Diario Judío México - Estimados lectores de este tan querido Diario Judío, hoy día estamos volviendo a una época donde las nuevas generaciones están teniendo un ambiente similar a la década de los 30s en el siglo pasado – en serio, créame.  Los líderes innovadores en la política actual ofertan a los ciudadanos derrumbar las viejas instituciones, culpar a minorías y promover un nacionalismo que se va gestando desde los “valores” de un país para crear slogans, como: “tenemos que ser grandes de nuevo”, “alternativa” o “frente nacional”. La extrema derecha al igual que en esos años está siendo muy astuta con logos muy llamativos e innovadores, además de nombres que por marketing son fáciles de aprenderse hasta volverse moda, por ejemplo: AfD en Alemania, Liga-Norte en Italia, Trump en y Vox en España. Precisamente de este último país que menciono, quisiera rescatar la gran investigación y libro que realizó el gran autor y ser humano, el Sr. Mardoqueo Staropolsky Nowalski, en su libro “Presencia Judía en el Exilio Español en ”. Definitivamente un libro que nos da mucho que reflexionar sobre el ambiente que estamos permitiendo crecer, la lucha que hicieron muchos por detenerlo durante la Guerra Civil en España y reflexiones que nos aporta el autor para que ya no únicamente se queden las nuevas generaciones con la canción de “Spanish Bombs” de The Clash (e interpretada también por la banda mexicana Tijuana No!) o algunos otros con la pintura de “El Guernica” de Picasso para saber la lección que nos dejó el conflicto, los defensores de la República y la lucha por la libertad.

Primero que nada, Mardoqueo nos ha comentado que el libro describe cuatro etapas de la historia judía en España. La primera sin duda y la más conocida por la mayoría, la expulsión de 1492 por parte de los reyes Isabel de Castilla y Fernando de Aragón; la segunda en el siglo XIX cuando casas comerciales de Europa Central se establecen en España y por aquellos que llegaron buscando refugio durante y tras la Guerra del Rif en Marruecos, dejando pogromos en ese antiguo protectorado español para asentarse en el sur de España, espacialmente en Málaga; la tercera etapa es durante la Primera Guerra Mundial y la Posguerra, cuando judíos alemanes y turcos huyen a tierras ibéricas; y la cuarta etapa,  tras la creación y desarrollo de la República Española, al ser un foco de humanismo, ilustración y modernidad. Justo en esta última etapa es que se vuelve una alegría y a la vez una lamentación, los tiempos de evolución iban acompañados por los sonoros tambores de destrucción. Francisco Franco y otros militares (como bien lo explica y con más datos el libro) avanzan contra la República apoyados por quienes pocos años después utilizarían las mismas armas y los mismos métodos para cometer la masacre peor vista en la historia de la humanidad, Adolfo Hitler en la Alemania nazi y la Italia fascista de Benito Mussolini. La provocación fascista hacia la Guerra Civil Española fue una tragedia, un atropello a la condición humana y contra el razonamiento, sin excusa que lo pueda defender.

Para el autor fue sumamente importante realizar esta investigación no únicamente para demostrar concluir de forma autentica, satisfactoria y de legado en su Maestría de Estudios Judaícos; sino también por el hecho de darle un reconocimiento y compartir la lección de aquellos sucesos de valentía, sufrimiento, hambre, persecución y asilo de aquellos 7,000 judíos de los 35,000 brigadistas internacionales que pelearon en defensa de la República, sobre todo en agrupaciones como el 5º. Regimiento, la Brigada Lincoln, como ingenieros y médicos en diversos puntos de España, desde las ciudades más importantes como Madrid y Barcelona, hasta lugares como el Albacete, Aragón, Teruel, Castellón y localidades de Extremadura, entre otros. Muchos de estos brigadistas perecieron, otros fueron encarcelados por los fascistas y puestos a cumplir condenas de trabajos forzados, los más afortunados pudieron llegar a Francia (aún pisando campos de concentración), pudiendo solicitar visados y asilo a un país hasta el otro lado del Atlántico llamado . Mardoqueo también realiza esta obra tras darse cuenta de la existencia de 35,000 libros que tratan acerca de la Guerra Civil y solamente 17 de ellos relatan la participación de brigadistas judíos, contando con insuficiencia de datos. Y que traten de los brigadistas que llegaron a , solamente uno.

Cuando le pregunté a Mardoqueo el porqué de tan poca información de este fenómeno y de tanto esfuerzo de estos brigadistas me respondió con los siguientes fundamentos:

Mardoqueo Staropolsky Nowalski – “Existía la circular confidencial 157 (1934 – SEGOB) de parte del gobierno mexicano, la cual explícitamente prohibía dar visas a judíos; instando a los consulados a ser precisos en la determinación de la raza y práctica de religión. Con dichos argumentos se cancelaba la solicitud. Por ello, si bien algunos brigadistas que llegaron a pertenecían a partidos de izquierda, comunistas y socialistas (con los cuales el Presidente Lázaro Cárdenas sentía simpatía), negaban su y se perdían en el anonimato o el ocultarlo”:

Agregó – “la guerra fue ganada por Franco y los fascistas, la historia la escriben los vencedores”

Por otro lado le preguntamos si además de los brigadistas anarquistas, comunistas, socialistas y republicanos había religiosos que apoyaban al movimiento, a lo cual nos comentó:

Mardoqueo Staropolsky Nowalski“Claro, en las comunidades de diversos puntos se solicitaba el apoyo a la República Española, hasta puntos tan alejados como Damasco, Siria. También se tiene dato del Rabino Coriat, de origen marroquí, líder del Consejo Rabínico de Barcelona y perteneciente al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que participó con los republicanos y llegó a con el Exilio español”.

Posterior al contexto histórico que nos compartió, también quise que nos contara acerca de su labor de investigación y su motivación:

Mardoqueo Staropolsky Nowalski“Desarrollé una matriz con los datos de 69 fichas bibliográficas de exiliados,  que se realizaron entre los años 2009 y 2013, publicándose la Tesis de Maestría en 2013 y el libro en 2017, por el Ateneo Español de . Los casos eran muy difíciles de encontrar, documentarse con libros, conocidos y amigos”. 

Otro punto que resalta Mardoqueo es el posible apego a la base judaica del Tikun Olam (la reparación del mundo), misma que también han tenido otros a lo largo de la historia, y  como ideal de los brigadistas y simpatizantes de la República durante la Guerra Civil Española, identificándose con ideas de justicia social y causas justas. Mardoqueo, por ser hijo de migrantes, también nos resaltó del trabajo en conjunto que inició con su hermana Frida z”l (académica de la UNAM),sobre la historia de su familia. Pero su intención es  retomar esta investigación para mayor documentación y lección en un mundo que se encuentra dentro de un ambiente similar en movimientos de intolerancia. El libro para él es un reconocimiento personal y una identificación con la República Española.

Este espacio que nos dio el autor fue en el marco de la Feria Internacional del Libro 2018 en Guadalajara, por lo que también le pregunté – ¿Cómo se siente al ser participante de este gran evento? –

Mardoqueo Staropolsky Nowalski  respondió – “He asistido a varias FIL de Guadalajara y es un acto importante y emocionante. Ojalá hubiese muchas FIL, como ésta, en otros puntos de México. En mi familia el libro es una elemento fundamental que rige nuestra conducta y desde mis padres y ahora mis nietos somos adictos a la lectura”.

Tal como nos lo describe Mardoqueo en su obra, la comunidad judía mexicana se identificó como republicana al igual que muchas otras comunidades alrededor del mundo. La República era defendida por un sentimiento de ilustración y garantía de libertades para aquellos que eran apátridas o segregados por su origen étnico, creencia e ideas de acercar al ser humano como centro de la política sin distinción. Era un sueño de ilustración y de democracia.

En lo personal, estimados lectores, este libro no es únicamente un elogio aquellos brigadistas y solidarios pertenecientes a comunidades judías que tomaron un papel para defender el valor más importante y constantemente en peligro para el ser humano, la libertad. En el libro encontraremos personalidades de todo tipo de rubro; religiosos, laicos, familias tradicionales y otras multiculturales que después de años e intentos llegaron a tierras mexicanas y aportaron a su nueva sociedad.  Si bien escondieron su origen desde su shtetl o ghetto en Alemania, Lituania,  Marruecos, Polonia, Rumania, Rusia y Ucrania, hasta llegar a tierras aztecas; han de seguir siendo reconocidos por su valentía de una sociedad más abierta y plural. Sinceramente no les voy a contar más de esta obra para que la puedan buscar y leer,  usted escogerá sus relatos favoritos. El mío sin duda fue el del Sr. Hans Gutmann Guster, judío alemán proveniente de Colonia, quien por azares del destino dejó su carrera en Ingeniería Metalúrgica por ser técnico cinematográfico. Él  capturó de manera fotográfica en España momentos de heroísmo, solidaridad, revancha y crueldad en el frente de batalla. Muchos de ustedes lo conocerán como Juan Guzmán, exitoso en su crónica visual de personajes y lugares tan emblemáticos mexicanos, como son: Frida Kahlo y Diego Rivera, y los volcanes Iztaccihuatl y Popocatépetl.

Agradezco a Mardoqueo Staropolsky Nowalski por sus atenciones y amistad, como también en particular a la Sra. Silvia Turek de Tribuna Israelita por apoyarnos en la gestión y desarrollo de nuestro encuentro.

Gracias por su atención y espero su respetuosa opinión en el espacio de Diario Judío o en la cuenta de twitter de un servidor:  @PabloQZepeda

 

 

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorPolítica exterior en tiempos de cambio
Artículo siguienteRuta por las juderías del Alentejo portugués
Licenciado en Relaciones Internacionales por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente. En cuanto a experiencia internacional ha tenido estudios de intercambio con la Universidad de San Diego, California; y la Universidad Alberto Hurtado en Chile. Estudió el idioma alemán en la ciudad de Münster, Alemania y trabajo para el Consejo de Promoción Turística de México en la ciudad de Frankfurt. En aspectos relacionados con el judaísmo ha colaborado con el Proyecto Shagriria de Argentina (Jóvenes Embajadores de Israel en la Diaspora), con el Proyecto Judische Stammtisch en Münster, Alemania; con Jewish Experience y Honestly Concerned en Frankfurt, Alemania. También ha participado en diálogo entre árabes e israelíes en la organización YaLa Young Leaders, parte del Shimon Peres Centre for Peace Institute. En medios de comunicación ha trabajado en funciones administrativas y de producción para Radio Fórmula Guadalajara, en conducción y análisis de temas internacionales para Megaradio, y ha colaborado con Diario Judío como columnista y periodista desde Agosto del 2015, cubriendo temas de: política internacional, inclusión, innovación, juventud y negociaciones de paz entre Israel y los países árabes. Además ha trabajado en la cobertura en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.