Diario Judío México - El gobierno de adoptó recientemente una resolución que avergüenza, a nuestro criterio, a la democracia israelí y que por ende, esperamos haya tiempo aún de cambiarla. Al debatir el destino de 1200 hijos de trabajadores extranjeros que se hallan ilegalmente en el país, se anunció que 800 de ellos podrán quedarse en , pero que los otros 400 deberán irse y serían expulsados 30 días después de la publicación oficial al respecto.

No perdemos de vista los 800 autorizados a permanecer en , ya que para criticar lo que nos parece incorrecto, no es necesario quitar valor a la parte positiva de la resolución. Pero no podemos hacer caso omiso del hecho que si los números hubiesen dependido del Ministro del Interior Eli Yshai del partido ultraortodoxo SHAS, todos estarían destinados a expulsión.

La distinción entre los dos grupos fue aprobada de acuerdo a ciertos criterios, permitiéndose que permanezcan en aquellos niños o adolescentes que en el año lectivo que finalizó en junio estudiaron en el sistema educativo, que están inscriptos para el nuevo año que comienza el setiembre, que hablan hebreo, que nacieron en o llegaron antes de cumplir los 13 años, que estuvieron por lo menos cinco años consecutivos en y que sus padres hayan ingresado a en forma legal.

El problema es que todos los demás, los 400 a los que se dijo que deberán irse, también tienen en a su único hogar. En general, de esos 400, los que no cumplen los criterios adoptados, es “por poco”, porque entraron unos meses después de los 13, porque llegaron al año y no nacieron en u otras circunstancias similares. Pero también ellos, aunque no entren en los criterios aprobados por el gobierno, ven en su hogar, el único que conocen.

Además, cabe recordar que en muchos casos, los padres de los niños en cuestión se convirtieron en ilegales debido precisamente a que tuvieron hijos en , algo que no está permitido de acuerdo a los parámetros determinados para los trabajadores extranjeros a los que se le otorga visa laboral en . Eso, de por sí, está mal.

El Primer Ministro de Israel Benjamin Netanyahu declaró que la resolución adoptada, equilibra en forma justa entre las consideraciones humanitarias y la comprensión de la situación de los niños, por un lado, y la necesidad de preservar el carácter sionista y judío de Israel.

Pues discrepamos. Es cierto que el pueblo judío tiene derecho a preservar el carácter judío del único estado judío que existe en el mundo. Aquí, valga la redundancia mil veces. Es cierto también que el fenómeno de los trabajadores ilegales, es un problema en varios países de Occidente, que probablemente resulte especialmente acústico en Israel. Pero consideramos que el carácter judío de Israel no se mantiene únicamente garantizando la mayoría judía en la tierra de nuestros antepasados, sino viviendo en ella de acuerdo a determinados valores.

A pesar de lo positivo de haber autorizado la permanencia en Israel de 800 de los niños y adolescentes en cuestión, la decisión respecto a los otros 400 no responde a esos valores sino que muestra insensibilidad respecto a un grupo numeroso que por las circunstancias de la vida, ven en Israel su hogar, su único hogar y en muchos casos ni siquiera saben el idioma que sus padres hablaban en su país de origen.

Del gobierno en Jerusalem cabe esperar mayor altura de miras. En lugar de expulsar a los 400, que piensen y actúen en forma efectiva para impedir la continuación de la infiltración ilegal. Que aprueben sueldos a jóvenes israelíes, por ejemplo los que recién terminan el servicio militar obligatorio, que los incentiven a trabajar en agricultura, en lugar de traer tailandeses, por dar sólo un ejemplo.

Es cuestión de recursos y de educación.

Es legítimo que se tome medidas para impedir que entren trabajadores en forma ilegal o para que echen raíces quienes tenían permiso por un período determinado -Pero los que ya están aquí, aquellos que ya han hecho aquí sus vidas y como fruto del amor que conocieron en Israel han tenido hijos, deben recibir permiso de quedarse.

Honra a Israel el hecho que gente llegada de tantos confines del mundo logren sentirse en el estado judío como en su casa, hablen de la vida digna que pueden tener, ganándose el pan como al parecer no podrían en sus países de origen. Mientras tantos elementos hostiles presentan a Israel en términos negativos, como centro de discriminación e intolerancia, todos esos extranjeros que quieren que Israel siga siendo su casa, demuestran lo contrario. La decisión del gobierno, va en contra de ese mensaje.

En medio del enojo y decepción por la decisión del gobierno-que aún tenemos la esperanza pueda ser revocada- nos sentimos en la obligación de hacer una aclaración respecto a comentarios que se han oído a distintos niveles, comparando entre los 400 niños y los refugiados judíos que buscaban ayuda en el mundo a raíz de los trágicos sucesos de la Europa dominada por Hitler.

El único punto en el que consideramos oportuna la comparación es el hecho que justamente un pueblo que sufrió tanto como el nuestro, debe tener todas las antenas bien sintonizadas, siempre, para captar cuándo se incurre en una injusticia, cuándo se perjudica indebidamente a alguien.

Pero los 400.nada tienen que ver con las víctimas judías del Holocausto. Sus padres llegaron a Israel a trabajar, algunos legalmente y otros no, a buscar mejor suerte, no a huir del exterminio. Son situaciones totalmente diferentes y es oportuno aclararlo.

En un acalorado debate en la Knesset, parlamento de Israel, diputados de la oposición de izquierda tildaron al ministro del Interior de “racista”. Solemos no apresurarnos a acusar categóricamente a nadie de algo tan duro. Pero sí tenemos claro que la kipá que lleva sobre su cabeza, no garantiza que esté interpretando correctamente los imperativos morales del judaísmo. En realidad, está avergonzando a Israel.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

  1. Yo no tengo nada encontra de los niños, pero si hay algo cierto y mi pregunte es……. por que en otros paises si pueden aplicar la ley de deportar extrangeros ilegales sin piedad alguna y si Israel lo hace esta mal? Es una Ley que una persona tiene que saberla, Israel esta en su derecho de aplicar la ley, miles de inmigrantes ilegales viven en Israel trabajan mientras gente en el pais esta sin trabajo, traen hijos aca con el fin de recibir la nacionalidad.

    Ahora otra pegunta que quieren que deporten a los padre y que los niños se queden aca ,solos????? Y que pasa si esos niños crecen y llegan a haber matrimonios mixtos?????? es un problema complicado por que hay envuelto en el prolema niños, pero por que no lo pensaron los padres antes de traerlos al mundo siendo que estan ilegales en el pais?esta todo echo con un proposito, tener la nacionalidad Israeli.

    Este pais esta abierto para cualquiera que quiera venir, por que no se legalizan de forma correcta?quies es capaz de sobrepasar una ley asi, puede sobrepasar muchas leyes mas…….. y asi se vueven incumplidores de la ley, eso es lo que Israel necesita? Yo pienso que no, Israel ya tiene suficientes problemas a que enfrentarse.

    Shavua tov para todos.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.