“Jerusalém de oro” es una canción compuesta por la israelí Naomi Shemer poco antes de la Guerra de los Seis Días a instancias del alcalde de la capital israelí, Teddy Kollek, para un festival de canciones, con el fin de dotar a la milenaria ciudad de nuevas melodías alegóricas. Se estrenó, cantada por una desconocida entonces Shuli Nathan el 15 de mayo de 1967, aniversario en el calendario gregoriano de la independencia de Israel. La letra se inspira en una joya de oro con la imagen de Jerusalén que el legendario rab Akiva regaló a su esposa Raquel para inspirarla a estudiar la Torá. En sus versos se describe una Jerusalén dividida como resultado de la guerra de independencia de 1948, cuando a los judíos se les impidió, por primera vez en la historia, llegar al Kotel, conocido como Muro de las Lamentaciones, ni al milenario cementerio judío del Monte de los Olivos.

La melodía se basa en dos fuentes principales una consciente, la cantilación de la lectura bíblica en las sinagogas, y la otra, una canción vasca que Naomi Shemer habría escuchado unos años antes en un concierto del español Paco Ibáñez, “Pello Joxepe”, aunque no lo reconoció hasta poco antes de morir. Aquella canción quedó grabada en su inconsciente e inspiró una parte importante de la melodía de las estrofas, aunque no del famoso estribillo.

A las tres semanas de estrenar la canción en el festival se desató la Guerra de los Seis Días, durante la cual Israel logró recuperar, entre otros territorios, la parte oriental de su capital, a la que hacía referencia el tema musical. Desde aquel 28 del mes hebreo de iyar se conmemora Yom Yerushalayim, el Día de la Jerusalén reunificada. Al oír la compositora en directo por la radio cómo los paracaidistas que liberaron el Monte del Templo cantaban emocionados y espontáneamente su canción, decidió agregar una nueva estrofa, opuesta a la soledad y abandono que planteaba la primera, reivindicando el retorno de los judíos a sus lugares más sagrados. La canción logró una tremenda difusión internacional y hasta hubo una propuesta de usarla como himno nacional en reemplazo del Hatikva.

Vida y carrera de Lillian Lux

Lillian Lux (20 de junio de 1918 – 11 de junio de 2005) fue una cantante, autora, compositora y actriz israelí-estadounidense de teatro yiddish y vodevil en yiddish en los Estados Unidos, Israel y otras comunidades de habla yiddish en la diáspora.

Esposa del actor y director Pesach Burstein del escenario yiddish que a menudo fue criticado por montar melodramas y actos de canto y baile, es mejor recordada por sus papeles en los espectáculos yiddish -The Komediant y A Khasene in Shtetl (Una boda en la Aldea) dirigida por su marido. Sin embargo, su actuación más aclamada por la crítica fue en Songs of the Megillah de Itzik Manger (yiddish: Megille Lider, la producción en yiddish de mayor duración hasta la fecha en Israel, estrenada en Broadway como Megilla of Itzik Manger).

Por lo general, ha interpretado papeles junto a su esposo y, a menudo, junto a sus hijos gemelos Mike y Susan (la familia que actuaba se anunciaba como los Cuatro Burstein). En el centenario del nacimiento de su esposo en 1996, el director Arnon Goldfinger dirigió un documental sobre la vida y carrera de la familia Burstein: The Komediant.[1]

El movimiento de la compañía Burnstein para abordar el teatro serio (cuando produjeron Megilla de Itzak Menger) fue orquestado en parte por Lux. También dirigía una empresa de cosméticos: Lily of Israel. A pesar de que fueron criticados por la crítica, escribió varias canciones y musicales en los que apareció su familia, y también apareció en películas israelíes y estadounidenses, y en la televisión estadounidense, incluidos papeles en The Body y Law and Order.

Su hijo, Mike Burstyn, es un actor judío estadounidense en Broadway, el teatro israelí y el teatro yiddish. Su hija, Susan, no es artista.

También es coautora de la autobiografía de su esposo: ¡Qué vida! en yiddish (Geshpilt a Lebn, 1980), que luego fue traducida al inglés.