Diario Judío México - Investigadores de la Universidad Bar-Ilan de avanzaron hacia la comprensión y la prevención de la enfermedad del hígado graso.

Un equipo dirigido por el profesor Haim Cohen descubrió una conexión entre una proteína conocida como SIRT6 y la capacidad del hígado para quemar y regular la grasa.

SIRT6, apodada «la proteína de la longevidad», está involucrada en la regulación de muchos procesos biológicos, incluidos el envejecimiento, la obesidad, la resistencia a la insulina, la inflamación y el metabolismo.

El estudio muestra que la SIRT6 activa otra proteína en el hígado, el receptor alfa, activado por proliferador de peroxisoma, que inicia la quema de grasa en el hígado.

«SIRT6 es como un malabarista que equilibra y coordina los procesos metabólicos en el cuerpo. Al trabajar junto con PPAR-alfa, SIRT6 puede enviar un mensaje al cuerpo para quemar más grasa. Esta cooperación es una de las formas en que SIRT6 protege contra la enfermedad del hígado graso, así como el daño relacionado con la obesidad«, explicó Cohen.

Previamente, su equipo estudió cómo la proteína extiende la vida útil. Para el nuevo informe, los investigadores aumentaron los niveles de SIRT6 en pacientes para contrarrestar la disminución de SIRT6 que se encuentra en una dieta alta en grasas, y en la enfermedad del hígado graso.

Luego, los investigadores utilizaron una herramienta informática desarrollada con el profesor Ziv Bar Joseph de la Universidad Carnegie Mellon, que analizó diferentes estados metabólicos, como el ayuno y la dieta regular. Y descubrieron que una mayor expresión de SIRT6 conduce a la quema de más grasa, específicamente en el hígado.

“SIRT6 también puede regular otras vías metabólicas relacionadas con la grasa en el hígado, como el metabolismo del colesterol y los triglicéridos» – Shoshana Naiman, estudiante de doctorado y coautora del estudio

La enfermedad del hígado graso, formalmente conocida como esteatosis hepática, se desarrolla cuando el cuerpo produce demasiada grasa o no la metaboliza de manera suficientemente eficiente.

El exceso de grasa se acumula en las células del hígado, donde puede causar hígado graso y otras enfermedades. La enfermedad del hígado graso afecta a alrededor del 25% de la población mundial.

La investigación fue apoyada por subvenciones de la Fundación de Ciencias de , la Fundación Binacional de Ciencias EE. UU.- y el Centro de Longevidad Saludable Sagol de la Universidad Bar-Ilan.

Los resultados se publicaron en diciembre de 2019 en la revista Cell Reports

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.