Lejalelei Maarajot Venifgaei Peulot Haeibá (Día de Recordación de los Caídos en las Guerras de y las Víctimas de Actos de Odio) es mucho más que lo que su nombre indica, ya que se trata de una jornada de duelo nacional que se conmemora desde 1949 (5709, según el calendario hebreo), al año siguiente de la independencia del Estado de Israel.

Ello acontece el 4 de íar, el día anterior a Iom Haatzmaút (Día de la Independencia), a menos que alguno de ellos caiga o vaya a terminar en Shabat, como este año respecto de este último, ocasiones en las cuales se los adelanta, como esta vez, para el martes y miércoles, o posterga para el atardecer del domingo.

En rigor, la rememoración no se limita a las tropas, sino que también se honra a las bajas pertenecientes a la Policía, la Gendarmería, la Defensa Civil, el Servicio Penitenciario y demás organismos de seguridad e inteligencia que dieron su vida por el establecimiento y posterior defensa del Estado judío.

Y a partir de 2005 se agregaron las víctimas civiles de atentados terroristas.

Existen tres estadísticas diferentes que se dan a conocer en vísperas de esta jornada: los caídos en el último año, las víctimas desde el comienzo de la Guerra de Liberación (1947-1949, entre la Resolución de Partición y la firma de los armisticios) y los 1.626 fallecidos desde 1860, cuando los judíos jerosolimitanos dejaron la Ciudad Vieja para asentarse fuera de sus murallas.

En esta oportunidad se trata de 116 uniformados y civiles asesinados en los últimos 12 meses, para un total de 23.320, a los que hay que sumar a los quienes los sobreviven: 2.049 huérfanos menores de 30 años, 4.958 viudas y 9.753 familiares.

Entre ellos se destacan los 67 soldados y 5 civiles caídos meses atrás en la Operación Margen Protector en la Franja de Gaza, que dejaron 131 familias dolientes (incluidos 187 hermanos), 11 viudas y 26 huérfanos.

También murieron 35 veteranos de guerra que habían quedado discapacitados y otros dos soldados en un ataque con misiles de Hezbollah en enero, entre otros.

Un caso particular son los 553 combatientes soldados con lugar de entierro desconocido, el último de los cuales fue el sargento Oron Shaul, caído en la reciente Guerra de Gaza.

Un país virtualmente paralizado visita cementerios y se reúne en familia porque todos tienen alguien a quien recordar.

La ley estipula el cierre de todos los lugares de entretenimiento del país, el arrío de las banderas a media asta y el encendido de velas recordatorias en edificios públicos y sinagogas.

Los homenajes comienzan a las 20 hs., con el toque de una sirena por un minuto y el encendido de una llama votiva en la explanada del Kotel (Muro Occidental) por parte del Presidente -Reuven Rivlin, en este caso- y el jefe de Estado Mayor de la Fuerza de Defensa de Israel, Gadi Eizenkot.

Una hora después se llevará a cabo el memorial Recordar a través de una canción, en la Knesset (Parlamento de Israel), que este año se centrará en las historias de Max Steinberg, Jordan Ben Simon y Sean Carmeli, nuevos inmigrantes sin familia en que cayeron en cumplimiento del deber en Gaza.

La familia del primero de ellos llegará desde Los Angeles, invitada por el Ministerio de Defensa.

El evento, copatrocinado por el Knesset y los departamentos de Familias y Conmemoración del Ministerio de Defensa y de Víctimas del Terrorismo del Instituto Nacional de Seguros, contará con la presencia de cientos de deudos.

El primer ministro, Benjamín Netanyahu; el titular del Parlamento, Yuli Edelstein; el ministro de Defensa, Moshe Yaalon; el subjefe del Estado Mayor, Yair Golán; y el comisionado de Policía, Yohanan Danino, recitarán poemas sobre y por los caídos.

Además, los cantantes Miri Mesika, Idan Amadi, The Revivo Project, Rotem Cohen, Ariel Horowitz y Shai-Li Atari, el jazán (cantor litúrgico) militar, Shai Abramson, y las bandas del Rabinato Militar y las de diversas fuerzas interpretarán canciones inspiradas y/o escritas por soldados fallecidos.

El evento también contará con videos acerca de los homenajeados, incluida una entrevista con las madres de los tres adolescentes secuestrados y ejecutados en Gush Etzion y la historia del submarino Dakar, que desapareció en el mar en 1968, contada por el nieto de su capitán, quien termina con distinciones el curso de comandante de submarino.

Mañana, a las 11 hs., otra vez sonará la sirena, pero por dos minutos, seguida por una ceremonia de Estado en el cementerio Kiryat Shaul del norte de Tel Aviv, con la presencia de Yaalon.

Se acostumbra visitar los 44 cementerios militares y los numerosos memoriales emplazados en todo el país, y cada tumba de un héroe o mártir recibirá una vela, un ramillete de flores y una banderita israelí con una cinta negra con la inscripción “Izcor” (en memoria).

Todos los sepulcros son arreglados y preparados previamente para la ocasión.

Al igual que en la noche anterior, el transporte público se detendrá, los conductores particulares descenderán de sus autos y los transeúntes y la gente en sus casas se pondrá de pie y la acompañará en silencio.

La principal ceremonia oficial se realizará en el camposanto nacional ubicado en el monte Herzl de Jerusalem, con la presencia del Presidente, Netanyahu, Eisenkot y demás autoridades máximas de la Nación.

A pesar de ser un día de duelo, los niños concurren a las escuelas, aunque vestidos de negro y blanco, y allí reciben una calcomanía con una rosa y la palabra “Izcor”.

Muchos soldados regresan a sus secundarios de uniforme para participar en el acto de recordación, juntos con estudiantes que pronto se les sumarán y padres de ex alumnos que son honrados en la ceremonia.

La fecha recuerda a todos los soldados israelíes, no solo a los judíos; esto es, drusos, circasianos y beduinos, quienes tienen un memorial que recuerda a los caídos en el cruce Hamovil, en el nordeste del país.

Más allá de los ataques y atentados terroristas perpetrados en los últimos 150 años, atravesó 7 guerras (de Liberación, 1947-1949; Campaña del Sinaí, 1956; de los Seis Días, 1967; de Iom Kipur, 1973; las dos del Líbano, 1982 y 2006; y la reciente en la Franja de Gaza), además de dos Intifadas palestinas (1987-93 y 2000-2004, con una pluralidad de atentados suicidas) y numerosos operativos militares de menor o gran escala.

Por ello, otra de las “costumbres” es que las fuerzas de la seguridad estén en estado de alerta máxima en y los territorios, ante la posibilidad de ataques terroristas.

Con la caída de la tarde, culminará con una oración especial de Izcor y una sirena que marcará el fin de esa jornada de tristeza, muerte y dolor nacional y el comienzo de los festejos de Iom Haatzmaút, que simbolizan alegría, vida y futuro.

En el mismo monte Herzl, a las 20 hs., se encenderán 12 antorchas, una por cada tribu del Pueblo de Israel.

En la Diáspora también se honra a todos los caídos, especialmente a los oriundos de esas naciones.

En la Argentina, el evento central será mañana, miércoles, a las 10.30 hs., en el monumento a los caídos en las guerras y atentados en Israel, sito en la Parte Nueva del Cementerio Israelita de La Tablada.

El mismo es convocado por las principales entidades del judaísmo argentino (AMIA, DAIA, OSA, CUJA, FACCMA, FESERA y KKL), la Embajada de Israel, la Agencia Judía para y la Organización Sionista Mundial, y en él tomarán parte la embajadora Dorti Shavit, junto con su cuerpo diplomático, autoridades comunitarias y alumnos de la Red Escolar Judía.

Habrá homenajes a todas las víctimas y se honrarán, en particular, a los nacidos en este país, quienes tienen un arbolito que lleva su nombre en derredor del monolito.

También se recordará a las víctimas del atentado a la Embajada de en la Argentina, que el 17 de marzo de 1992 cobró la vida de 29 personas e hirió a centenares, en el monumento lindero al monolito principal y al que recuerda a los 85 mártires del ataque a la AMIA, dos años después.

Finalmente, el domingo 26 de abril, a las 20 hs., en ORT-Almagro, se hará otro acto organizado por la juventud.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa traición de Dolce Gabbana
Artículo siguienteLa Shoá y la actualidad: De la judeofobia al antisionismo
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.