Diario Judío México - Los Mercados municipales chilenos poseen ese maravilloso colorido, semejante al que hallamos en los de México, Perú u otros países latinoamericanos habiendo sido instituciones, en las cuales desde el momento en que ingresamos, nos enuncian la idiosincrasia de la nación asimismo de su folklor. Así desde tiempos pasados estuvieron establecimientos muy concurridos, ya que representaban el punto central de apoyo, asimismo pasando a ser vínculo estrecho entre comerciante y consumidor, lo cual otorgaba una directa comercialización, proveyendo a ser ventajosos a ambas partes. A precio módico se compraban verduras, frutas recién recolectadas de las granjas colindantes o pescados, mariscos recientemente atesorados del mar pacífico o aquella carne recién faenada o poleames criados en pocas cantidades. Se utilizó este privilegio también para ser servidos en la mesa, así nacieron las cocinerías al interior del mercado. Los mercados chilenos particularmente el de Antofagasta, estuvo inaugurado el 21 de mayo de 1920 donde estuvieron ubicados los puestos por rubro así las verdulerías, carnicerías, chancherías, almacenes en el primer piso, se subía al segundo piso adonde  habían sido instaladas las cocinerías, y bajando al subterráneo se concentraron las pescaderías y los mariscos.

Entre los años 80 estos mercados fueron muy frecuentados, no solo por las dueñas de casa, sino también considerados por los turistas y aún más podemos decir concurridos asiduamente por los universitarios que habían preferido hacer este su lugar habitual para almorzar en este cálido ambiente casero. Jóvenes que tenían mucho por la nutrición la cual multiplicaba aquella alegría natural propia de la juventud, olvidando esas melancolías del encontrarse lejos de casa. Como no degustar un plato de curanto con chapalele, un ceviche, o una entrada de locos con mayonesa o servirse unas humeantes humitas, sin dejar de lado por supuesto el pastel de choclos o simplemente rememorar su majestad chilena un plato de cazuela de pollo o de vacuno servida con un pedazo de papa, zapallo y un trozo de carne, también ¡choclo! ¡Oh!   O los sabrosamente porotos con cochayuyo, o con riendas, este último es el plato típico de la nación patriótica chilena o el soberbio Luche con papas, Chupín de congrio, Pastel de jaibas que gusto, que predilección por los guisados de estas cocineras, manteniendo una cocina muy pulcra que transmitía a nuestro paladar aquel sentimiento de lo que  es realizado con pasión es doblemente exquisito. ¿Y qué también da muchas satisfacciones … ¿Como esas expresiones de exquisito, rico, bueno, excelente …? Estos elogios, formaron parte de un gran incentivó para la cocinera, pues trabajaba para entregar un digno porvenir para sus hijos.

Se piensa que han pasado más de 30 años, desde que los mercados chilenos abrieron su espacio a estos puestecitos de dimensiones reducidas, que solo tenían un mínimo de espacio para la cocina y dos mesas y ahí la señora María y Josefina, esforzadas mujeres se decidieron y quitando su ilustre nivel de chef detrás de la puerta, pasaron a conllevar el hecho de ser madres, esposas y  cocineras además de ser excelentes anfitrionas del buen servir.¡ Oh ¡Grandes nostalgias de la mano de mis meditaciones en mi vivir, no olvidando desde La Serena u orientándonos hacia el estéril desierto de Atacama cuya ciudad principal es Antofagasta adonde llegan las gustosas aceitunas del valle de Azapa. Y para qué decir del vinito…debe ser tinto o blanco miren que los vinos chilenos desde La Serena, Elqui. Aconcagua, Curicó, Molina, Talca, Maule etc. son producidos a lo largo del territorio entrando en la categoría internacional, así lo dicen y lo proclaman los programas de televisión elite adonde sommeliers ingleses versan el flamante liquido néctar de refinados intelectuales y sabios paladares etiquetados con un poco  de publicita a la europea, pues son los huasos que desean nivelarse con los europeos  así BBC, o la Rai en Italia pueden competir en programas de acompañamiento a la comida con un vino chileno y superar a la élite de los tradicionales vinos franceses o italianos.

Los chilenos, no obstante han superado el hecho de no hacer gala de su propia y pensemos que poseen unas grandes variedades de deliciosos platos, todos ellos ideados con productos autóctonos de la tierra y del vasto mar pacifico que los bordea, sin dejar de mencionar la montaña andina que nos hará percibir el charqui, el cual poseé una frescura suave creada por la machacada cebolla en piedra. El Charqui es carne secada en lo alto de la montaña ayudando a soportar las punas especialmente en los baños termales de altura y viajando hacia el sur  allá adonde contemplamos el  tormentoso y frio mar azul que dona las preciadas langostas , pescados y mariscos sabores de esta nación chilena o aproximándonos a la estrecha planicie, adonde se sirve la ensalada de tomates con cebollas picada en plumas y agregándole el típicos ají verde levemente picante que logra ese gustito a proseguir saboreando de lo  acompañado.

Todo esto, lo descubrimos en estos encantadores y coloridos mercados que nos transmiten  lo autóctono, al  ir observando sus productos y su gente, no obstante ambos formarán parte de la homogeneidad de la nación.

Esta costumbre viene reportada desde los países hispanoamericanos a la tradicional Europa donde esta práctica ha sido muy bien acogida. En particular en Italia adonde han sido ubicadas zonas de comida dentro de algunos mercados y estaciones ferroviarias (Termini), en los cuales se cocina de frente a la mirada del comensal con productos expuestos a gusto y elección del cliente entre verduras, frutas y para que decir de los mariscos o frutti di mare, o carne, así encontramos que en el mundo la comida nos introducirá a la identidad y el corazón de la nación visitada.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorVehigadta levinja: y le contarás a tu hijo
Artículo siguientePelícula “Lucky” 64 Muestra Internacional de la Cineteca. La Muerte de un Actor, Trae a la Vida a un Director
Nací en un país que muchos dicen el fin del mundo, por su ubicación geográfica, pero para mi quizás ¿puede ser el comienzo del mundo? Ese país es "Chile un País de Amar ". Estudié en la Universidad de Chile, Diseño Gráfico y Publicitario. El arte, la creatividad, el paisaje, el ser humano, todo es parte de la comunicación del individuo. Mi madre de origen italiano, me hizo amar el Arte, y la Cultura de la hermosa Italia. He vivido en Londres, pero ya de años resido en Roma. Regresando al estudio, lo retomé en Arqueología, específicamente Griega y Romana en la Universidad de Roma. Grandes satisfacciones las obtuve como profesora de Diseño Gráfico, y posteriormente trabajando tantas años en la técnica de la Caligrafía Ornamentada Antigua, lo que me transportó aún más al fascinante e interesante mundo antiguo. Escribo artículos de personajes validos, justos, luchadores de la verdad y de los valores, casi desaparecidos, individuos que no se olvidaron del ser humano. Personas que aman el "Valor a la Vida y a la Existencia", y que luchan por protegerla.