Este año alcanzará la cobertura universal en salud: toda su población tendrá acceso a servicios del sector. Mediante la afiliación, a fines del 2011, de 51 millones de personas, el Seguro Popular contribuirá a la protección en salud de aquellos ciudadanos que no son derechohabientes en ningún otro esquema de seguridad social; hoy cuentan con esto 48.5 millones de mexicanos, que hasta hace poco no tenían aseguramiento en salud. Lo medimos en cifras, pero lo sentimos en personas: detrás de cada número hay vidas para las que el goce de atención a la salud tiene un gran impacto en su cotidianidad.

Para entender un poco más quiénes son estos millones de ciudadanos, en diciembre de 2010 el Centro de Investigación y Docencia Económicas, A.C., (CIDE) levantó la Encuesta Nacional de Afiliados. Ya los conocemos mejor y tomamos decisiones con mayor certeza para perfeccionar este sistema de protección.

Los afiliados al Seguro Popular son, en su mayoría, gente joven con muchos años de productividad por delante: tienen, en promedio, 27 años de edad. El que estén sanos impulsará el desarrollo de sus familias, en las que un 11% tiene menos de cinco años y más de 42% son menores de edad. El 8% es mayor de 60 años.

Entre los encuestados de 14 años en adelante, 45% trabajó el mes inmediato anterior al del levantamiento de la encuesta. Con respecto a la condición de ingreso, el semanal promedio registrado para los hombres afiliados es de 784 pesos y para las mujeres de 549, por lo que los afiliados tienen un ingreso de alrededor de dos salarios mínimos al mes.

Sin embargo, por el tipo de viviendas que habitan, la población que se atiende refleja diversas condiciones: cerca de 90% tiene piso firme y techo adecuado, así como agua entubada dentro de su vivienda o en su terreno. Esto confirma que el Seguro Popular es un derecho para todos; no lo determinan condiciones económicas o de rezago social, sino un mandato constitucional. Cabe señalar que las cuotas de aportación van en incremento, y que el 40% más pobre de los mexicanos tiene el beneficio de forma gratuita.

Por otro lado, como el Seguro Popular es prácticamente el único mecanismo que a esta población le garantiza el acceso a los servicios del sector, el gasto en salud se ha reducido para más de 81% de los beneficiarios. Casi 90% ubica en lo económico los argumentos para reafiliarse a este sistema.

La Encuesta Nacional de Afiliados nos permite enfocar mejor las políticas públicas. Y el enfoque es a personas de carne y hueso, porque, como diría una canción de Joan Manuel Serrat: detrás de las cifras y las instituciones; detrás, detrás está la gente.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorMe servirás con todo el corazón
Artículo siguienteCómo no tener un Estado Palestino

Salomón Chertorivski Woldenberg es licenciado y maestro en economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), y tiene una maestría en política pública por la Universidad de Harvard.

El 20 de marzo de 2009 el Presidente Felipe Calderón Hinojosa lo nombra Comisionado Nacional de Protección Social en Salud. Anteriormente se desempeñó como Director General de DICONSA de diciembre de 2006 a marzo de 2009; colaboró en el equipo de transición del Presidente Calderón en el área de Políticas Públicas.

Ha sido profesor en el ITAM, en el Centro de Investigación y Docencia Económica y en la Universidad Iberoamericana, ha desarrollado diversas investigaciones y ha colaborado en varios medios de comunicación.