Intolerancia, segregación y racismo

Por:
- - Visto 1912 veces
Intolerancia, segregación y racismo

En mundo convulsionado por la violencia se acentúan las acciones discriminatorias de gobiernos y diferentes grupos políticos y religiosos contra la ciudadanía con el pretexto de buscar la estabilidad social; en este entorno, se funden en uno los conceptos de intolerancia, segregación y racismo. Es particularmente preocupante que en Europa, cuna de la democracia, resurge el fantasma del racismo nazi. Líderes políticos, religiosos y funcionarios públicos, principalmente, de la región, no tienen empacho en difundir sus convicciones que al final de cuentas atentan contra los derechos humanos.

En Francia el denominado “operativo de seguridad”, implementado por el presidente Nicolás Sarkosy, a través del cual ha expulsado de su territorio a más de 8 mil gitanos en lo que va del año, va en contra el principio básico de libertad de movimiento y residencia del que gozan los ciudadanos de la Unión Europea (UE); los gitanos son ciudadanos legítimos de la UE. En este ámbito, el Parlamento Europeo ha exhortado a Francia a “suspender inmediatamente las expulsiones de los gitanos; sin embargo, el gobierno galo se ha negado a ello argumentado que el desmantelamiento de los campos de gitanos en Francia y su repatriación a Rumania y Bulgaria se realiza conforme a la normativa de la UE”. La xenofobia hacia los gitanos se ha extendido a Alemania, nación que ya aprobó un Acuerdo con Kosovo “que abre la vía a las expulsiones, e Italia ya desmanteló los campamentos donde residían”.

Lo que acontece contra los gitanos no es un fenómeno nuevo en Europa; la historia de ese Continente ha sido una sucesión de guerras étnicas y religiosas, detrás de las cuales existen contenidos racistas. Basta recordar la Inquisición, el Holocausto, y más recientemente la limpieza étnica en Bosnia-Herzegovina al final de los 90’s.


En el presente, la radicalización de las posiciones racistas en Europa provienen de los grupos políticos de ultra derecha como resultado de la crisis económica. En este sentido, Thilo Sarrazin, miembro del Consejo Ejecutivo del Bundesbank de Alemania, ha expresado públicamente su desprecio por los migrantes musulmanes “que no se integran a la sociedad y amenazan el tablero étnico del país”, y por otra parte menciona con un notorio tono despectivo “que los judíos comparten un gen que los diferencia de los demás”.

Igualmente, la “nueva izquierda europea” disfraza su antisemitismo condenando al Estado de Israel por su política expansionista en el Medio Oriente y la subyugación de los palestinos. La neo izquierda retoma el discurso que se generó en los púlpitos medievales de la Iglesia desde donde se impartió la enseñanza del desprecio y el odio hacia los judíos.

Asimismo, entre los musulmanes existen guerras fraticidas: chiítas y suniitas en Irak en frentes opuestos combaten entre sí y en la Franja de Gaza y Cisjordania el grupo terrorista Hamas enfrenta a los palestinos gobernados por la Autoridad Palestina, encabezada por Mahmood Abbas, socavando los esfuerzos que este último realiza por negociar la paz con Israel. Por lo demás, Hamas y los gobiernos teocráticos del Medio Oriente, liderados por el presidente de Irán Mahmood Ahmadinejad, someten a sus pueblos con rígidos preceptos religiosos que degradan su existencia; para atenuar el resentimiento de estos últimos, los líderes religiosos canalizan su ira alentando el odio hacia los judíos y el Occidente. Las actitudes discriminatorias y racistas de los fundamentalistas islámicos han sido fuertemente criticadas en todo el mundo; incluso, Fidel Castro, quien a pesar de su delirio senil, se ha percatado de las actitudes inadecuadas de Mahmood Ahmadinejad a quien ha instado “a entender las consecuencias de la teología antisemita y de su obstinada negación del Holocausto al que ve como un mito”.

La intolerancia también se exacerba en algunos grupos fundamentalistas judíos quienes ante el temor de que sus comunidades se asimilen a otros pueblos, buscan manipular a sus fieles con doctrinas anacrónicas que al final de cuentas pretenden segregar a los judíos de los otros judíos que no apoyan a su filosofía. Cabe recordar que quien asesinó en 1995 al Primer Ministro israelí Isaac Rabin, no fue un terrorista islámico, sino un fanático religioso judío.

El México del Bicentenario tampoco es ajeno a la marginación y a la intolerancia aplicadas sobre todo a los pueblos indígenas, que son los grupos más vulnerables del país; ¿Y qué decir del trato xenófobo que reciben los inmigrantes en EUA, particularmente los trabajadores ilegales quienes frecuentemente están sujetos a un humillante trato de los racistas infiltrados en la Patrulla Fronteriza de ese país. Los principios de Igualdad, Fraternidad y Libertad van en picada.

Comparte en Redes Sociales

Acerca de León Opalín

De nacionalidad mexicana, estudió Economía en el ITAM, logrando además una maestría en la Universidad Hebrea de Jerusalem y diplomados en el Instituto Español de Turismo así como en el Británico. También ha realizado estudios sobre comercio internacional en Holanda.Pertenece y es reconocido por varios institutos y universidades importantes de México y el extranjero y su incursión en las letras inició en temas económicos y finanzas en el periódico Financiero y la revista ANIERM. Por muchos años ha sido colaborador de "Foro" y asesor de varias compañías. Sobre las materias que domina, sigue dando conferencias en planteles y universidades.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículos Relacionados: