Más de la mitad de la población judía de Israel está preparada para que el Estado monitoree su actividad online si esto ayudase a aumentar la seguridad nacional, según un nuevo estudio de la Universidad de Haifa.

La investigación muestra que el 53% de los entrevistados aceptaría que el gobierno monitoree su cuenta de e-mail y actividad en medios sociales. Un 37% apoya la visión del gobierno sobre las redes sociales y un 28% está dispuesto a que ciertas páginas web sean bloqueadas.

Un 87% de los participantes dijo que esperaba que el gobierno respondiese a un gran ciberataque con un contraataque, mientras que el 13% agregó que quisiera que el gobierno respondiese a esto con misiles o ataques aéreos que destruyan los recursos del enemigo.

Con respecto a la identificación biométrica, un 58% expresó que estaría dispuesto a adoptar estándares biométricos como pasaportes, uso de muestras faciales, huellas dactilares y de manos, si esto ayudase a evitar un ciberataque.

El público entrevistado también se mostró preocupado sobre un posible ataque cibernético: Un 65% reconoció que un ciberataque dañaría críticamente a los sistemas de tráfico y agua, mientras que un 50% aseguró que un ataque cibernético podría causar daños físicos a la población civil. Casi un 85% de los participantes expresó que creía que los sitios web del gobierno e instalaciones militares serían los principales objetos de tales ataques, informó el medio israelí Haaretz.

El estudio fue hecho entre 470 personas y fue llevado a cabo por la profesora Daphna Cannetti, el profesor Michael Gross y la Dra. Dana Vashdi del Colegio de Ciencias Políticas de la Universidad de Haifa. “Las personas no son realmente capaces de relacionarse seriamente con el daño de un ciberataque”, expresó Canetti. Además agregó que a pesar de que sonase como ciencia ficción, insertar un drive USB podría tener el mismo resultado que lanzar un avión.