Diario Judío México - Los askanim y numerosos amigos de KKL Mexico se presentaron para saludar a la máxima representante del Estado de Israel en Mexico y augurarle el mayor de los éxitos.

Al tomar la palabra, el director de KKL en Mexico, Sr. Moty Cohen, presentó a la Embajadora dando lectura a su CV y destacando un largo camino diplomático en varios países europeos, y una impresionante carrera academica.

Asimismo mencionó que KKL Mexico se enorgullece de 84 años de actividad ininterrumpida en el seno de la comunidad Judía de Mexico, años de conscientización y de educación, ostentando con mucho orgullo una larga lista de proyectos concluidos en Israel.

El Sr. Moises Shamah, presidente de KKL Mexico, agradeció a la Embajadora por su visita.

La Embajadora se mostró muy emocionada y agradecida por la calurosa bienvenida y ofreció ponerse a disposición de KKL para apoyar su futuras actividades.

Fuente: Keren Kayemet Leisrael

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEl 2 de Octubre de 1968 era Yom Kipper
Artículo siguienteLos Judios en México desde 1519 a 1997

Keren Kayemet Leisrael (Fondo Nacional Judío). Es una organización no gubernamental fundada en 1901, en el marco del Movimiento Sionista, con el objetivo inicial de adquirir tierras como paso fundamental para el retorno del Pueblo Judío a su tierra ancestral.

En la actualidad, moviliza recursos materiales, humanos, tecnológicos y financieros para desarrollar la Tierra de Israel, haciéndola apta para la forestación, la agricultura y la urbanización.

KKL es una organización lider en la lucha contra la desertificación y las acciones para mejorar el medio ambiente, plantando bosques, construyendo reservorios de agua, y áreas de turismo y recreación. Todo esto sustentado en programas educativos que promueven el vínculo permanente entre el pueblo judío y su Tierra y la responsabilidad por el cuidado ambiental.

En julio de 2004 la Organización de las Naciones Unidas le concedió el status de ONG por su valioso aporte a la humanidad.