Diario Judío México - Los representantes Grace Meng, Ted Deutch y Brendan Boyle le escribieron una carta al fiscal general interino de los Estados Unidos, Jeffrey Wall, solicitándole que cambie la posición de los Estados Unidos en un caso de la Corte Suprema que involucra la restitución de obras de arte de la era de la Shoá.

Los representantes argumentan que la posición de Wall en el caso «República de Alemania contra Alan Philip» no incorpora «la acción bipartidaria del Congreso y la comprensión» del genocidio.

Esto incluye cuándo comenzó la Shoá, así como lo que se considera permisible bajo una «expropiación».

«La Alemania nazi cometió horrendos crímenes contra sus propios ciudadanos judíos y otros europeos, mediante asesinatos y robos organizados; si bien a menudo, y con razón, nos enfocamos en el asesinato de millones, la coerción económica les robó la capacidad de mantener propiedades que eran legítimamente suyas», declaró Meng.

Boyle señala que si bien el Congreso ha actuado en numerosas ocasiones para devolver la propiedad robada saqueada por el régimen nazi durante la Shoá, actualmente hay miles de obras de arte perdidas que aún no se han devuelto a sus legítimos propietarios o familiares.

Deutch agregó que espera que Wall tome en consideración la acción anterior del Congreso como base para un cambio de posición que refleje al público estadounidense.

«República de Alemania contra Alan Philip» busca determinar si el arte que era propiedad de comerciantes de arte judíos pero posiblemente saqueado por la Alemania nazi estaría sujeto a la excepción de expropiación de la Ley de Inmunidades Soberanas Extranjeras, que les permite a las posibles víctimas presentar una demanda judicial en un gobierno extranjero para reclamar la propiedad robada de Alemania.

En agosto, un tribunal de apelaciones de Estados Unidos dictaminó que un museo español, y no los herederos de una mujer judía que huyó de la Shoá, era el propietario legítimo de una pintura de Pissarro ahora valorada en 40 millones de dólares,

El Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid adquirió la obra, titulada “Rue St.-Honore, Apres-Midi, Effet de Pluie”, en 1992.

Según los informes, Lilly Cassirer no sabía que la pintura aún existía cuando aceptó un pago de reparación de 13.000 dólares por la pintura del gobierno alemán en 1958. No renunció a sus derechos sobre el arte.

En 2005, el nieto de Cassirer, Claude, demandó la restitución después de descubrir la pieza en el museo en 1999. El suegro de Lilly Cassirer, Julius, había comprado la pintura a Pissarro. Claude Cassirer murió hace un par de años, pero su hijo David continuó con la demanda.

Un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito en Pasadena, California, dictaminó en una decisión unánime el lunes que la pintura debería seguir siendo propiedad del museo. La decisión confirma un fallo de un tribunal federal en abril de 2019.

La familia de Cassirer puede apelar ante el Tribunal del Noveno Circuito en pleno o ante el Tribunal Supremo de los Estados Unidos.

El barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza adquirió el cuadro en 1976 en una galería de Nueva York por 275.000 dólares. Ha estado en exhibición desde que el museo abrió a fines de 1992, después de que el barón entregara su colección al gobierno español. Murió en 2002.

La pintura estaba asegurada por más de $ 10 millones.

Thyssen-Bornemisza fue criticado por no investigar más a fondo la procedencia de la pintura.

El tribunal afirmó en 2017 que dos de los bisnietos de Lilly Cassirer pueden demandar al Museo Thyssen-Bornemisza por la pintura de una escena callejera de París.

El tribunal de apelaciones declaró que no está definido si el museo sabía que la pintura fue robada cuando la adquirió en 1993, en una compra de 338 millones de dólares de la colección de arte del barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza.

El precio estaba muy por debajo del valor estimado de mil millones a 2 mil millones, y el barón pudo haber sabido que también hizo un buen trato cuando compró el Pissarro a un distribuidor de arte de Nueva York.

Lilly Cassirer fue presionada en 1939 a venderla a un tasador nazi por 360 dólares para poder huir de Alemania.

Cuando Lilly Cassirer y su marido huyeron de Alemania antes de la Shoá, entregaron su obra maestra de Camille Pissarro a cambio de su vida.

La pareja judía cambió la obra por las visas de salida que les permitió huir a la seguridad de Inglaterra en 1939. Cuando lo hicieron, la impresionante pintura de Pissarro de 1897 sobre una escena de París realizó un increíble viaje por su cuenta.

Una odisea llevaría la «Rue Saint-Honoré, Apres-Midi, Effet de Pluie» de Alemania a Estados Unidos, a manos de varios coleccionistas ricos y prominentes comerciantes de arte y, finalmente, al Museo Thyssen-Bornemisza de España, donde se encuentra desde 1993.

Desde el año 2000, los herederos de Lilly Cassirer han estado tratando de recuperarla.


SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.