Diario Judío México - Por fortuna, hoy el ISIS ha dejado de ser noticia espectacular. Luego de haber tenido bajo su control un tercio del territorio iraquí y buena parte de Siria, y de haber establecido ahí su califato que impuso la ley islámica en su versión más cruel y fundamentalista para regir con ella las vidas de millones de personas residentes en esa área del tamaño de Gran Bretaña, ha sufrido una contracción tal de las zonas en su poder, que para estas fechas ya sólo conserva un enclave en el valle del Éufrates al noreste de Siria.

Y ese enclave está en gran riesgo de desaparecer, debido a la acción conjunta de los operativos militares de y de las Fuerzas Democráticas Sirias, responsables éstas de haber liberado hace un año, con un monumental costo en vidas, la ciudad siria de Al Raqa. De tal suerte que ISIS ya perdió 98% del territorio que llegó a controlar en sus mejores tiempos.

Para una organización como ISIS, que fundaba su proyecto político-religioso en el mantenimiento de una base territorial amplia y firme usada como trampolín imprescindible para su avance, el encogimiento y casi desaparición de dicha base ha sido un golpe demoledor. Como lo ha sido también la pérdida de entre 27 mil y 31 mil combatientes extranjeros que desde Europa, Canadá, , África y diversos países de Oriente Medio llegaron en los momentos de auge del califato a contribuir a la causa de la guerra santa contra los infieles. La mayoría de esos hombres y mujeres que sobrevivieron ha regresado a sus lugares de residencia, representando, por cierto, un desafío y un dilema en cuanto a los términos convenientes para su reinserción social.

Aun así, ISIS sigue lanzando proclamas firmadas por “los soldados del califato”, mientras que su líder máximo, Abu Bakr al-Baghdadi, después de largos periodos de silencio que alimentaron la versión de su muerte, ha vuelto a hacerse oír, insistiendo en que su misión continúa viva.

De acuerdo con un reporte de la ONU al respecto, publicado en agosto pasado, ISIS aún posee cerca de 30 mil miembros en Irak y Siria, sin embargo, tal como lo reporta el analista Adam Hoffman en un artículo publicado por el Moshe Dayan Center de la Universidad de Tel Aviv, ISIS ha tenido que reformular su estrategia.

Ante sus derrotas y la consecuente imposibilidad de seguir gobernando tiránicamente ciudades y aldeas, ha pasado a la actividad guerrillera en varias de las zonas antes bajo su control en el norte de Irak y en Deir al Zour, en Siria. Sus ataques ahí son indiscriminados y mantienen en vilo a los habitantes de esas regiones, temerosos de que, en cualquier momento, se infiltren combatientes del ISIS que merodean en la zona para embestir mediante pillaje, asesinatos y secuestros.

De cierta manera, ISIS, que funcionó de 2014 a 2017 como un proto-Estado, está regresando a sus orígenes de movimiento de guerrilla. Sus golpes han vuelto a ser parecidos a los de Al Qaeda, organización de la que ISIS se escindió en algún momento para tomar su propio camino.

Es así que la evaluación del estado de cosas actual, con respecto a la capacidad letal y desestabilizadora del radicalismo islámico, indica una disminución de su amenaza, comparativamente con el periodo de auge de ISIS. Pero es imposible saber por ahora si esto es algo que se consolidará o si se trata tan sólo de un respiro temporal. Porque sus células siguen dispersas y a la espera de mejores tiempos para recuperar el terreno perdido.

FuenteExcelsior
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSeñales Financieras: Empiezan a correr los cien días del mandato de AMLO
Artículo siguienteEl primer día
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.