Este es el artículo 7 de 18 en la serie La Nueva Caballería Andante

Carta a Don Mario Montoya, editor de contenido de DiarioJudío.com México, y a todo el equipo de trabajo que le dan vida.

A nuestra cálida prima María José Balbuena, a quien deseamos siempre la paz  la salud y la felicidad.

Sobre el revuelo que se está armando en torno a los dos Caballeros Andantes y la fundación de la Nueva Caballería Andante.

***

CAPÍTULO VII. 

Estimado y responsable de Diario Judío México, don Mario Montoya, le saludamos mi mujer y yo, desde el mítico barrio de Fuencarral, Madrid, España, acabamos de asomarnos al balcón, y la verdad es que el panorama está difícil, aún así la esperanza es grande. Verá, este es un barrio como su ciudad, de luces, de gente joven, de enclaves culturales, de modernidad, de gatos que nunca duermen y de libertad, donde cabe un Joaquín Sabina, un Serrat y un Rafael, si se acuerda usted de cómo cantaba, y del reportaje que les hizo en Venecia a él y a su esposa Natalia un tal Yale, pionero del periodismo, trotamundos, quien lo mismo entrevistaba al presidente de los Estados Unidos como que se metía en el avión de Perón de vuelta a Argentina, a él le deben la fama y la gloria estrellas nacionales e internacionales, padre de  la escritora Julia Navarro también y del aprendiz el Caballero Kadan, bueno, anécdotas aparte, mire que hemos visto personajes en este Madrid nuestro, pero el tal don Antonio Escudero de Quintana de la Serena, y su educando y Caballero Kadan son de otro mundo, se han hecho amigos de los chavales en Lavapiés, y en Sol toman café con las celebridades, entrenan en la Casa de Campo por la madrugada, y les da igual que hiele o que no, casi sin dormir ya los ve por el centro, arreglando asuntos como ellos dicen, tienen a los de la tienda de Marton en la calle Montera más que ganados, la gente ya les conoce por todos lados, han estado en los balcones en fiestas privadas, han hecho investigaciones, han ayudado a muchas personas, visitan todas las parroquias y combaten las debilidades de nuestra ciudad, eso para que se entere el público, que además hay decenas de testigos, de vez en cuando desaparecen, y nos enteramos por su periódico, de que están por algún pueblo de España, intentando reunificar un reino de lo mejor de cada uno y de cada tierra, se ganan a la gente don Mario Montoya, y son más duros que un clavo en un ataúd. Mi mujer es fanática de ellos, ya ha estado con sus amigas en Brunete, y se han llevado el libro Ciudad de su biblioteca, el libro que el Caballero Kadan escribió cuando era apenas un chaval. Nos hemos enterado de sus hazañas en Ávila, don Antonio Escudero, para cuando lea esta carta, y de lo que les pasó con los leones, jamás se ha visto en ningún libro de Caballerías tal gesta Gran Maestre, la verdad es que, con su carisma, somos muchos los que le seguimos, porque nos están ganando el corazón.

Quién iba a pensar que dos Quijotes se pelaran con los leones del circo, no sé cómo lo hacen ustedes, pero desde luego Dios les guarda.

Son ustedes la viva imagen del Quijote, y luego toda esa historia de la Catedral que su aprendiz y usted están preparando, "viva la madre que los parió", los chavales en los parques hablan de ustedes, de un incendio que hubo hace poco en una discoteca, y de que se liaron ustedes a sacar a la gente, y luego se fueron andando después de toda la noche en el hospital de Puerta de Hierro, se volvieron andando a Madrid de regreso, y al día siguiente, que nos hemos enterado, desde Méndez Álvaro hasta Brunete con un perro a cuestas, nueve horas según nos han informado tardaron ustedes.

Estarán de acuerdo los lectores, usted, y todo su equipo de edición que éstos son inclasificables y la viva imagen de que el mundo está muy vivo. Porque también se les ha visto escribiendo una novela en el aeropuerto, entre cafés y bollería, y la entrada en España del judoka más joven de la historia en ganar un campeonato del mundo de judo, Nikoloz Sherazadishvili, junto a su Maestro Quino Ruíz, ambos de Brunete.

El otro día, una de las más brillantes plumas de Europa, y de la historia del periodismo español, hablamos de Gabriel Albiac, escribía una columna magna acerca

de la Nueva Caballería Andante, y establecía un paralelismo muy esperanzador, entre el enfrentamiento con los leones que tuvieron los dos Caballeros Andantes, y la historia de uniones en España.

Mi mujer me dice que no me despida en la carta, sin darle mi más sincera enhorabuena, por los contenidos que usted y su equipo de trabajo publica en el prestigioso periódico Diario Judío México, y por el impresionante fichaje de estos personajes, que se han ganado el número 23 en sus capas literarias junto con usted.

Entre las aventuras caballerescas y la increíble edición que están haciendo, todo este asunto se está tornando como la Rosa que florece en el jardín de los Ángeles y la joya de todas las bibliotecas.

Quedamos a la espera de más noticias de la Nueva Caballería Andante, que bien sabe todo Madrid y toda España, que lo mejor de todo es que están pasando. Ya llega el viernes, y los muchachos vuelven a salir, ya llega la vida en las calles, la mezcla de un imposible que se integra en todo lo posible. ¡Bendita Caballería Andante!, que por Obra del Señor están pacificando a los hermanos enfrentados, para que el que tenga oídos que oiga.

¡Bendita resurrección de nuestros mejores tiempos!

ANNO TEMPLI CMII
BRUNETE-MADRID.
Noviembre de 2020-Tishri 5781

Más Artículos en esta Serie

<< La Nueva Caballería Andante. Capítulo 6La Nueva Caballería Andante. Capítulo 8 >>

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorY vio que era bueno
Artículo siguienteMéxico En Dallas (2020)