Diario Judío México - Dada la actual “bimestralidad de la revista” su director me informó que adelantaríamos el tema de esta fiesta que celebraremos en octubre, para el presente número; por ello, investigando el aspecto histórico de esta celebración, que en español se traduce como “alegría de la Torá”, encontré que en realidad empezó a “festejarse” en la Diáspora, después de la expulsión de los judíos de Judea.

Entre tantas conmemoraciones obligadas que recuerdan eventos tristes, algunas catastróficas en los que muchas veces ayunamos, como en Tishe Be Av, o Tanit Gedalia, en que quisiéramos desgarrar nuestras vestimentas y untar cenizas en nuestro cabello. Hacía falta un poco de alegría de “laissez Faire” dejarse ir como en Purim.

La ocasión: Celebrar la Torá, no como un objeto, sino como un texto sagrado. Celebrar nuestra Historia, nuestros Estatutos, nuestro Monoteísmo. Nuestra Ética, expresa nuestro amor a D`os, nuestro amor a Israel. Ajavat Israel. La Torá es la esencia del judaísmo. Al mismo tiempo es algo sagrado. En la sinagoga cantamos: Haleluya Shiru L`Adonai. Luego Sim Shalom Tova, Vezor Atora Asher Sam Moshe Lifne Benei Israel Ube Letzion Goel Lefaneja Amo Israel. Es un documento canonizado. Un canon, es como un punto final. A los textos a las Parashot, no se le puede quitar ni agregar nada. Por eso se dice que es un documento “canonizado”.

¿Cuándo exactamente empezó a celebrarse “Simja Torá” como lo conocemos hoy? No lo sabemos, pero fue en la Diáspora, fue en el exilio. La mayoría de los rezos en el Sidur, en el Majzor, fueron compuestos en el exilio. Todas las melodías, los Nigumin fueron compuestas en la Diáspora. Eso incluye los diferentes rezos de todas las comunidades religiosas de hoy. Los de los Ashkenazim el Davenen, las Brajot. El Nussaj, que puede diferir de una comunidad a la otra. Los de los Sefaradim los de las comunidades Shamis y Jalevis. Hay rezos que se pueden omitir, otros que se pueden agregar.

Los que reconocen y rezan desde el siglo XIX los conservadores y los de los reformistas. Mientras que los primeros rezan en hebreo, en Ivrit, con sólo algunos rezos traducidos al idioma local, que puede ser español, inglés, francés, húngaro o árabe, etc. Los ortodoxos rezan sólo en hebreo y en arameo. Los reformistas rezan mayoritariamente en alemán o en inglés. En Israel sin embargo hay sinagogas reformistas que rezan todo en Ivrit. Los conservadores se denominan en Israel Mazorim “los que siguen la tradición”.

Los contenidos de los sidurim y de los majzorim, a diferencia de las parashot de la Torá, estan abiertos. Es decir se pueden agregar rezos o bien omitirlos.

La comunidad Bet- El de México es la única que ha agregado en sus rezos de shabat una sección dedicada a Yom Hashoa, compuesta por el Rabino Marcelo Rittner.

Simjat Torá es una de las festividades más bellas en la Liturgia Judía. En muchas sinagogas se “sacan” las Torot del Aron Kodesh se abrazan y un miembro, un Mitpalel con el Rabino, bailan con la Torá en sus brazos. Al son de alguna melodía adecuada, generalmente Vezod Hatora.

La festividad también se distingue por dar la oportunidad a todos los presentes de participar en la lectura de la Torá, si no es en este año, será el año entrante.

Este es un honor inusitado. Recientemente el papa Benedicto XVI, organizó “días de lectura” continuos de todas las parashot del “Antiguo Testamento” en voz alta. Participaron varios obispos y un rabino. No podemos olvidar que la Torá y el monoteísmo son la base de tres religiones, la Judía, la Cristiana y el Islam.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorBoberías y algo más
Artículo siguienteJudit