Recompensa y castigo

Por:
- - Visto 1183 veces

Levítico, el tercer libro de la Torá, finaliza con una larga y detallada lista de recompensas y castigos divinos. El pueblo de Israel es advertido de antemano que, si bien la prosperidad y bendición será el resultado de su fidelidad a la alianza con Dios, la desgracia y el desastre serán la consecuencia de su infidelidad.

A primera instancia, esto parece fácil de ser tragado. Si “de la manera como mides serás medido” es un aceptado principio regulador en la vida, ¿por qué no creer en la retribución divina?

La doctrina bíblica de recompensa y castigo, sin embargo, va más allá de una simple fórmula matemática de causa y efecto. Forma parte de una compleja red de ideas que vinculan la comprensión humana de Dios con conceptos como el bien y el mal.


La manera como el libro de Levítico entiende la recompensa y el castigo, contradice la experiencia. Profetas como Jeremías y Ezequiel, por ejemplo, muy tempranamente argumentaron en contra de la doctrina de la responsabilidad colectiva establecida por los sacerdotes de Levítico, una doctrina que incluía el castigo de los hijos por los pecados de los padres.

El rabino Eugene Borowitz, uno de los teólogos judíos y filósofos líderes de esta generación, ha argumentado convincentemente que la justicia de Dios, fundada como lo está en la libertad humana, daría rápidamente paso a un comportamiento automatizado si cada acto bueno sería recompensado y cada acto malo castigado.

“Eso produciría el comportamiento buscado por Dios,” dijo el rabino Borowitz, “pero sólo a costas de la disolución del libre ejercicio de la voluntad. Si Dios desea que la gente sea significativamente libre y logre ser justa a utilizando su don único de la libertad, la recompensa y el castigo de Dios no pueden ser mecánicos.”

Frederick S. Plotkin, el desaparecido director de la División de Humanidades de la Yeshiva University en Nueva York, afirma esta misma idea desde una perspectiva diferente. Los seres humanos no pueden controlar a Dios siendo buenos: “Dios no está obligado a venir al oír el chasquido de los dedos morales del buen ser humano.”

Si la humanidad del siglo 21 no puede aceptar literalmente algunas de las doctrinas bíblicas de la recompensa y el castigo, tal como la que se expone en el capítulo 26 del libro de Levítico, esto no significa que se trata de un principio falso e inútil.

La totalidad del TaNaKh tiene por objetivo transmitir el mensaje de que las acciones humanas tienen repercusiones incorporadas en el agente mismo. En palabras del biblista Klaus Koch, profesor emérito de la Universidad de Hamburgo, Alemania:

“No hay hueco alguno entre el acto y la consecuencia en el que se pueda insertar una cuña de la retribución divina. El papel de Dios no es otro que el de aceitar los mecanismos y revisar los interruptores; nunca necesita interferir para mantener la máquina en marcha, y jamás se le ocurriría insertar un palo en la rueda “.

El concepto de recompensa y castigo significa que a largo plazo las buenas acciones producen buenos resultados y las malas acciones conducen a un mundo de maligno.

Acerca de Moshe Pitchon

Moshe Pitchon es un pensador judío y el director de BY un centro de estudios e investigación del judaísmo contemporáneo basado en el sur de la Florida en los Estados Unidos.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


El tamaño máximo de subida de archivos: 300 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí

Artículos Relacionados: