Diario Judío México - El cónsul de México en el puerto francés de Marsella, Gilberto Bosques, salvó la vida a los padres de Doris Diamant, quienes eran judíos rusos, al otorgarles en 1942 visas de asilo, durante la Segunda Guerra Mundial. En entrevista con Notimex, Doris Diamant narró cómo su familia fue salvada por el diplomático mexicano hace 73 años y cómo fue su travesía. En la actualidad Doris reside en Mannheim, pero nació y vivió en México durante más de 14 años. Doris llegó a Alemania en 1962, y 20 años más tarde se casó con un alemán, tiene doble pasaporte: es mexicana y alemana. Su padre, Max Diamant, su esposa Anna y el hermano de Max, Arnold, formaban parte de un grupo de personas que salieron de Europa en 1942 en el barco “Nyassa”, que zarpó de Lisboa.

Después de una travesía de un mes, el buque llegó al Puerto de Veracruz en México. Max, Anna y Arnold eran judíos. Max era periodista y colaboraba desde hacía años en redes humanitarias para sacar a gente de Europa, cuya vida corría un gran peligro, como en esos años lo eran los judíos y los españoles republicanos. Max Diamant conoció por esa actividad política en Marsella al cónsul mexicano Gilberto Bosques, quien más adelante le otorgó la visa y documentación necesaria para que pudiera desembarcar junto a su esposa y su hermano en territorio mexicano. El barco “Nyassa” partió de Lisboa el 2 de marzo de 1942 y atracó en tierra veracruzana.

El director en Europa del Unitarian Service Committee (Comité Unitario de Servicio), que era parte de la red que posibilitaba a europeos en peligro la salida del continente en guerra, también había proporcionado documentos a Max Diamant. Esos documentos informaban que Max iba a colaborar en México en la red europea de organizaciones para ayudar a refugiados, la misma con la que trabajaba en Europa. También obtuvo otro documento del entonces diplomático mexicano en Lisboa, Mauricio Fresco. A pesar de eso, a los Diamant no les fue sencillo el desembarco en México. Max logró establecer contacto con el entonces líder sindical, el legendario Vicente Lombardo Toledano, a través de un telegrama que le envió en español a la ciudad de México.

Lombardo Toledano fue secretario general de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y de la Confederación de Trabajadores de América Latina (CTAL), así como vicepresidente de la Federación Sindical Mundial. Max escribió a Lombardo Toledano que un grupo internacional estaba retenido en el barco “Nyassa”, en Veracruz, el cual solicitaba su ayuda para desembarcar, ya que estaba amenazado con ser regresado a Europa, lo que le significaría “campo de concentración”. Lombardo Toledano los ayudó y el mismo día que el barco iba a salir de regreso a Europa, consiguieron bajar a tierra. Doris Diamant dijo a Notimex que el telegrama, los protagonistas de ese drama y la ayuda que solicitaban de México muestran la especial situación en la que se encontraban de 1939 a 1945 las personas que buscaban asilo político en el país latinoamericano.

Su padre, Max, le contó que Bosques era “muy creativo” para encontrar razones para argumentar la expedición de una visa a quienes buscaban asilo en México. Bosques había sido enviado por el entonces presidente mexicano Lázaro Cárdenas con la misión de salvar vidas de mexicanos amenazados por el triunfo del fascismo en España y el avance de la Alemania nazi. El diplomático mexicano usó su poder y amplió la protección para judíos y europeos contrarios a los regímenes fascistas, ya que estaba enterado de la suerte que les esperaba a éstos en los campos de concentración nazis.

Doris, nació en la ciudad de México en julio de 1947 cuando sus padres Max y Anna ya estaban establecidos en territorio mexicano contó que se sintió completamente integrada al país, donde el hecho de ser de familia judía no representó ningún problema. Conserva un cálido recuerdo de México y de la facilidad de establecer contacto y amistades con los mexicanos. Participa en los eventos en los que se recuerda y honra en Alemania la labor de Gilberto Bosques, en su calidad de pertenecer a una familia que fue testigo de la historia de esos años. La semana pasada participó como ponente e invitada especial en la inauguración de la exposición “Ultimo Refugio México” (Letzte Zuflucht Mexiko), que se realizó en el Aktives Museum (Museo Activo) en Frankfurt, y que se centra en la labor de Bosques, quien otorgó no menos de 40 mil visas durante la Segunda Guerra Mundial.