht, desde la planta química IG Farben y los escondió en su casa. Cuando Wrona se enteró de que la Gestapo estaba buscando a él, tenía que salir de casa e ir a esconderse. Antes de hacerlo, se encontró con los dos escapados en un escondite con un amigo en Silesia, donde permanecieron con seguridad hasta la liberación

Dos grupos de 11 polacos escaparon de en septiembre de 1944 con la ayuda de dos mensajeros del AK del distrito Oswiecim, Zofia Zdrowak de Brzeszcze y Zofia Gabryś de Bielany, y miembro de los partisanos de Sosienki, Marian Mydlarz de Oswiecim. Varios de los evadidos vestían uniformes de las SS. Se unieron a la unidad Sosienki y trabajaban por el bien de los prisioneros en el campamento. Dos de ellos, Stanisław Furdyna y Antoni Wykręt, vestidos con uniformes de las SS el 18 de octubre de 1944, se acercaron al campamento, y liberaron dos presos polacos, Stanisław Zyguła y Marian Szayer, que estaban siendo escoltados por hombres de las SS. Los dos también se unieron a la unidad Sosienki.

En la noche del 11-12 de septiembre de 1944, en Jawischowitz, un sub-campo de prisioneros Kazimierz Szwemberg, un polaco, escapó mientras trabajaba en la mina de carbón con la ayuda de los correos Brzeszcze PPS. Él pasó a la clandestinidad con la familia Nikiel en Skidzin, antes de ser pasado de contrabando a Cracovia. A partir de ahí, se unió a la unidad partidista PPS Teodor y luchó hasta la liberación.

Algunos intentos de fuga terminó en un fracaso. Uno de ellos fue el esfuerzo por el grupo Brzeszcze PPS para liberar a varios prisioneros que estaban activos en el movimiento de resistencia en el interior del campamento, entre ellos Ernst Burger, un austriaco, y Bernard Świerczyny, un polaco, el 27 de octubre de 1944.

Sobornaron un SS para llevarlas de Auschwitz en un camión, pero las cosas salieron mal cuando el hombre de la SS los traicionó. El SS asesinó a los fugitivos desafortunados y otros presos que estaban en el complot. Los miembros de la resistencia a la espera de ellos en el exterior también pagaron un precio muy alto. Los alemanes encarcelados la familia Dusik de Lek – Zasola en Auschwitz por su participación. Lo que es peor, Konstanty Jagiełło, un partisano del grupo Brzeszcze PPS quien había escapado previamente del campamento, murió en un tiroteo con la SS.

Otra escapada que terminó sin éxito fue hecho por Edward Galiński, un polaco , y Mala Zimetbaum, una mujer judía. El 24 de junio de 1944, Galiński disfrazó como un hombre de las SS y ” escoltados ” Zimetbaum a través de la zona cerrada alrededor del campamento. Los alemanes les pillaron diez días después, y los envió de vuelta a Auschwitz , donde fueron ejecutados después de someterse brutal interrogatorio.

Un mes más tarde, otro par de polaco y una judía intentaron la misma fórmula de escape, y tuvo éxito.

El 21 de julio, Jerzy Bielecki escolto a Cyla Cybulska fuera del campamento. Ambos llegaron al Gobierno General; Bielecki se unió a una unidad de partisanos y Cybulska pasó a la clandestinidad con los polacos hasta el final de la guerra.

Reportes escritos después de escapar de Auschwitz

Algunos escapes fueron particularmente significativos porque los fugitivos más tarde escribieron informes sobre el campamento y los crímenes que se cometen allí por las SS.

El número de fugas

Cálculos indican que al menos 802 presos (757 hombres y 45 mujeres) intentaron escapar desde el momento de la fundación de Auschwitz a su liquidación y evacuación.

Entre los 802 fugitivos, había 396 polacos (entre ellos 10 mujeres), 179 ciudadanos soviéticos (15 mujeres; 50 de los hombres eran prisioneros de guerra), 115 Judios (3 mujeres), 38 gitanos (2 mujeres), 31 alemanes (9 mujeres) , 23 checos (4 mujeres), 2 austriacos, 2 yugoslavos (1 mujer), y otras 16 personas (entre ellos una mujer) de nacionalidad desconocida. [1]

Motines de presos

El movimiento de resistencia en el campo hizo los preparativos para un motín armado en contra de la SS por los presos. El exterior de la resistencia polaca era unirse en la lucha contra la guarnición de campamento y las unidades alemanas estacionadas cerca, y trabajó en los detalles con los prisioneros.

Los preparativos estaban alcanzado una etapa avanzada, pero la clandestinidad del campamento nunca dieron luz verde a la revuelta ya la lucha habría sido demasiado desigual. En el caso de una fuga en masa, no habría habido ninguna manera práctica de decenas de refugio de miles de prisioneros en el área alrededor de Auschwitz.

El motín y el escape por prisioneros polacos del Bloque 11

El 10 de junio de 1942, los prisioneros polacos del bloque 11 en Auschwitz se amotinaron e intentaron escapar mientras trabajaba en una zanja de drenaje en Birkenau. Sólo unos pocos de ellos llegaron a la libertad. En represalia , las SS ejecutado 20 presos con disparos y mataron a más de 300 polacos de la empresa penal o en la cámara de gas.

Prisioneros de guerra soviéticos también se amotinaron y escaparon de Birkenau, el 6 de noviembre de 1942. Al amparo de la niebla y la caída de la oscuridad, obligaron a su manera más allá de los puestos de guardia de las SS en una parte del campo de Birkenau, todavía en construcción, que aún no había sido cercada. Sin embargo, la mayoría de ellos fueron asesinados o capturados a lo largo de la fuga .

Los casos de resistencia en la rampa y en las cámaras de gas

La mayoría de los Judios deportados a Auschwitaz fueron asesinados inmediatamente después de su llegada , por lo que no tenía ninguna posibilidad, o incluso cualquier momento para organizar la resistencia. Sin embargo, hubo casos en los que se amotinaron y dieron batalla.

Un transporte de Judios llegó de Bergen- Belsen en octubre de 1943. El SS los envió a las cámaras de gas inmediatamente después de la selección. En la sala de desvestirse del Crematorio II de Birkenau, la antesala a la cámara de gas, una de las mujeres se dio cuenta del peligro que corrían y se apoderó de la pistola del hombre SS Josef Schillinger. Ella le disparó y lo hirió gravemente, y también disparó a un segundo hombre de las SS, Wilhelm Emmerich. Esto fue una señal para otras mujeres para atacar a los secuaces. Sin embargo, el SS suprimió el motín y mató a todas las mujeres. Schillinger murió camino al hospital. Emmerich sobrevivió, pero fue desactivado.

Hubo casos en que Judios que eran llevados a su muerte se escaparon de los crematorios y cámaras de gas. Varios cientos de hombres, mujeres y niños de un transporte traídos de Hungría intentaron escapar en la noche del 25-26 de mayo de 1944. Se escondieron en los bosques cercanos y en las zanjas. Los SS persiguieron a los fugitivos y los mataron.

[1]http://en.auschwitz.org/h/index.php?option=com_content&task=view&id=9&Itemid=11&limit=1&limitstart=3

No hay comentarios

Leave a Reply

Artículo anteriorTártaras frutales
Artículo siguienteLos Hijos de Sefarad. Inmigración y presencia criptojudía en Hispanoamérica, 1ra parte
Doctor en Educacion, con especializacion en Pedagogia de la Shoa y pedagogia visual. Retirado del Ejercito de Israel, Grado: Mayor, Activo en las reservas. Sheliaj de la Agencia Judia en Barranquilla, Colombia y Lima Peru. Ex-Director Proyecto "Masa" del Movimiento Kibutziano. Ex-Director Departamento de Habla Hispana, Escuela Internacional para el Estudio del Holocausto. Yad Vashem, Jerusalem. Conferencista de Shoa en el Majon de Madrijim, Kiriat Moriah. Guia de viajes educativos a Polonia.