Diario Judío México - Cuando el fútbol rebasa todos los límites de la pasión, cuando el grito de gol atorado en la garganta lleva meses sin poder salir, cuando ves a la selección nacional de fútbol jugar en un estadio con más de 100,000 voces alentando sin parar, cuando el “cielito lindo” se escucha desde Santa Úrsula hasta las torres de Satélite, cuando el deporte se vuelve mucho más que un simple juego de 11 vs 11.

Meses de incertidumbre, de dudas, de fracasos, de problemas sin solución, de una prensa buscadora de culpables, y unos culpables buscadores de pretextos, de un plantel sin convicción, que hoy tiene sumergida a la selección nacional en una crisis más grande que el mismo Estadio Azteca; pero, dependiendo del cristal de donde se mira, nos arrastra a todos los que estamos ligados voluntaria e  involuntariamente a la misma: jugadores, prensa, dueños, televisoras, patrocinadores, comercios, aficionados.

Se acabó, llegó el momento,  el que no ve para adelante solamente prorroga el abismo… El viernes a las 20:30 hrs la selección nacional jugará un partido que, sin duda alguna, definirá el rumbo de los próximos 4 años.

No sé si sepan o si les interese saber, pero que la selección gane el viernes en la noche es un hecho que nos conviene absolutamente a todos los que vivimos en este país. Desde el restaurante más pequeño en la ciudad hasta la más grande empresa de medios de comunicación

No hay excusas, nuestro antagonista principal, el malvado de la historia, el enemigo más peligroso, ese que es peor aún que Masiosare o que el “Peje” ya se fue, Chepo dejó la selección y ahora llegó el hombre que todos pedían, el que conocemos como el “Rey Midas”, el “Vasco” del 2013, el gran salvador, la gran esperanza, el ansiado Víctor Manuel Vucetich.

Ha llegado el momento de que los que tienen la oportunidad, los 11 jugadores que salten a ese rectángulo verde con líneas en cal blanca, al que yo llamo el “campo de batalla”, demuestren su amor a la camiseta.

Llegó el momento de soplarle a la última “Vela” del pastel para siempre. de dejar atrás a los que nos dejaron a nosotros, de alentar a los que juegan por nosotros, y de gritar todos al mismo tono y son, GOL.

Este país necesita una alegría en tiempos donde abunda la tristeza. necesita, debe y va a estar en Brasil 2014. Con escala en Auckland, Nueva Zelanda o con vuelo directo, ya en estos momentos el medio no nos importa, únicamente el fin.

¡Vamos !

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorEl populismo de Lapid
Artículo siguienteEl purgatorio de los deportados
Ex-Alumno del Colegio Hebreo Tarbut y actual pasante de la licenciatura en Psicología Organizacional en la Universidad de las Américas, Ciudad de México. Jugador del fútbol del CDI desde los 5 años. Aficionado del deporte, orgulloso de sus raíces judías, y amante del Estado de Israel.