Este es el artículo 5 de 15 en la serie Nadia

Diario Judío México - Capitulo 5  (continuación de capitulo 4)

En la cafetería del hospital se encuentran sentadas Nadia y Renata tomando café.

 

Renata: (tartamudeando) Señora lo que paso entre Armando y yo no fue intencional, más  bien fue algo inesperado. El y yo empezamos…

Nadia: (Interrumpiéndola) No, no sigas por favor. Esta situación no me es grata. No quiero conocer detalles.

Renata: Esta bien, pero le ruego me comprenda y me perdone.

Nadia: (suspirando) A lo mejor con él tiempo te podré perdonar pero jamás me pidas que te comprenda, no, no puedo. (Renata se pone a llorar) Esta muy fresco esto Renata, no tiene caso seguir. Ojala Armando y tú, no se arrepientan por lo que han hecho.

Renata: Quiero que sepa que Armando la admira mucho y a su manera la quiere.

Nadia: Es valido que me haya dejado de amar, incluso que me haya abandonado, pero el engaño, ese, no  podré perdonárselo. Y (mirando su reloj) mejor aquí terminamos, se me hace tarde.

Renata: Antes de irnos quiero pedirle un favor.

Nadia: Cual?

Renata: Quisiera que hable con Karina, me duele mucho perderla como amiga.

Nadia: (pensativa) No Renata, no puedo intervenir. Ella esta muy dolida, y ahora eres tú la que tiene que recuperarla como amiga y conquistarla como hijastra.

(Nadia se para  se retira y regresa a la salita donde están sus hijas.

Karina: Mamá estas bien? No me digas que te ofendió porque…

Nadia: (Interrumpiéndola)  No te preocupes tuvimos una plática entre mujeres civilizadas. Yo en lo personal me siento bien. Ella es la que se ve confusa.

Karina: Se lo merece.

Nadia: Por lo que me dijo,  me di cuenta que te extraña mucho. (Acariciándola) bueno una amiga como tú no se encuentra tan fácil.

Laila: Dejó ir muchas cosas buenas, por algo que dudo le dure mucho tiempo.

Karina? A que te refieres?

Laila: A la diferencia de edad. En vez de andar bailando en las discotecas, va a estar visitando hospitales.

Nadia: (suspirando) De todo esto salió algo bueno, en este momento, no soy yo la que lo tengo que atender, porque Armando no es un paciente fácil.

Llega la enfermera y pregunta: Quien es la señora Nadia?

Nadia: Soy yo, por qué?

Enfermera: El señor Garcés quiere verla.

Nadia: A mi?

Enfermera: Si, pero solo puede entrar por un momento.

Karina: También puedo entrar yo?

Enfermera: El doctor solo permite una persona y el pidió por Nadia.

Nadia entra y Armando esta con oxigeno

Nadia mirándolo  delicadamente le acomoda algunos cables. En eso Armando reacciona la toma de la mano y trata de decirle algo.

Armando: Ah, tra, tra, ah….

Nadia: (Secándole el sudor de la frente) Quédate tranquilo, solo te los estoy acomodando, no te preocupes, lo que menos quiero es desenchufarlos y pasar el resto de mis días en la cárcel.

Armando: (Tomándola la mano) Qui, quier, quiero ti ti…

Nadia: (con lagrimas en los ojos)  No te esfuerces en hablar, además ya no tiene caso. Las cosas se dieron así, no es el momento para arrepentimientos y lo principal es que te recuperes rápido.

Armando: Tomándola de la mano) Te, te, te quiero y quiero regresar contigo.

Nadia: Ahora no te preocupes; Esta plática la tendremos más adelante  cuando te mejores.

Armando: (titubeando) Prometido?

Nadia: Prometido.

Sale Nadia a la salita

Laila: Como esta papá? Que te dijo?

Nadia: Esta mejor.

Karina: Pero que te dijo?… Acaso esta arrepentido?

Nadia: No se, si no le entendí antes, menos pude hacerlo ahora.

Lamentablemente me tengo que ir, estamos en contacto, cualquier cosa que necesiten me avisan.

(Dándoles un beso a sus hijas

Fin de escena

 (Mismo día de noche Nadia y Liliana en el carro de esta.

Liliana: Como sigue tu ex?

Nadia: Tengo entendido que esta mejor, fue más el susto que la enfermedad. Se va a quedar unos días en el hospital para que le hagan unos análisis. Y bueno, después de este aviso se tiene que empezar a cuidar. Lo difícil con él es que uno no sabe cuanto es verdad o exageración. Es tan hipocondríaco, que el día que se muera encontraremos en su testamento instrucciones de escribir en su lápida: ¡Y miren que les dije, eh?

Liliana: Lo mejor es que ya no te toca a ti cuidarlo.

Nadia: Así es, sabes, me da lastima Renata.

Liliana: Por qué?

Nadia: Porque ella es tan inocente, tan infantil, y de pronto va a tener que madurar, ser fuerte y muy “paciente con su paciente”…

Liliana: De seguro eso no estaba en sus planes, aunque por otro lado a lo mejor se queda pronto viuda y rica. (Se ríe)

Nadia: ¡Ay amiga, tú y tu humor negro.

Liliana: Negro veo el futuro de la tal Renata.

Nadia: A todo esto cual es la sorpresa que me tienes? ¡Estoy exhausta!

Liliana: La sorpresita que te tengo te va a hacer muy bien. Así que relájate y escucha este nuevo CD

Nadia: Espero que no te hayas mandado una de tus travesuras.

(Entre las amigas hay un intercambio de miradas picarescas y Nadia se acomoda relajadamente en el asiento, cierra los ojos y escucha (Abriendo los ojos) Lo más irónico fue cuando la enfermera llamó a la esposa del paciente y nos acercamos las dos. Se me olvidó por un momento que yo ya no estoy en el cuadro.

Liliana: Es que después de tantos años no es tan fácil salir, hay que hacerlo con cuidado para no caerse.

Nadia: Creo que me esta gustando estar afuera.

Liliana frena el carro se le acerca un Valet, y vemos en letras grandes el titulo de “Bar Viva la Vida y la Ve…vida”

Valet: Buenas noches, le estacionamos el carro?

Nadia: (enojada) Un bar., no lo puedo creer Liliana, llévame de regreso, no estoy acostumbrada a estos lugares.

Liliana: Ni lo sueñes, aunque necesite una grúa te bajo.

Valet: Decidan señoras.

Liliana: Un minuto, espéreme, en un minuto convenzo a mi amiga.

Nadia: Es que yo, Nadia Hassan, jamás he entrado a un lugar de estos y menos sin marido.

Liliana: No pretenderás que él nos acompañe con el oxigeno, el suero y la tal Renata.

Ambas bajan del carro.

Nadia: Que trampa me pusiste esta vez diablita?

Liliana: (Jalándola del brazo) Algo mmmm súper súper delcious, ni te lo imaginas, cierra tus ojos que yo te guío.

Nadia: Estas re loca amiga.

Liliana: Nadia, tienes que empezar a hacer cosas diferentes y no te preocupes no vamos a estar solas.

Nadia: (espantada, sorprendida) Acaso me estas insinuando algo sobre una cita a ciegas?

(Nadia abre los ojos y trata de regresar al coche el cual ya se lo llevaron y se queda parada impotente)

Liliana: No seas chiquilla. Tú solamente sígueme. No es lo que te imaginas, efectivamente es una cita pero no a ciegas. Ya lo conoces.

(Liliana la empuja hacia adentro y se ve mucha gente, luces fosforescente, etc…)

Nadia y Liliana caminan entre la gente

Nadia: (Gritándole al oído a Liliana) No quiero trasnochar, de haberlo sabido hoy no te hubiera contestado el teléfono. Yo, Nadia Hassan en un antro, que vergüenza!

Liliana: Por eso no te lo pregunte. Tienes que comenzar a hacer algunos cambios en tu vida.

Nadia: Claro, como tejer colchitas para mi próximo primer nieto.

Liliana: Que, tu abuela? Acaso Armando y Renata?

Nadia: (Riéndose) Como crees, de Laila y José Antonio.

Las amigas se detienen

Liliana: Felicidades amiga, pero mira como pasa el tiempo, solo fue ayer cuando juntas paseábamos en el parque con tus nenas y ahora lo haremos con tus nietos, porque yo si estoy en ese cuadro.

Nadia: Por supuesto que estas.

Las amigas se abrazan.

Ariel se les acerca

Ariel: No sabía que el volver a verme les causara tanta euforia.

Nadia muy sorprendida se le queda mirando.

Liliana: No seas tonto primo, la euforia no es causada por ti sino por algo más importante. (Le guiñe un ojo a Nadia)

Ariel le da un beso en la mejilla a Nadia y le susurra al oído

Ariel: ¡Que gusto volver a verte. (Separándose un poco y viéndola de arriba abajo) vengan les presento a mi amigo (este se ha acercado a ellos) Eduardo, es Argentino y uno de los socios de este lugar.

Eduardo les da la mano y un beso en la mejilla.

Eduardo: Mucho gusto, pero por favor vengan siéntense, aquí les reservé la mejor mesa.

Ariel: Y la mejor compañía.

Liliana: Presumido.

Eduardo: Regreso en un rato tengo que arreglar algo.

Ariel: Yo me quedo con este par de flores, (Tomando una rosa del florero y dándosela a Nadia) Como me va a odiar esta rosa. (Nadia lo mira sorprendido) Por la envidia de verse en manos de la mas hermosa flor.

Liliana: Mira primo, a Nadia, la traje casi arrastrando, así que compórtate como un caballero.

Ariel: Acaso yo puedo comportarme de otra manera?

Liliana: Se nota que no coincidimos en la definición de la palabra caballero.

Ariel: Entonces preguntémosle a Nadia cual es su definición.

Nadia: Un caballero jamás hace, o piensa hacer algo, que no haga feliz a la dama.

Liliana: Amiguita tu definición me sorprende.

Ariel: (parándose como un político prestando juramento) Juro solemnemente comportarme como un caballero, y si así no lo hiciere, que Dios y la patria me lo demanden.

Liliana: Wow! Y este juramento lo traes del ejército de allá, del .

Se les acerca Eduardo

Eduardo: Sh sh… (Alzando la copa) Brindemos por la belleza de las mujeres y los dolores del corazón que nos causan.

Liliana: (En quedito le dice a Nadia)  Será que a estos dos los tendremos que internar como a Armando?

Nadia: (sonriente) Seremos las causantes de la nueva epidemia masculina del corazón? (Riéndose entre ellas)

Ariel levanta la copa

Ariel: Queridas damas, seria mucho pedir que compartan vuestros rezos con nosotros?

Eduardo: Rezos? Pero amigos en cual de nuestras religiones vamos a rezar?

Ariel: Que les parece en la del amor.

Nadia: O por qué no en la oración de la paz?

Eduardo: Creo que podemos formar el nuevo movimiento en pro de la paz.

Ariel: Hablando de movimientos, movamos el esqueleto (se para y se dirige a Nadia) Me haría el favor de volverme a pisar, con sus bellos piececitos? (Nadia sonriente se para)

(Eduardo parándose se acerca a Liliana)

Eduardo: Me gusta seguir los buenos ejemplos, bailamos?

Cámara enfoca a los 4 bailando separados y después se escucha una romántica, close up de la cara de uno y del otro de los hombres.

Ariel y Eduardo: (en off) Ser caballero es hacer feliz a la dama.

Ambos amigos se guiñen el ojo.

Fin de escena

 

Después de unos días en el salón de la casa de Nadia se encuentra esta platicando con su hija Karina.

Karina: Mamá quiero comentarte algo.

Nadia: Dime hija.

Karina: Silvia Cervantes me invito a pasar con ella las navidades en Paris.

Nadia: Pasar las navidades en Paris?

Karina: Ella desde hace un año vive ahí, esta pintando la vida en esa  bella ciudad. Es una gran oportunidad para mí. Además, no se si te acuerdas que éramos muy buenas amigas. Seria fantástico encontrarnos después de tantos años.

Nadia: Ah! Ya me acuerdo de Silvia, esa muchachita tímida que ni tu chispa la hacia reaccionar.

Karina: Pues su timidez la volcó en la y es bien famosita. Incluso enseña   en el instituto de  Artes de Paris.

Nadia: No me digas. No me imagine que Silvia hubiera florecido así. Y desde cuando están en contacto?

Karina: Hace como seis meses, la encontré en el facebook.

Nadia: En el que?

Karina: Es un sitio del Internet, otro día te explico.

Nadia: Sabes, pensándolo bien, creo que te haría bien alejarte un poco de la rutina.

Karina: Me duele dejarte sola ya que Laila y José Antonio se van a las Vegas.

Nadia: Si, ellos me invitaron. Pero tu sabes Karina que las navidades  me gustan pasarlas en casa, además no quiero ser un estorbo.

Karina: Tu nunca serás un estorbo (le da un beso en la mejilla).

Nadia: Además mi amiga Liliana, no me ha dado tiempo de respirar mi libertad. Me tiene de un lugar a otro.

Karina: (interrumpiéndola) Si, al principio te vi mal, pero cada día te noto mas recuperada, más feliz, más joven, en cambio a papá…

Nadia: (interrumpiéndola) Te quiero mucho hija y por supuesto me da un no sé que… que te vayas tan lejos, estas segura que quieres hacer este viaje ahora?

Karina: Si mamá, estoy segurísima.

Nadia: La verdad es que hubiera preferido que pasemos las Navidades juntas, pero si eso es lo que tú deseas, no tengo más que desearte un feliz viaje y pedirte que te cuides mucho.

Karina: Gracias mamá, sabia que podía contar contigo.

Nadia: Y por cuanto tiempo se va mi chiquita?

Karina: Alrededor de un mes más o menos.

Nadia: Acuérdate que cuando regreses tienes que prepararte para tu graduación.

Karina: Si mamá, yo creo que es hora que la futura más guapa y joven abuelita, empiece a preocuparse por si misma, y a lo mejor cuando regrese te encuentre estrenando galán.

Nadia: ¡Ay! Hijita, eso no esta en la lista de mis prioridades.

Fin del capitulo 5

Más Artículos en esta Serie

<< Nadia, 4ta. ParteNadia, 6ta. Parte >>
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorJudíos pesados y livianos: el futuro de las comunidades judías en latinoamérica
Artículo siguienteEnfermedades: Conspiración, 1ra. Parte

Nacida en México emigra, junto con sus hijos a Israel en 1975. Tiene en su haber la novela "Nadia", un libro de poesías denominado "Soy" y su más reciente creación, un libro de poemas y prosas titulado "Tejiendo La Vida" (2009).

Ha participado en varias antologías y ha sido representante de escritores en Zaragoza, España. Pertenece a las Peñas Literarias de Raanana en Israel y además estudia teatro con directores latinoamericanos.

Escribió una pelicula basada en su novela "Nadia" y actualmente esta traduciendo al hebreo su película "Agentes de Seguridad".

Sus colaboraciones en "Foro" han sido por años aunque por su lejanía sus intervenciones resultan esporádicas.