La energía nuclear hoy en día se utiliza en la producción de electricidad en una serie de países alrededor del mundo y aunque muchos de nosotros no estemos de acuerdo con la instauración de más plantas nucleares en el planeta, esto en la actualidad es un hecho que no muestra que vaya a disminuir pese a los desastres provocados en el pasado, como por ejemplo el de Chernóbil en 1986 en Ucrania o el de Japón el 11 de marzo de 2011 en Fukushima.

Así las consecuencias negativas que generan las plantas nucleares pueden ser desastrosas, no solo debido a la contaminación en el medio ambiente, sino también a raíz que esta energía puede ser utilizada con otros fines como por ejemplo los de orden bélico.

Ahora es necesario que aclaremos como primer punto qué es la energía nuclear. Porque la energía nuclear es aquella que se haya contenida en el núcleo de un átomo, siendo los átomos conocidos por ser las partículas más pequeñas en que se puede dividir un elemento químico, aunque manteniendo sus propiedades iniciales.

De esta forma esta energía se puede utilizar para producir electricidad a pesar que hoy sabemos que existen otras fuentes menos contaminantes como los paneles solares y la energía eólica que son otras opciones más acordes con el medio ambiente.

Así en el núcleo de cada átomo, existen dos tipos de partículas que se mantienen unidas y a las cuales llamamos protones y neutrones. Con lo cual la energía nuclear es aquella que los mantiene unidos. En consecuencia la energía nuclear puede ser utilizada para la producción de electricidad pero primero esta debe ser liberada y para ello el proceso puede desarrollarse de dos formas.

La primera es la conocida como fusión nuclear, donde la energía se libera cuando los núcleos de los átomos son combinados o se fusionan entre sí para luego formar un núcleo más grande, hecho que el Astro Rey nuestro Sol hace constantemente.

Por otra parte en la fisión nuclear los núcleos se separan para así formar núcleos más pequeños y poder liberar de esta manera la energía. Actualmente esta es la forma en que las centrales nucleares producen sus cuotas de electricidad.

En el mismo orden de ideas, cuando se producen una de estas dos formas de reacciones nucleares los átomos experimentan una ligera pérdida de masa que se transforma en energía calórica y de radiación que se traduce en la famosa ecuación que descubrió Einstein E=mc2. Ahora la energía calórica se utiliza para producir vapor de agua y generar electricidad que es la utilización más común, aunque también se pude utilizar en aplicaciones medioambientales o médicas.

En la actualidad la lista de naciones que poseen plantas nucleares incluyen a países como Estados Unidos que cuenta con alrededor de unas 98, Canadá con 19, México con 2, Brasil con 2, Argentina 3, Reino Unido con 15, Alemania con 7, Bélgica con 7, Bulgaria con 2,  República Checa con 6, Rusia con 36,  Ucrania con 15, Rumanía con 2, China con 46, Corea del Sur con 24, Taiwán con 4, Eslovaquia con 4, España con 7, Eslovenia con 1, Finlandia con 4, Hungría con 4, Francia con 58, Países Bajos con 1, Suiza con 5, Suecia con 8, Japón con 39, India con 22, Irán con 1, Pakistán con 5, Suráfrica con 2 e Israel posiblemente con 2. Esto de acuerdo con el Foro de la Industria Nuclear Española.

De esta manera al 31 de diciembre de 2019 el conteo de reactores nucleares alrededor del mundo, ronda alrededor de unos 147 y donde los diferentes organismos encargados de su regulación les han concedido unos 40 años más de operaciones.

Porque para finalizar el Organismo Internacional de Energía Atómica, (OIEA), con sede en Viena es el encargado de tutelar y supervisar a nivel internacional los diferentes programas nucleares alrededor del mundo.

Por ello la energía nuclear en este siglo XXI,  se encuentra en manos de muchos países y su uso dependerá de los factores geopolíticos que se encuentre en juego para su mejor aprovechamiento o no. Y además de todos nosotros en el sentido de concienciar a la población mundial en que la libertad de cada uno, no solo depende del respeto entre las naciones, sino también de poder elegir hacer el bien o el mal con el conocimiento científico adquirido.

(Especial para el Diario Judío.com de México.) 12 08 2020.

1 COMENTARIO

  1. Marisol! Enhorabuena pues tú artículo. Es un tema muy interesante y muy bien detallado. Eres buena con tus artículos, este en concreto, sería bueno si se usará en finés Buenos como en los hospitales y medicina, como también intervenciones Cirurgicas, entre otras cosas..
    Pero por desgracia está la mano de humano detrás, hay muchos descerebrados q en tal de tener más poder si hay un país donde hay algún interés donde sacar, no importan las vidas humanas ni el mal q conllevaría, se ceban con el país, territorio en tal de conseguir lo estipulado entre ellos. La mentable.. No a las Nucleares.

    Responder a Carmen Cortina. Cancelar Respuesta

    A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

    A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
    Artículo anteriorSe solicita sangre y plaquetas para el Sr. David Tazartes
    Artículo siguienteDescanse en paz la Sra. Adela Kanan Chira Z”L
    Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social, Máster en ética y democracia por la Universidad de Valencia. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.