Diario Judío México -  

Las olimpiadas 2016 ya quedaron atrás y comenzamos a esperar los nuevos eventos deportivos, cada uno con su preferencia. No desmentiré que el futbol, el baloncesto y algunas otras competencias que son verdaderos espectáculos artísticos son los que más me atraen.

Y sin embargo, esta olimpiada despertó mi atención a otros eventos olímpicos.

En la nota anterior resalté la importancia de Alemania en la selección olímpica de Palestina.

Y precisamente fue Alemania uno de los países más mencionados en la actual olimpiada y no solo por sus logros deportivos con sus 422 deportistas sino por hechos históricos relacionados con este país. La olimpiada en Berlín 1936 se hizo estando el régimen nazi en el gobierno y habiendo ya institucionalizado las leyes racistas y antisemitas de Nurenberg, adoptadas el 15 de septiembre de 1935.  Se cumplieron 80 años de aquella olimpiada en la cual los nazis hicieron todo tipo de manipulaciones cosméticas para disimular lo que realmente estaba ocurriendo. Tal como figura en varios enlaces que he visto, extraigo de uno.
Durante dos semanas en agosto de 1936, la dictadura nazi de Adolf Hitler camufló su carácter racista y militarista mientras era anfitrión de las Olimpíadas de Verano. Dejando de lado su agenda antisemita y los planes de expansión territorial, el régimen explotó las Olimpíadas para impresionar a miles de espectadores y periodistas extranjeros presentando la imagen de una Alemania pacífica y tolerante. Tras rechazar una propuesta de boicot contra las Olimpíadas de 1936, los Estados Unidos y otras democracias occidentales perdieron la oportunidad de adoptar una postura que — según manifestaron algunos observadores del momento — podría haber limitado el poderío de Hitler y respaldado la resistencia internacional a la tiranía nazi. 

Otro párrafo digno de destacar

Como un gesto simbólico para aplacar la opinión internacional, las autoridades alemanas permitieron que la esgrimista alemana de origen judío Helene Mayer representara a Alemania en los Juegos Olímpicos de Berlín. Se alzó con la medalla de plata en esgrima individual femenino y, como todos los demás medallistas alemanes, realizó el saludo nazi en el podio. Después de las Olimpíadas, Mayer regresó a los Estados Unidos. Ningún otro atleta judío compitió para Alemania. Sin embargo, nueve atletas judíos ganaron medallas en las Olimpíadas nazis, incluida Mayer y cinco húngaros. Siete atletas masculinos judíos de los Estados Unidos fueron a Berlín. Al igual que algunos competidores judíos europeos en las Olimpíadas, muchos de estos jóvenes hombres fueron presionados por las organizaciones judías para boicotear los Juegos Olímpicos. Como en ese momento la mayoría no conocía a fondo la magnitud ni el propósito de la persecución nazi de los judíos y otros grupos, estos atletas decidieron competir.

Considero que por mucho menos EEUU boicoteó las olimpiadas de Moscú 1980 y ello implicó que otros países se adhirieron al embargo. De la Wikipedia extraigo La República Popular China, enemistada con la Unión Soviética, tampoco concurrió a los Juegos de Moscú. Del total de 66 estados que se abstuvieron de participar, el Comité Olímpico Internacional estima que entre 45 y 50 lo hicieron por plegarse a la iniciativa estadounidense [2].

Entonces, 1980, Alemania se conformaba con dos países y por supuesto Alemania Oriental participó y Alemania Occidental se abstuvo.

 

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorMás allá de lo possible, más allá de lo imaginable
Artículo siguienteDelegación empresarial de Turquía llega a Israel
Julio Ioseph May (Yossi) nació en Entre Ríos, Argentina. Es Contador Público de la Universidad de Buenos Aires. Desde 1973 viviò  en el Estado de Israel y a partir de febrero 2014 reside en Barranquilla, Colombia. En vistas a la tercera edad comenzó a practicar su sueño de escribir que lo acompañó desde chico.Participa activamente en variados grupos literarios del internet. Comparte publicaciones de cinco antologías: De Paz y De Guerrasy Lazos Umbilicales publicadas en Israel en 2007, "primer antología" de Muestrario de Palabras (2007) y Libro del Haiku, Ediciones Artesanales Santoamor (2008) ambas en Buenos Aires. Pensamiento Antologico Universal, La poesia purifica la vida humana, Congreso Universal de Poesia Hispanoamericana, publicada en Mexico 2010. La revista virtual Palabras al Sol publicaba regularmentecuentos y poemas de su autoría. Su preferencia es la narración.