Diario Judío México - El próximo martes, los israelíes llegarán a las urnas a celebrar la segunda elección general de este año, debido a que la previa, de abril 9, fracasó en su propósito de generar un nuevo gobierno. En ese entonces, el premier Benjamín Netanyahu estuvo a un tris de ocupar de nueva cuenta la primera magistratura, pero todo se le vino abajo cuando no logró reunir las 61 bancas necesarias para armar el gobierno. Su verdugo fue en ese drama telenovelesco, Avigdor Lieberman, político otrora aliado de Netanyahu, pero que en esta ocasión no estuvo dispuesto a sumarse a la coalición al negarse a contribuir a ella con las cinco bancas ganadas por su partido en los comicios.

En los cinco meses transcurridos desde entonces, la desesperación de Netanyahu por retener el puesto de primer ministro no ha hecho sino crecer día con día. No sólo porque se ha hecho adicto al poder en razón de sus diez años consecutivos en él, sino también, y quizá sobre todo, porque es la única manera como podría escapar de ser juzgado por los delitos de corrupción de los que se le acusa y, por tanto, de acabar probablemente tras las rejas. El hecho de que, en las encuestas de las últimas semanas, el partido Likud de Netanyahu aparezca empatado con su competidor más cercano, el partido Azul y Blanco, encabezado por Benny Gantz y Yair Lapid, ha impulsado al actual primer mandatario a recurrir a todas las artimañas y recursos posibles, aun los objetables dentro de los parámetros de funcionamiento de un Estado democrático, para conseguir más votos que le permitan salvar el pellejo.

Entre sus tácticas han estado desde visitas relámpago a tomarse la foto con Boris Johnson y Vladimir Putin —con el objetivo de enfatizar sus relaciones con los líderes mundiales de las grandes ligas— hasta subterfugios objetables desde todos los puntos de vista. Tres de ellos, sumamente alarmantes: el primero, su propuesta — finalmente no aceptada por el Parlamento— de colocar cámaras para filmar lo que ocurre en las casillas electorales durante la elección, bajo el argumento de que hubo fraude en la elección de abril y se debe prevenir que en esta ocasión se repita. Tal sospecha nunca se había dado en todo el historial de comicios de , y esgrimida ahora por Netanyahu, inyecta en la atmósfera nacional una peligrosa desconfianza en el andamiaje institucional que sustenta el funcionamiento democrático del país. Es más, las alusiones de Netanyahu a que el fraude provendría del sector árabe de la población de , junto con otras lamentables expresiones respecto a tal núcleo de ciudadanos, han cruzado líneas rojas que han provocado que, incluso, antiguos colegas de partido de Netanyahu, como Benny Begin, hijo de Menajem Begin, anunciara que por primera vez en su vida, no votaría por el Likud en esta elección.

El segundo subterfugio al que ha recurrido ha sido el declarar que de ganar la elección y encabezar al gobierno, de inmediato procedería a anexar un 30% de Cisjordania e imponer la soberanía israelí sobre el Valle del Jordán y sobre los bloques de asentamientos judíos. Tal declaración constituye una desfachatada maniobra para atraer votantes de la derecha extrema israelí, a quienes necesita desesperadamente. De hecho, se trata de una oferta a la que ha recurrido en el pasado cuando ha requerido de algún refuerzo para su mandato, pero que ha mostrado ser, a fin de cuentas, sólo un recurso demagógico. Netanyahu ha sido consciente siempre de que la anexión reportaría complicaciones descomunales a , de tal suerte que en las actuales circunstancias, no puede considerarse sino como un gancho útil momentáneamente para atrapar más votos.

Y una maniobra más, que ha sido constante en el discurso de Netanyahu durante los diez años de su mandato, es la de inyectar temor en la población israelí. En su código, hay cuatro enemigos identificados que le sirven para justificar sus políticas y decisiones. A saber: “los izquierdistas”, léase, todos aquellos que no están con él, independientemente de lo que en realidad piensen, digan o actúen; los ciudadanos árabes del país, a quienes presenta como elementos amenazantes de quienes siempre hay que protegerse; los medios de comunicación, fuente de crítica y cuestionamientos a su gestión y por tanto, sus presuntos adversarios declarados; y por último Irán, enemigo real al que intermitentemente magnifica en cuanto a su grado de amenaza, con objeto de sembrar alarma cuando le es conveniente. Muy pronto sabremos si su estrategia fue lo suficientemente eficaz como para permanecer como primer ministro y salvarse de ser enjuiciado, con las consecuencias negativas que ello tendría para la cada vez más golpeada salud democrática del país.

FuenteExcelsior
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSe conmemoró el 75º Aniversario de la deportación de las comunidades judías de Rodas, Salónica y Cos
Artículo siguienteJusticia concede por error la nacionalidad a miles de sefardíes y se la retira dos días después
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.