Diario Judío México - El presidente del , Miguel Toimaher, mantuvo una entrevista con ItonGadol sobre la visita a la Argentina del Dr. Yzhar Hess, CEO del Movimiento Masorti en Israel.

El Dr. Yzhar Hess tiene una amplia experiencia en el servicio comunitario judío. Después de ocupar el puesto de Director Adjunto en el Centro Shorashim para Estudios Judíos, se desempeñó como Sheliaj (emisario) de la Agencia Judía en Tucson. A su regreso a Israel, trabajó para la Agencia Judía como Director de Asociaciones. Forjó vínculos entre las ciudades en Israel y las comunidades judías de Washington, DC, Rochester, NY y Sudáfrica.

Por otro lado, es colaborador habitual de la prensa israelí en temas de religión y Estado y es coeditor del libro «Preguntas sobre Dios» publicado por Ma’ariv en 1998.

Durante los últimos doce años, se ha desempeñado como CEO del Movimiento Masorti (Conservador) en Israel, dedicado a una visión pluralista, igualitaria y democrática de Israel. Se lo conoce por representar al Movimiento Masorti en negociaciones con el gobierno israelí con respecto a la oración igualitaria en el Kotel.

En su visita a la Argentina, mantuvo reuniones con representantes de la DAIA, la OSA, Noam, la Escuela Scholem Aleijem, la Comunidad Dor Jadash y el recorrió el cementerio de Tablada.

-¿Cómo surgió la presencia de Yizhar Hess en la Argentina, donde el Seminario fue su anfitrión?

-Lo conocí en Israel a finales de enero, cuando fui para el descubrimiento del monumento a Nisman. Dado que hoy tenemos a Mauricio Balter como director general de Masorti Olami, de Mercaz Olami, se nos están abriendo muchas puertas en Israel y todos quieren saber del Movimiento Masorti en Latinoamérica y en la Argentina. Luego de tener una charla personal con Yizhar Hess, me impactó su idea sobre cómo administrar el dinero de la diáspora de Latinoamérica. Lo que Yizhar Hess dice es que ese dinero no debería llegar nunca a Israel, porque Israel no necesita el dinero de Latinoamérica. Israel está tan fuerte económicamente, que él considera que todo ese dinero tiene que quedar en Latinoamérica para Templos, escuelas y organizaciones juveniles. Me impactó su pluralismo, su ideología. Es una persona que conoce mucho el tema de nación, Estado y religión, por el que da muchas conferencias y es invitado como especialista en los medios de comunicación.

-¿Qué expectativa tenía él de la Argentina y cómo se fue?

-Él es un luchador constante con respecto a la pluralidad y a los derechos humanos, y por supuesto está impactado por todo lo que hizo Marshall Meyer. Estuvo presente en el año 2012 cuando Netanyahu llegó a un acuerdo para que haya en el Kotel espacios por fuera de la ortodoxia. En el Templo de Murillo mostró estadísticas muy importantes de todo lo que está sucediendo en Israel con respecto a Estado y religión, inclusive con el aporte del Estado a la ortodoxia haredim. Yo lo invité y le dije que tenía que conocer Latinoamérica. Fue tan así, que hizo un raid de diez días espectaculares. Estuvo en Brasil, en todas las comunidades de San Pablo; luego en Montevideo, en la reunión anual de Masorti América Latina; y desde el domingo estuvo en Argentina. Fue una visita muy enriquecedora.

-¿Cómo vio el trabajo de ustedes y a la comunidad judía argentina?

-Se sorprendió por lo pujante que es y la fuerza que tiene la comunidad judía argentina. Siente que es muy representativa en el país. Estudió mucho lo que sucedió en los últimos 120 años con los judíos en la Argentina.
Con respecto a Masorti, está muy contento por el liderazgo que tomó el Seminario Rabínico, ya que no es solamente de actividades educativas, sino que también toma el liderazgo y comunitariamente hablando.

-¿Cómo analizan el impacto de esta visita a futuro?

-Una de las reuniones más importantes que tuvimos fue con Noam, con nuestra congregación de juventud tan importante, y tenemos la ‘orden’ de él de ayudar fuertemente y desarrollar más a la juventud, porque necesitamos eso en la renovación de los líderes judíos.