Jerusalén: Los Extremos se tocan

Joseph Hodara

Los recientes choques humanos en el trozo oriental de esta ciudad – y en particular en el barrio Sheij Sheraj – fluyen principalmente de la sensible importancia de esta ciudad en el contexto histórico tanto de judíos como de musulmanes.

Las tensiones entre facciones rivales palestinas, la suspensión de las elecciones dictaminada por Ramallah, los festejos en el mes de Ramadán, la incertidumbre gubernamental en Israel, y la cercanía del Día de Jerusalén: algunas circunstancias que encienden la violencia en algunos barrios musulmanes de la capital israelí.

En este ambiente y circunstancias se insertó un nuevo factor: el flamante diputado neokahanista Itamar Ben Gvir pretendió instalar su "oficina de trabajo" en Sheij Sheraj con el fin de difundir su aspiración en favor de aumentar la densidad judía en este espacio a expensas de los veteranos pobladores musulmanes.

Una apremiante solicitud del gobierno y de las fuerzas policiales le obligaron a abdicar de estas intenciones después de haber provocado violentos choques con esta su pretensión.

Cabe prever que la continuación de estos violentos choques en los próximos días habrá de acelerar la concertación de una alianza entre Yair Lapid y Naftali Bennet dirigida a instituir un nuevo gobierno en el país.

En estas circunstancias Benjamín Netanyahu encabezaría la oposición después de algo más de una década como Primer ministro.

Suma de giros dramáticos en este país.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorTarea para hoy, aprovechar cada minuto
Artículo siguienteEl día que México le declaró la guerra a Hitler (y a Mussolini)
Invitado por la UNAM llegué a México desde Israel en 1968 para dictar clases en la entonces Escuela de Ciencias Políticas y Sociales ( hoy Facultad). Un año después me integré a la CEPAL con sede en México para consagrarme al estudio y orientación de asuntos latinoamericanos. En 1980 retorné a Israel para insertarme en las universidades Tel Aviv y Bar Ilán. En paralelo trabajé para la UNESCO en temas vinculados con el desarrollo científico y tecnológico de América Latina, y laboré como corresponsal de El Universal de México. En los años noventa laboré como investigador asociado en el Colegio de México. Para más amplia y actualizada información consultar Google y Wikipedia.