Diario Judío México - Los primeros prestamistas que registra la historia, fueron judíos, personas físicas que prestaban dinero “a crédito”, cobrando un interés. No porque quisieran, sino porque en Europa, por ley no podían ejercer ningún otro oficio. Fueron prestamistas, “forzados”, ya que la Iglesia Católica no permitía prestar a crédito. Los precursores de los bancos actuales daban “Créditos” a la gente que necesitaba dinero, sobre todo a gobiernos, instituciones o príncipes reinantes

La palabra “crédito” tiene su raíz semántica del verbo “crecer o aumentar”. Desde luego “dar crédito” era un asunto de confianza entre el que prestaba y el acreditado. Éste lo regresaba a cabo de un plazo, de un término, aumentado de los intereses.

El prestamista, a veces demandaba una prenda como garantía de que el acreditado le iba a pagar. Además se fijaba un plazo para el reembolso del Capital. Los intereses variaban según el plazo convenido con el acreditado. Generalmente estos intereses eran muy altos comparados con los que hoy cobran los bancos.

Los primeros bancos, estuvieron en Florencia, Italia. Allá los banqueros prestamistas, tenían su banco, un taburete de madera pulida, en la Piazza della Signoria, de la Capital Toscana. El resto es historia.

En la Edad Media, el Medievo, judíos de Alemania, sus hermanos en el Imperio de los Habsburgo, en Inglaterra, en Holanda y Francia surgieron prácticamente de la nada. Banqueros que prestaban dinero a los reyes, a los príncipes y en el caso de Venecia, a los Doges. En Florencia a las Repúblicas Florentinas. En el caso de Holanda y de Gran Bretaña, fueron judíos los que organizaron las dos Campañas de las Indias, para comerciar con los , con China, la India y África.

Familias como los Rothschild, los Camondo, los Hirsch, los David, los Fuhrrt, los Reinach fundadores del Credit Imobilier, una fuente de créditos hipotecarios en Francia. Los Guinzburg en el Imperio ruso, en San Petersburgo y los Brodzky en Odessa. Los Safdie, los Safra en Bagdad, los Kaduri en Persia y luego en Hong- Kong y Shanghai. Este banco existe todavía hoy y se llama Hong Kong Shanghai Bank Corporation cuya sede está en Londres, Inglaterra.

Desde luego, sigue habiendo descendientes directos de banqueros judíos, de menor envergadura, como los Sonino, los Cohen o Coen en Italia, los Heinemann, Sachs, Lehman, Goldman, Hochschild, Stein, Balin, Beyer, Liebes, Warburg y Gimbel en Alemania hasta la llegada de Hitler en 1934. Los Mendes, David en Francia.

La crisis financiera que vivimos hoy definitivamente tiene que ver con los bancos. Los bancos de todo el mundo. Tiene que ver con algo que en inglés se llama “Greedy” avorazados. Los bancos siempre quieren ganar más y más. Muchas veces, sin medir los riesgos, para sus cuentahabientes. Financiar Créditos Hipotecarios a personas, donde de antemano se sabía que no podían pagar. La rapacidad de agentes financieros a comisión sin escrúpulos, es irresponsable.

Este es el problema financiero que hoy vivimos. El Dólar, el Mighty Dollar se va a tener que devaluar más de lo que ya está, frente a algunas otras monedas y frente al oro.Desde luego hubo negligencia de los bancos y del Gobierno para supervisarlos.

La familia sefaradita Maduro, banqueros en Aruba y Curaçao en el Caribe, son descendientes de judíos de Recife. Originalmente de España, que luego se fueron a Estambul en Turquía. De alli emigraron a Holanda y luego a Curaçao, donde todavía hoy viven descendientes que llevan este apellido. Maduro, es el apellido del Ministro de Finanzas de , descendiente de esta misma familia. Hugo Chávez, sabe aparentemente escoger a sus asesores.

No pretendo, de ninguna manera, que este artículo sea una historia de la Banca ni de los banqueros. Son tan sólo, unas “gotas de historia”.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorEl pequeño Moisés
Artículo siguienteRelojes obsoletos