lanzó ataques contra cinco instalaciones de almacenamiento de armas pertenecientes a Kata’ib Hezbollah (Brigadas de Hezbollah) el jueves por la noche en represalia por un ataque del miércoles en que mató a dos soldados estadounidenses y un miembro del servicio británico, e hirió a otros 14.

Kata’ib Hezbollah es un grupo paramilitar chiíta iraquí y parte de las Fuerzas de Movilización Popular apoyadas por Irán.

 
Al parecer, estas instalaciones albergaban armas utilizadas para atacar a las tropas estadounidenses y de la coalición, según el Pentágono en un comunicado.

" no tolerará los ataques contra nuestra gente, nuestros intereses o nuestros aliados", dijo el secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper. "Como hemos demostrado en los últimos meses, tomaremos las medidas necesarias para proteger nuestras fuerzas en y la región".

El jueves, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, le otorgó la autoridad al Pentágono para tomar medidas.

Al final del día, " y la coalición siguen comprometidos con la derrota duradera de ISIS y la seguridad, estabilidad y soberanía a largo plazo de Irak", dijo el Pentágono en un comunicado.