Diario Judío México - Cada vez que desee usted juzgar algo o a alguien recuerde: “Escondida debajo de todas mis ideas y pensamientos preconcebidos se encuentra algo bello, limpio de infinito valor”. ¿Cómo se puede cambiar la percepción de una situación o de una persona con el objeto de experimentar compasión y amor? Los siguientes pasos pueden ser de guía para percibir al mundo de una nueva manera:

En este momento, cada quien tenemos formas específicas de mirar el mundo y a nosotros mismos. Estas formas de mirar son como lentes a través de los cuales observamos; a estos lentes les llamaremos “esquemas”.

Algunos de estos esquemas nos llevan a tener tranquilidad interna, a tener auto-estima y a tener paz mental. Otros esquemas nos conducen a tener tensión, a tener una auto-estima baja, a tener miedo constantemente y a no confiar. Después de darse cuenta que uno puede ahondar y estrechar las relaciones con otras personas, el primer paso a dar es de reconocer la habilidad de determinar cuales esquemas son valiosos y cuales no lo son. Los esquemas que valen son los que nos llevan a tener paz mental. Y por el contrario, los que no son valiosos son los que nos llevan a conflictuarnos. La confianza no se da a menos de que se deseche la autopercepción falsa y negativa de nuestro pasado, la cual proyectamos al futuro. La lista de los esquemas negativos es interminable, sin embargo presentamos algunos muy comunes: “si no me cuido me muerden”, “no hay quien vea por mí”, “mi auto-estima depende de lo bien que me presente al mundo”, “el que muere con más “juguetes” es el que gana”, “mis logros son los que determinan mi valor”, “soy la víctima del mundo”, “las cosas malas sólo me suceden a mí”, “no tengo confianza en el amor”, “no creo en nadie”, etc.

Para comenzar a reconocer lo que es valioso y lo que no lo es, dese cuenta, concientice de como utiliza los esquemas negativos. No es tan importante que identifique y analice todos sus esquemas; es mucho más importante que comience a reconocer que cada vez que usted tiene una pena, “siempre hay otra forma de ver el mundo”. Para las personas conflictivas, cerradas de mente y arrogantes, este enunciado no significa nada; éstos dicen: “sólo hay una manera de ver las cosas, y la mía es la correcta y verdadera”.

Para confiar y amar con más plenitud, un individuo debe estar dispuesto a volverse más flexible en sus pensamientos. Está en ellos la determinación de hasta que punto queremos y podemos confiar en nosotros mismos y en los demás.

Para poder desprenderse de nuestros recuerdos y experiencias dañinos, necesitamos tener la voluntad férrea de traerlos al presente y subirlos a nuestro consciente, cambiar la percepción de ellos, para después desprenderlos y dejarlos ir a través del perdón. Si mantenemos ocultos nuestros sentimientos, solo colocaremos una barrera a nuestra capacidad para dar y aceptar el amor.

La mente puede funcionar de dos formas: basado en el ego o en el inconsciente. La primera está basada en temores y siempre conduce a conflictos internos. Está compuesta de 10 preceptos: “1. El temor es real. 2. La culpabilidad es buena. 3. El pasado esta basado en la realidad. 4. El futuro se debe controlar; 5. Estoy solo casi siempre; 6. La defensa y el ataque tienen sentido si quiero estar protegido; 7. El juicio conduce al cambio; 8. Las comparaciones ayudan; 9. Estar en lo correcto es importante; 10. El culpar me hace sentir mejor”.

El segundo aspecto, o guía interna, está basado en el amor, y también tiene 10 mandamientos: “1. El amor es mi centro; 2. El perdón es la clave de la felicidad; 3. Este momento es la base de la realidad; 4. El cambio es parte de mi; 5. Yo soy parte de la vida; 6. Prodigar compasión da siempre resultados positivos; 7. La aceptación conduce al cambio; 8. Observar el alrededor trae felicidad; 9. Ser feliz es importante; y 10. Yo soy el único responsable de como me siento”.

Cuando decimos: “hay otra manera de ver el mundo” ya estamos en el proceso de cambiar del ego al inconsciente, y ésto es: “CONFIAR EN UNO MISMO”.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEl conflicto árabe-israelí, Parte 2 y última
Artículo siguienteMi celular y yo
Sus estudios comprenden Filosofía, Tanatología, Superación Personal y Psicología Transaccional. Sus publicaciones se vinculan sobre estos temas, sobre todo en la relación íntima entre el consumo de los alimentos y la salud, aunados con el estilo de vida de las personas. Posteriormente, se dio cuenta que podría también relacionarse con el factor hereditario y los ejemplos en el hogar.Escribió un libro con más de 900 recetas de cocina, todas con el objetivo de enseñar debidamente a los enfermos de diabetes, colesterol, obesidad, hipertensión y cardiovasculares a alimentarse sanamente. Ha publicado más de 1000 artículos en diferentes medios escritos, incluyendo periódicos tanto en español como en inglés.Ha efectuado dinámicas de grupos, conferencias y enseñanzas sobre la alimentación y salud en instituciones hospitalarias. Su participación de muchos años en la revista "Foro", sigue siendo continua y de mucho interés, para lectores nacionales y del extranjero.