En la tienda de abarrotes.
- ¡Por favor, deme dos latas de sardinas!
- ¿De cuáles sardinas prefiere? Tenemos portuguesas, marroquíes, españolas. Las que sean. Al fin no voy a hablar con ellas.
-»-
Una viejita pide:
- ¡Por favor, deme diez gramos de queso.
- ¿Usted se está burlando de mi?
- ¡Sálveme Dios! Si me burlara, le pediría que me lo cortara en rebanadas.
-»-
- ¡Sr. Rabinovich! Su esposa le pide contestar al teléfono!
- ¿Pide? Si pide, no es mi mujer.
-»-
- ¿Jaim, eres tu?
- ¿Qué haces?
- Estoy comiendo.
- ¿Qué estás comiendo?
- No te lo puedo decir por teléfono.
-»-
- Por favor, quiero hablar por teléfono al pueblito Ivanovo cerca de Moscú.
- No tenemos línea.
- Entonces conécteme con Nueva York.
- Puede hablar, le doy Nueva York.
- Alo, aquí Nueva York. ¿Con quién desea hablar?
- Por favor conécteme con el pueblito Ivanovo, cerca de Moscú.
- Aquí Ivanovo, ¿con quién desea hablar?
-»-
- ¡Perdón!¡ ¿Es la sociedad Pamiat (organización antisemita rusa)?
- Si aquí es. ¿Qué necesita?
- ¿Ustedes escribieron que los judíos vendieron a Rusia?
- ¿Qué quieres maldito judío?
- Venía yo a recibir mi parte de la venta.
-»-
- ¡Hay vida en Marte?
- No, allí tampoco hay.
-»-
Dos polacos están en la cárcel.
- Por culpa de los judíos estamos aquí.
- Pero no quedaron judíos en Polonia.
- Precisamente. Si los hubiera, ellos estarían aquí.
-»-
En el mercado de Odesa.
- Dígame, por favor. ¿Qué le da de comer a su gallina?
- ¿Para qué quiere saber?
- Yo también quiero adelgazar como ella.

EL PILÓN DE INTERNET

Conversación entre Dios y un asesor militar.

Dios: quiero un reporte completo de cómo andan las cosas en la tierra.
Asesor militar: Los iraníes están fabricando la bomba atómica, dicen que van a borrar a Israel del mapa y que eso será pronto.
Dios: ¿Y está fea la cosa?
Asesor militar:¿Fea?... ¡Feísima!
Dios: ¿Y qué hace mi pueblo?
Asesor militar: Bueno, en su mayoría, van a la playa, a los cafés al aire libre, al teatro, comen y beben opíparamente, es decir, disfrutan de la vida.

Dios: ¡¡Oy vey, otra vez confiando en mí!!

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorRobert Briscoe
Artículo siguienteLa importancia de tener amigas