Diario Judío México - Grupos extremistas racistas, incluidos blancos, están alentando a sus miembros que contraen  a propagar el contagio a policías y judíos, según reporta ABC News con información del FBI.

“Miembros de grupos extremistas se están alentando mutuamente a propagar el virus, si lo contraen, a través de fluidos corporales e interacciones personales”, apuntan la agencia federal de investigación desde su oficina en Nueva York.

La alerta del FBI, que reportó el pasado jueves, comunicó a las agencias de policía locales que los extremistas quieren que sus seguidores intenten usar espráis para esparcir fluidos corporales a los policías en la calle. Los extremistas también están ordenando a su partidarios que transmitan la enfermedad a los judíos yendo “a cualquier lugar donde puedan congregarse, como mercados, oficinas de política, negocios y lugares de culto”.

“La gente antigubernamental en adora atacar a las fuerzas del orden público como un símbolo de la autoridad de los ”, señaló Don Mihalek, vicepresidente ejecutivo de la Fundación de la Asociación Federal de Oficiales de Aplicación de la Ley y colaborador de ABC News. “Es triste que ese sea su enfoque en un momento de crisis nacional”.

Los han estado culpando a los judíos tanto por el como por la respuesta política global, incluido el cierre de todas las funciones gubernamentales menos esenciales en lugares como Nueva York, Nueva Jersey y California, según organizaciones que monitorean en Internet a estas organizaciones.

“Desde impulsar la idea de que los judíos crearon el virus del para vender vacunas hasta alentar a los seguidores infectados a tratar de propagar la enfermedad a la comunidad judía y la policía, a medida que el se ha extendido, hemos observado cómo los blancos, los y otros han usado esta pandemia para impulsar sus propias teorías de conspiración, difundir desinformación e incitar a la violencia en sus plataformas”, denunció Michael Masters, jefe de Secure Communities Network, un grupo que coordina la seguridad de las organizaciones y sinagogas judías en todo el país.

“Aunque el mundo enfrenta una pandemia mortal no hay que olvidar que la comunidad judía y las fuerzas del orden también continúan la batalla contra los colectivos que les desean la muerte“, continuó Masters. “Mientras la situación económica sea frágil y la sociedad civil está en shock, las probabilidades de que estas organizaciones del odio acutén, son más altas”.

Los extremistas comenzaron a promulgar en enero la noción de que el fue creado por una camarilla de judíos, alrededor del momento en que se detectó el virus por primera vez, según explicó Alex Friedfeld, investigador del Centro de Extremismo de la Liga Anti-Difamación (ADL).

“La teoría de la conspiración más popular es que los judíos están usando este virus como un medio para obtener ganancias”, explicó Friedfeld al Times of Israel la semana pasada. “Dicen que los judíos lo fabricaron y van a aprovechar el colapso de los mercados mediante el uso de información privilegiada”.

Hasta este lunes, se han diagnosticado más de 35,000 casos de COVID-19 en y al menos 389 muertes.