Diario Judío México - Creo que debemos haber sido buenos en clase porque mucho de lo que aprendimos sobre cómo reaccionar ante una crisis lo aprendimos de JDC. Tuvimos que tomar decisiones desagradables, como recortes financieros y el cierre de nuestros edificios, pero todos nuestros profesionales y líderes laicos fueron extremadamente valientes, sabiendo que estas medidas eran esenciales para el futuro de la comunidad.

Durante décadas, hemos estado trabajando muy duro para devolver el judaísmo a los hogares de las personas. En Europa del Este, la religión nunca fue una gran parte de la vida de las personas, pero con la cuarentena, ahora estamos más cerca de ese objetivo que nunca. En septiembre pasado, abrimos nuestra escuela diurna judía, y desde la pandemia, se mudó completamente en línea. Nunca antes 85 casas búlgaras comenzaron cada mañana con “Modeh Ani” y el Shema.

Es un gran recordatorio para nosotros: no tenemos que complicar demasiado las cosas para unir a la comunidad. La vida de la comunidad judía es atractiva y relevante, no porque sea llamativa: somos valiosos porque los miembros de nuestra comunidad saben que nos preocupamos por ellos y les damos la oportunidad de tener experiencias y celebraciones judías. Somos vistos como la estructura de apoyo de la comunidad, y para las personas a las que servimos, simplemente sabiendo que estamos allí es lo más importante.

Estamos haciendo todo lo posible para garantizar que el aislamiento físico no signifique aislamiento social. Estamos tratando de ayudar a las personas a sentir que realmente son parte de una comunidad. Una de las bendiciones inesperadas a medida que trasladamos los programas en línea ha sido la capacidad de participación de los judíos de comunidades más aisladas. Plovdiv, Stara Zagora, Burgas, Varna: estas son comunidades más pequeñas que nunca pudieron ser parte de la vibrante vida judía de Sofía más de una o dos veces al año. Ahora, también están conectados y activos.

Me han impresionado mucho los miembros de nuestra comunidad. En asociación con la Conferencia de Reclamaciones, garantizamos que todos los miembros de nuestra comunidad mayores de 55 años recibieron una “Bolsa Neshama”, que fue especialmente significativa para los judíos mayores aislados que anteriormente dependían de las actividades del centro comunitario que ahora están en espera. Los kits estaban llenos de libros para colorear, un folleto con actividades de ejercicio sugeridas y cartas de estudiantes de nuestra escuela judía y del jardín de infancia Gan Balagan. Nuestros jóvenes escribieron a más de 400 ancianos judíos, y me sorprendieron las increíbles cartas, fotos e historias que reunieron.

Julia Dandolova laughs with an elderly community member.
Julia se ríe con un miembro mayor de la comunidad. Ahora, debido a Covid-19, las cartas sinceras están reemplazando las interacciones en persona. Foto cortesía de JDC.

Dos programas respaldados por JDC también se movieron en línea con mucho éxito. Se suponía que íbamos a tener nuestro Limmud a principios de mayo, pero pasamos a un modelo donde organizamos una serie de seminarios de un día en línea. El primer día, más de 500 personas sintonizaron el Zoom, participando en 14 conferencias y programas diferentes.

Me sorprendió aún más cómo nuestro campamento de primavera para niños se mudó en línea. Nuestros madrichim (consejeros) fueron extremadamente valientes. Imagine a un joven de 19 años parado solo frente a su computadora y cantando canciones judías, bailes judíos, un talento y todo tipo de actividades. También fue una oportunidad para nosotros de presentar este programa comunitario exclusivo frente a más personas que nunca. Este año, no fueron solo los niños los que recibieron el beneficio del campamento de primavera. Sus padres y abuelos también fueron invitados.

La pandemia nos ha hecho dar un paso atrás y repensar las prioridades de nuestra comunidad. Nos ha demostrado que en tiempos de crisis, nuestra comunidad judía búlgara realmente se une. Cuando tuvimos que organizar nuestra entrega de matzá, ya estábamos encerrados, por lo que era imposible que la gente viniera a la sinagoga y recogiera su matzá, como lo habíamos hecho en años anteriores. Con un aviso de una semana, tuvimos que organizar la entrega de matzá a más de 300 hogares en la ciudad. Se presentó una enorme cantidad de voluntarios, listos para ser “repartidores” para la comunidad. Estaba muy orgulloso

Antes de todo esto, a veces tuvimos dificultades para encontrar los voluntarios que necesitábamos para mantener la vida diaria de la comunidad. Ahora tenemos más personas que se ofrecen como voluntarios para ser “compañeros telefónicos” para los ancianos que personas que han solicitado este servicio. Es un momento difícil para todos nosotros, todos tenemos miedo y todos tememos que el mundo nunca vuelva a la normalidad, pero la comunidad permite que las personas sientan que aún pueden hacer algo significativo.

A pesar de que tenemos que quedarnos en casa en aislamiento, este momento no se trata de una sola persona, no de mí como CEO o Dr. Alek Oscar, nuestro maravilloso presidente de la comunidad. Se trata de responsabilidad colectiva. Nunca me he sentido más conectado con mi comunidad que ahora. Antes, cuando podíamos estar juntos en persona, damos mucho por sentado, pero ahora entendemos que la comunidad requiere algo de cada uno de nosotros.

En estos tiempos de crisis, la comunidad judía búlgara no se quebró. Nos juntamos No podría estar más orgulloso.

Julia Dandolova, ex empleada de JDC, es la directora ejecutiva de Shalom, la Organización de Judios en .

FuenteeJewish Philanthropy
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorResumen del fin de semana del Proyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad (PSATY) – Semana del 13-20 de junio, 2020
Artículo siguienteLa ley de Shabat