En 1973, la inteligencia israelí observó repetidas movilizaciones y desmovilizaciones militares egipcias y descartó la amenaza, hasta la vigésima tercera vez, cuando esas maniobras y movilizaciones resultaron ser el estallido real de la Guerra de Yom Kippur, que puso a prueba la determinación israelí como ninguna otra guerra. Los errores de cálculo en inteligencia y pueden muy bien ser mortales.

«Quién combate contra quién» del pintor franco-ruso Franz Roubaud (1856-1928).

La guerra Rusia-Ucrania, que aún continúa, es un ejemplo vívido de los errores de cálculo en una guerra. Esta guerra, que inicialmente recibió una cobertura más destacada en la prensa estadounidense que la propia invasión estadounidense a Irak en el año 2003, ha visto una larga lista de suposiciones erróneas en tiempo real.[1] Si bien la prensa occidental le presta especial atención a los errores cometidos por los rusos, estos parecen haber aparecido en todos lados: ruso, estadounidense, europeo y ucraniano. Algunos de estos errores son los siguientes:

  • El fracaso de la disuasión estadounidense respecto a la invasión rusa a Ucrania.
  • El error de cálculo de Rusia sobre el espíritu de lucha y la cohesión política de Ucrania.
  • El error de cálculo de Ucrania y Europa (en contraste con los estadounidenses) de que Rusia realmente atacará.
  • El error de cálculo de la inteligencia en Occidente, incluyendo la CIA, que vio una rápida victoria rusa, incluyendo la toma de la capital ucraniana, en cuestión de días.
  • El error de cálculo de Rusia sobre el alcance y la fuerza de las sanciones por parte de Occidente.
  • El error de cálculo de Occidente sobre el alcance y la fuerza de sus sanciones sobre Rusia.

Uno puede continuar infinitamente con una lista aún mayor. Occidente parece haber sobreestimado la capacidad de Rusia al comienzo de la guerra y luego subestimado la capacidad de Rusia para continuar la guerra a un alto nivel. Vergonzosamente, algunas de estas conclusiones se desarrollaron en Twitter, el foro público más despiadado y público. El investigador de Bellingcat Christo Grozev, predijo que Rusia tenía los recursos para continuar la guerra hasta el domingo 6 de marzo, 2022.[2] La propaganda rusa se ha burlado de la historia,[3] repetida por el secretario de Comercio estadounidense Raimondo, de que el ejército ruso está reutilizando los semiconductores que se encuentran en los lavavajillas y refrigeradores para mantener sus tanques y misiles en funcionamiento.[4]

Uno de los mayores errores de cálculo de una guerra pareciera ser el papel de las sanciones impuestas por Occidente. Con la intención de castigar a Putin, su esfuerzo por librar una guerra y al pueblo ruso, es posible que lo hayan ayudado a corto plazo y también hayan tenido un tremendo efecto dominó alrededor del mundo.[5] La situación parece estar a punto de volverse aún más grave en los próximos meses en los países en desarrollo más faltos de energía y escasez de alimentos. Si bien no hay duda alguna de que las sanciones le han costado a Rusia (y puede que le cuesten aún más a Rusia a largo plazo), también han logrado impulsar la inflación y la escasez en todo el mundo. El mundo no se enfrenta tanto al «incremento Putin a los precios» como ante un «incremento de los precios por causa de las sanciones», ya que los intentos por parte de Occidente de evitar que la energía rusa llegue al mercado (y otras exportaciones tales como fertilizantes y trigo) tuvieron un efecto boomerang.[6] Irónicamente, debido a los altos precios internacionales, Rusia y otros estados productores de energía pueden obtener ganancias iguales o mayores que antes de estallar la guerra mientras venden menos sus productos.

Quizás otro error de cálculo de Occidente, con consecuencias tanto económicas como políticas, fue presentar la guerra de Ucrania como un conflicto entre la democracia y la autocracia.[7] Ante gran parte del mundo, incluyendo gran parte del Medio Oriente y África, gobernado por estados autocráticos, un mejor argumento hubiese sido hablar sobre la integridad de los estados soberanos y sus fronteras. No sorprende, por ejemplo, que la opinión pública en el Medio Oriente sea abrumadoramente ambivalente acerca de la Guerra Rusia-Ucrania.[8]

Solo el tiempo dirá si es que se producen dos errores de cálculo fatídicos más, los cuales están en proceso en Ucrania. La primera pregunta es si las tendencias que vemos en el campo de batalla continuarán más o menos hasta su lógica conclusión. Tal conclusión llevaría a Rusia a poder mantener el control de cualquier territorio que haya podido conquistar hasta ahora o que tomará en las próximas semanas (aproximadamente entre un cuarto y un tercio de Ucrania). La misma conclusión parecería sugerir que, con ayuda occidental ($100 millones al día), Ucrania es capaz de mantener su independencia y control sobre la mayor parte de su territorio (¿75%? ¿Menos?) Hasta que se alcance algún tipo de final.

Ambas conclusiones están basadas en el cálculo de que ninguna de las partes, ni Ucrania ni Rusia, en lo que parece haberse convertido en una brutal guerra de desgaste, colapse ni obtendrá una ventaja total. Eso es ciertamente plausible. Pero uno solo necesita observar la última gran guerra de desgaste en Occidente, la Primera Guerra Mundial y recordar que elementos de los ejércitos francés, británico, alemán y ruso se amotinaron en algún momento al final de ese agotador conflicto y que en dos de esos casos, la podredumbre interna fue fatal.[9]

El otro escenario en lo que a errores de cálculo se refiere, es la utilización de armamento nuclear, generalmente considerada una opción imposible y extremadamente peligrosa durante la era de la Guerra Fría de destrucción mutuamente asegurada. Uno pudo haberse preguntado si hubo algún tipo de acuerdo informal entendido entre los adversarios de la OTAN y Rusia – la OTAN no entraría en guerra directamente (con sus propias tropas y aviones tripulados por la OTAN), mientras que Rusia no utilizaría armas nucleares tácticas. Pero si este no es el caso, ¿cuánto se sabe sobre los detonantes trampa internos que tendría Rusia los cuales incluyen el uso de armas nucleares tácticas? ¿Son las acciones de Lituania, miembro de la OTAN, contra el Kaliningrado ruso un bloqueo y, por ende, un acto de guerra? Una eventualidad nuclear tan terrible solo parecía probable en una situación en la que Rusia se enfrente a la derrota en un campo de batalla ucraniano contra un número abrumador de soldados. Rusia perdió una guerra en Afganistán y Estados Unidos perdió una guerra en Vietnam y en ninguno de los casos fue considerado el uso de armas nucleares tácticas. El general MacArthur consideró el uso de armas atómicas ante China en la Guerra de Corea y el presidente Truman públicamente no descartó la posibilidad.[10] ¿Sabemos lo cerca que estamos del borde aquí o se engaña Occidente así mismo una vez más y supone tomar posturas peligrosas?

En todos estos casos, una falta de imaginación institucional puede llevarnos a pensar que todo en un conflicto dinámico y volátil seguirá su curso, más o menos, por un camino predeterminado, con más o menos, las mismas reacciones y contra-ataques esperados.

Los riesgos de un error de cálculo no se limitan al actual conflicto en Ucrania. El tema de Taiwán plantea preguntas similares. En su conflicto de poder indirecto con Rusia, Estados Unidos busca tranquilizar a China para obtener cierto nivel de cooperación ante Rusia. Estados Unidos también le asegura a China que nuestra política de ‘Una Sola China’ no ha cambiado mientras que, al mismo tiempo, voces importantes en Occidente, incluyendo al propio presidente Biden, comparan explícitamente a Taiwán con Ucrania y prometen defender o armar a Taiwán en mayor medida para de esta manera disuadir la agresión china.[11] ¿En cuál discurso cree China, en las garantías o la retórica del rearme y la intervención militar?[12] Si es lo último, una conclusión lógica pudiera ser que China sabe que cualquier plan que tenga para Taiwán tendrá que ser acelerado antes de que Taiwán se fortalezca por sí mismo. En este escenario, hablar de fortalecer a Taiwán pudiera hacer que las perspectivas de invasión sean más probables y en lugar de disuasión esta se convierte en provocación.[13] La lección de Ucrania para China pudiera ser que Rusia esperó demasiado tiempo para atacar a Ucrania y que cuando lo hizo, por error, Rusia no empleó efectivamente toda su fuerza y poderío.

Las guerras están repletas de errores de cálculo, algunos de ellos fatales y eso ha sido cierto al menos desde el momento en que los padres de la ciudad de Troya aceptaron un trofeo gigante en forma de caballo ante sus puertas. Distraído por el espectro del triunfo del capitalismo liberal democrático después de la caída de la Unión Soviética y luego por dos décadas de sangrientas guerras en las tierras del islam, Occidente, principalmente Estados Unidos, se ve empujado a ocupar la posición ya desacostumbrada ante los juegos de poder mortales en Eurasia que pueden tener consecuencias fatídicas mucho más allá del campo de batalla inmediato.

*Yigal Carmon es presidente de . Alberto M. Fernández es vicepresidente de MEMRI.


[1] Youtube.com/watch?v=Z0XuVzrpY84, 21 de junio, 2022.

[2] Twitter.com/nexta_tv/status/1499807262084325379, 4 de marzo, 2022.

[3] Twitter.com/mdfzeh/status/1540760408826359808, 25 de junio, 2022.

[4] Msn.com/en-us/news/world/russia-is-resorting-to-putting-computer-chips-from-dishwashers-and-refrigerators-in-tanks-due-to-us-sanctions-official -dice/ar-AAXbS5e, 12 de mayo, 2022.

[5] Véase la serie de Despacho Especial No. 10030 – Filósofo anti-liberal ruso Dugin en referencia al discurso de Putin en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF): ‘A un espía se le enseña… a ocultar la verdad’, 21 de junio, 2022.

[6] Nytimes.com/2022/06/24/us/politics/russia-ukraine-biden-sanctions.html, 24 de junio, 2022.

[7] Theguardian.com/us-news/2022/mar/06/joe-biden-ukraine-autocracy-democracy-approval, 6 de marzo, 2022.

[8] Arabnews.com/node/2092841/middle-east, 30 de marzo, 2022.

[9] Firstworldwar.com/source/russia_denikin.htm, 22 de agosto, 2009.

[10] History.com/this-day-in-history/truman-refuses-to-rule-out-atomic-weapons, consultado el 27 de junio, 2022.

[11] Latimes.com/politics/story/2022-05-29/to-deter-china-on-taiwan-biden-also-needs-to-reassure, 29 de mayo, 2022.

[12] Serie de Despacho Especial No. 10008 – Vocero del Partido Comunista Chino (PCCh) China.org.cn: La Casa Blanca y Biden ‘conspiran en jugar a prueba y error sobre el tema Taiwán’, ‘cambiando’ entre ‘claridad estratégica’ y ‘ambigüedad estratégica’ a fin de ‘confundir a la población’, 9 de junio, 2022.

[13] Véase el video del portal TV No. 9635 – Funcionario de la comisión militar central de China Zhang Zhenzhong: Hemos desplegado ‘instalaciones de defensa’ en respuesta a la ‘provocación’ de otros países; Estados Unidos es fuente de inestabilidad global; el tema Taiwán pudiera provocar un conflicto China-Estados Unidos, 12 de junio, 2022.

The post Guerras con múltiples errores de cálculo first appeared on MEMRI Español.