Nació en Viena el 8 de febrero de 1878, a los res años fue abandonado por su madre y sus abuelos paternos lo criaron hasta los 14 años cuando se fue a vivir con de padre, Carl Buber en Bukovina. Su abuelo, Salomón Buber, era líder de la comunidad judía, hassid, editor de Midrashim. El pequeño Martin fue educado en un ambiente de varios idiomas, llego a saber siete y a leer 4, español inclusive,

a los 14 años empezó a preocuparse por imaginar y conceptualizar la infinidad del tiempo y empezó a leer, y ser conquistado por la filosofía. Estudio en las universidades de Viena, Leipzig y Berlín filosofía, del arte y un poco de psiquiatría. El pequeño Martin llego a ser autor prolífico, erudito, traductor y activista político, educador cuyos escritos – en alemán y hebreo principalmente- van del misticismo judío a la filosofía social, estudios bíblicos, fenomenología y antropología filosóficas, , educación y arte.

En 1904 leyó el testamento de Rabí , el Baal Shem Tov, fundador del Hassidismo, un movimiento religioso desarrollado en el siglo XVIII. En ese movimiento los sentimientos son muy importantes y se opone al intelectualismo aristocrático del rabinismo. Fue uno de los motivos importantes en la obra de Martin Buber que vio la importancia que tendría en el desarrollo religioso del Estado Judío. Tuvo la idea de pensar el Hasidismo fuera del contexto de la Kabalah y delinear su perspectiva dentro del pensamiento occidental, buscando en la espiritualidad del Hassidismo una respuesta a la crisis del occidente después de las guerras mundiales.

Fue líder del movimiento sionista y editor de su periódico. En 1916 empezó a escribir Yo y Tu que sería el libro más destacado de su producción filosófica y se publicó en 1923, En su filosofía, el dialogo puede definir la naturaleza de la realidad, la existencia humana se puede definir por la forma en que nos comprometemos en un dialogo , cada uno con otro, con el mundo, con Dios, el Tu absoluto.

Los humanos pueden asumir dos actitudes con el mundo: Yo-tu, y, Yo-eso, de sujeto a sujeto o de sujeto a objeto, a cosa. La primera incluye todo el ser y es un encuentro con otro sujeto de reconocimiento mutuo, de reciprocidad entre dos individuos conscientes uno del otro como una unidad de ser que se compromete mediante un dialogo. Esta relación crea al sujeto. En la relación con el objeto, el Yo y eso, el sujeto es también objeto, ajeno, un medio para analizar el mundo y describirlo, no se puede escapar de ella. En el Yo y Tu el otro es universal sin estar sometido a clasificación o limitaciones, el tu no es reducido a características espaciales o temporales. En cambio, Yo y Tu Participan en un proceso vivo, dinámico, dialógico. Concebir al otro como eso es tomarlo como clasificado y, por lo tanto, presublimé y manipulable. En cambio, ambos, el yo y el tu, sin distinción genérica, son participan en la relación elegida como polaridades cuyo centro es ‘entre’.

Las acciones del individuo deben ser guiadas por la relación Yo-Tu. Así la filosofía del dialogo personal puede ser un método de investigación ética y definición de la naturaleza de responsabilidad personal.

El mismo año de 1923 fue nombrado profesor, el primer, en ‘Filosofía, Religión y Ética Judías’ en la Universidad de Frankfurt. Posición que le fue prohibida por ser judío diez años más tarde, Buber continuo trabajando fuera de la universidad en sus diálogos Cristianos-Judíos y la educación judía. Se dedicó a la ‘resistencia espiritual’ contra el nazismo en la educación para darle una base positiva a la identidad judía ensenando , Biblia y Talmud en Frankfurt y Berlín y fue uno de los ‘archi-judios’ de los nazis que le prohibieron hablar en público o en sesiones cerradas de organizaciones judías, continuo dirigiendo el centro para estudios judíos que había fundado hasta su emigración a en 1934.

En ayudo a la creación de la Universidad Hebrea de Jerusalén, sabía muy bien hebreo, pero hacia sonreír y reír por su acento ashkenazi, pronto lo remedio y fue director del Departamento de Sociología hasta que se retiró en 1951. De 1949 a 1953 fue director de la Escuela para Maestros basada en diálogos con los alumnos y ofrecía atención psicológica a los llegados de los campos de detención. Desde el principio de sus actividades políticas defendió la unidad de árabes y judíos al termino del mandato británico. Fue uno de los fundadores del Brit Shalom la liga pro acercamiento entre árabes y judíos, fue propuesto para el premio Nobel por la Paz en 1959. Recibió premios destacados de diferentes países y el que más lo conmovió ocurrió en su cumpleaños 85 cuando 400 alumnos de la Universidad Hebrea se reunieron fuera de su casa y lo nombraron miembro honorario de su Unión de Estudiantes.

Levinas escribe que Buber “enseno al mundo occidental que el existe como una forma contemporánea de vida y pensamiento. Pero también enseno que el mismo que otra vez expuesto visiblemente al mundo exterior, esta presente de manera distinta a la participación de sus intelectuales asimilados y ‘desjudaizados’ en la vida espiritual del occidente. Buber es uno de los raros pensadores y escritores judíos que, aunque dedicado a temas judíos, pertenece con extraordinaria naturalidad, espontaneidad y presencia a la literatura universal….trato todos los temas de nuestros días al principio del siglo XX, trascendiendo toda la cultura teológica y cultural, mas allá de la ortodoxia …vio el como una civilización viva de admirable madurez y lo puso como socio igual y pleno en el foro occidental.”

Martin Buber murió el 13 de junio de 1965.

Se suspendieron las clases en la Universidad y largas filas de alumnos lo acompañaron para despedirse de él en el cementerio de Jerusalén.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorActo emotivo en Plaza 25 de Mayo
Artículo siguienteRevolución en el transporte público de Israel
Nació en la Ciudad de México, terminó sus estudios de Filosofía en la UNAM, es Escritora y traductora. Actualemente reside en Israel.