Justifica que deje sobre la mesa de análisis de mis lectores, tres preguntas sin respuesta sobre el , que los expertos divagan actualmente, después de casi dos años de pandemia, situación que habla por sí sola de la dificultad, complejidad y profundidad del problema, del cual estamos, a mi juicio, aún lejos de superarla, a pesar de las peregrinaciones optimistas de la OMS, que ve el final del túnel muy cerca, indicando incluso que la pandemia ha pasado a ser endemia, así en un abrir y cerrar de ojos. No creo que estemos en ese andarivel, por una razón muy simple, la vacunación que es la única arma visible, valorable y única para superar el problema, esta no alcanza el 50% a nivel mundial, lo que nos ubica en la lacerante verdad, de que nuevas mutaciones aparecerán, causando serios estragos a la población humana, pues el virus encontrará su campo idóneo para multiplicarse, replicando su figura, y con ello, fallar en la réplica, causando situaciones benignas o malignas, imposible de predecir. 

En este complejo panorama, tres preguntas preocupan a los entendidos: a) el origen del virus: b) la dosis infecciosa del virus y c) el nivel de anticuerpos necesario para prevenirlo, respuestas fundamentales para fortalecer la lucha mundial de esta pandemia. Sobre el origen, existe confirmación de que el virus surgió de los vampiros, lo que está en duda, es de qué manera infecto al hombre; la investigación involucra a varias especies de animales que fueron los causantes del problema, descartando de plano, la fuga del virus del laboratorio.  La dosis infecciosa, es otro enigma, no está claro aún, la cantidad de partículas de virus son suficientes para que una persona se contagie, los expertos aclaran que, en el caso de la influenza, basta que la persona inhale 10 partículas para infectarse; en MERS, son necesarias miles de partículas para causar una infección. Sobre el nivel de anticuerpos, no se sabe con certeza la cantidad de anticuerpos que una persona debe producir para ser considerada protegida, solo se conoce el nivel de anticuerpos que una vacuna produce, siendo esa cualidad útil para seleccionar la vacuna a aplicarse.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorSebastián Yatra ya tiene pasaporte español: “Soy ciudadano español por los judíos sefardíes”
Artículo siguienteEl miedo
Originario de Zaruma, El Oro, Ecuador, José Manuel es Doctor en Medicina Veterinaria y Zootécnica por la Universidad de Guayaquil. Ha recibido diversos reconocimientos por sus actividades académicas y culturales. Editorialista y colaboradr en diversos diarios como La Hora, El Universo y El Comercio entre otros. Es también autor de varios libros entre los que destaca la novela costumbrista "Relámpago y algunas expresiones escondidas" así como libros técnicos relacionados con su profesión.