B’nai Brith Canada condenó enérgicamente el hecho de que las autoridades no hayan impedido ni sancionado las concentraciones de odio contra los judíos israelíes en el centro de Toronto.

El sábado, dijo la organización en un comunicado, los manifestantes se reunieron cerca de la plaza Yonge-Dundas, cerrando parte de la calle más transitada de Canadá bajo la atenta mirada de la policía.

El evento fue organizado por el Movimiento de la Juventud Palestina (PYM), un grupo abiertamente pro-terrorista que también organizó el infame evento del 15 de mayo de 2021, en el que los contra manifestantes judíos fueron golpeados y acosados.

En esta última protesta, según B’nai Brith Canadá, los asistentes gritaron en árabe: “¡Hablemos abiertamente, no queremos ver a ningún sionista!”, mientras los organizadores se referían a Israel, el único Estado judío del mundo, como “el Estado sionista”.

Otros cánticos afirmaban que “¡Del agua al agua, Palestina es árabe!” y proclamaban el apoyo a una “Intifada”, o ataques violentos contra los judíos israelíes.

Los manifestantes también corearon: “No queremos dos Estados, queremos el 48” y “Aplastad el Estado sionista de colonos”, dejando claro que no aceptarían otra cosa que la destrucción total de Israel y la expulsión -o algo peor- de su población judía.

Issam al-Yamani, antiguo miembro del grupo terrorista Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), que se enfrenta a la expulsión de Canadá, se dirigió a la multitud. Otros oradores elogiaron a Khalida al-Jarrar, alta dirigente político del FPLP que actualmente cumple condena por facilitar el asesinato de la adolescente israelí Rina Shnerb.

B’nai Brith Canada señaló que la política de la ciudad de Toronto establece que “el espacio público, las instalaciones y las propiedades dentro de la jurisdicción de la ciudad de Toronto no estarán disponibles ni serán accesibles a ningún individuo o grupo que promueva opiniones e ideas que puedan fomentar la discriminación, el desprecio o el odio hacia cualquier persona o grupo” por motivos de raza, ciudadanía, ascendencia o religión, entre otros.

Sin embargo, por lo que sabe B’nai Brith, esta política nunca se ha aplicado a las antisemitas en Toronto.

“Ya es suficiente. Hemos visto en los últimos meses cómo la retórica antisemita se convierte en agresiones violentas contra los judíos en Toronto”, dijo Michael Mostyn, Director Ejecutivo de B’nai Brith Canadá. “Ya es hora de que las autoridades locales empiecen a aplicar de forma equitativa las leyes y políticas que se supone que protegen a todos los torontonianos”.

“No se trata de una cuestión de libertad de expresión. Al tolerar sistemáticamente las concentraciones ilegales llenas de retórica discriminatoria, la escalada es el único resultado previsible. Exigimos que los judíos e israelíes de Toronto reciban la plena igualdad ante la ley, que sólo puede lograrse mediante la aplicación igualitaria del Estado de Derecho”, añadió.

B’nai Brith Canada ha documentado un aumento del en Toronto en los últimos meses.

En mayo, la organización informó de que, por tercera semana consecutiva, el y el apoyo al terrorismo se manifestaron en una protesta masiva en el centro de Toronto.

Una semana antes, en otra protesta en el centro de Toronto, los asistentes amenazaron a los judíos recordando la batalla de Khaybar, en la que la antigua comunidad judía de Arabia fue asesinada y expulsada.

También en mayo, un negocio de propiedad judía en la zona del mercado de Kensington fue objeto de vandalismo con pintadas antisemitas que incluían referencias a las cámaras de gas.

Hace varias semanas, la policía de Toronto inició una investigación después de que las sillas del parque Downsview fueran pintadas con esvásticas.

El mes pasado, la policía de Toronto detuvo a un hombre con un dibujo de una esvástica en el pecho en relación con dos incidentes distintos en los que se lanzaron insultos antisemitas a las víctimas.

FuenteNoticias de Israel

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLos Mossos vigilan el subsuelo de las sinagogas en Barcelona
Artículo siguienteEl antisemitismo contemporáneo en el discurso político en España