Diario Judío México -  

Por motivo del Día Israel este Domingo 29 de Noviembre, en la Comunidad Sefaradí hubo uno de los tantos eventos que se realizaron en la comunidad Judeo-Mexicana.

Estuve desde el inicio de su inauguración a las 11:00 a.m. la mañana estuvo preciosa para hacer eventos al aire libre y estar en la inauguración en la plaza del colegio.

La zona de inflables para niños fue una gran idea, hubo un lounge muy rico. Aproveché para pasar al muro verde y ver el enorme trabajo que ha realizado el Keren Kayemet.

Me gustó personalmente la exposición de las Tnuot ya que mi hija Pau es parte de una de ellas como madrijá. Se notó la amistad y solidaridad que hay entre todos ellos.

El programa de “100 paisanos dijeron” estuvo de los más gracioso. En verdad era algo que sólo como judío podía entender y eso lo hizo más hilarante.

Aproveché para apuntarme para un boleto de avión para Israel. Desafortunadamente no me lo llevé. La sorpresa es que no era para una sola persona: sino para una familia. Realmente valía la pena.

Hubo bailes, curso de primeros auxilios (que todos debemos tomar) de parte de Maguen David Adom.

Pero en definitiva el evento que más me llegó al alma fue la visita guida al Centro de Estudios Sensoriales “Por la Vida”.

De hecho lo tomé en la mañana y llevé a mi familia por la tarde. Es algo que vale la pena definitivamente presenciarlo. Y que se presenta de forma continua en la Sefa y que no deben de perderse.

He ido a otros museos del , pero este Centro al ser Sensorial permite otro tipo de experiencia, más intensa.

Desde el momento que se ingresa se comienza a escuchar una grabación de un niño judío-alemán que vive en las mismas circunstancias que cualquier otro civil del país. Pero que a partir de que sube el partido nazi al poder todo cambia para la comunidad judía Europea. Vimos una tabla de cifras de la cantidad de judíos que había en Europa por país. En cada salón nos dejaban una reflexión y seguíamos, pasamos por una habitación cotidiana de cualquier familia de la época con una vida normal como cualquiera.

En este Centro todo se puede tocar y abrir. En un momento entramos a un cuarto donde todos los cristales están rotos y sigue la grabación de la voz del niño explicando como todo a empezado a cambiar.

Para muchos fue el inicio del , la conocida noche de Kristallnacht que fueron  la serie de ataques combinados de parte de Alemania contra la población judía. Todo se ve deformado por los cristales quebrados.

En otro salón pueden ponerse los pies en el piso e inmediatamente se coloca sobre el pecho una estrella amarilla, esto es fuerte.

En ese mismo cuarto se le pide a cualquier participante que abra una alcantarilla dónde se ve una foto del mismo niño que ha estado hablando. También se puede ver cómo bajo la premura de irse inmediatamente uno debe tomar lo indispensable en unas valijas, ¿pero qué es lo indispensable en un momento así?

Bajo esas circunstancias los dilemas morales cambian y se ven transfigurados en situaciones terribles para las familias judías que vivían en los ghettos, nos introdujeron a un pequeño “departamento” dónde vivían varias familias en un lugar de 5 X 5.

En los Ghettos El hacinamiento era común. En un apartamento podían vivir varias familias y esa es otra reflexión que deja la guía que nos fue adentrando en este mundo que idearon los nazis para ir quitando la dignidad a los judíos.

En el siguiente salón se ve un uniforme original -que fue donado por el sobreviviente- y como en él se refleja en una pizarra computarizada un cambio de número, a otro número y así sucesivamente.  Con esto se puede notar como querían convertir a la comunidad judía en simples números, arrebatándoles su personalidad.

También se habla de la resistencia judía, no sólo de los partisanos sino de la resistencia que hubo en los ghettos, en los campos de concentración y hasta la resistencia no judía que quiso hacer la diferencia al hacer algo por los judíos.

El siguiente pasillo está lleno de zapatos de niños que fueron encontrados en los lugares en los cuales murieron.

El siguiente lugar igualmente pequeño, frío y obscuro se simula un tren donde se ve por los huecos como si pasara a toda velocidad por los bosques. La sensación de estar oprimido y sin salida hace sentir la impotencia que tuvieron al vivir esta pesadilla.

Al ir adentrándose a otro de los cuartos, se siente fuertemente el olor a humedad, es un preámbulo de una grabación de cómo un padre junto con su hijo le dice que deben tomar un baño y decir un Kadish. Sueños rotos y situaciones sin escapatoria de millones de personas que murieron por el odio sin sentido.

En el último salón se ve la luz, sillones y unos , uno se puede sentarse, pero la guía pide 1 minuto de silencio para escuchar el Kadish. Se vuelven a hacer reflexiones acerca de cómo actuamos ante determinadas circunstancias y cómo las resolvemos y cómo estamos actualmente.

En este salón se pudieron rescatar objetos tanto religiosos como de literatura para poder verlos y en algunos casos tocarlos.

Se puede pasar a otro recinto dónde hay un árbol en el que nos ponen a pensar si somos proactivos o somos indiferentes. En este mismo lugar se nombra a los justos entre las  naciones y los requisitos que deben cumplir para ser nombrados así.

Al final se puede dejar una nota con un pensamiento acerca de la experiencia  de qué y cómo aplicamos nuestro judaísmo en la vida cotidiana, (más allá de lo religioso) ¿nos involucramos o sólo volteamos a otra parte así cómo lo hizo mucha gente en la segunda guerra mundial?

En todo momento es interactivo el Centro de Estudios Multisensoriales. Hay fuertes reflexiones acerca de hasta dónde estamos dispuestos a hacer por alguien más.

En este Día que se festejó el día de Israel 1947-2015 podemos decir por la cantidad de eventos y de festejos que hubo que somos una comunidad  constituida por personas que nos involucramos para conservar el enorme vínculo que nos une.

Am Israel Jai!

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorPonencia del rabino Yerahmiel Barylka en el III Encuentro Judeocristiano
Artículo siguiente“Hoy es el día que tanto temías ayer”
Estudié la carrera psicología para poder ayudar a las personas, siempre he tenido un sentido de vocación hacia los demás. Además de que me gusta mucho el aspecto espiritual ó profundo del ser humano.Quiero ayudar a las personas a que alcancen su potencial, asesorándolos en lo que necesiten. Apoyando sus fortalezas. Me gusta la idea de ejercer mi profesión donde se conjugue el gusto por la gente. Puede ser por medio de: seminarios, talleres, pláticas, artículos, etc. para que las personas en lo personal y/ó en el trabajo logren sus objetivos y se superen.