Al menos 17 personas han muerto, 11 de ellas menores, y 24 han resultado heridas en un ataque armado perpetrado este lunes en un centro educativo de la localidad rusa de Izhevsk, capital de la república rusa de Udmurtia, en los Urales, según han confirmado las autoridades. Se trata de uno de los peores tiroteos en colegios rusos de los últimos veinte años.

Los hechos tuvieron lugar alrededor de las 11:00 hora local (07:00 hora española) en la escuela número 88 de Izhevsk, donde 11 niños y seis adultos han muerto. Estos últimos se trataban de dos guardias y dos profesores del centro de enseñanza. Asimismo, casi la totalidad de los heridos también se tratan de estudiantes, siendo un total de 22 menores.

En vídeos compartidos en redes sociales se observa cómo el centro es evacuado y los trabajadores médicos y de rescate se apuran por trasladar a las víctimas en las camillas. Por su parte, el gobernador de la región, Alexander Brechalov, quien acudió de inmediato al lugar, ha calificado lo ocurrido de “tragedia” y ha garantizado que trabajarán para esclarecer el suceso.

El autor, un exalumno armado y portando simbología nazi
El crimen lo ha realizado un exalumno del colegio identificado como Artiom Kazántsev, de 34 años. Según el Comité de Instrucción de , el autor de los hechos se había graduado en el mismo centro educativo y “estaba en el registro de pacientes de un psiquiátrico”.

El atacante, que llevaba un pasamontañas y una camiseta con el símbolo nazi de la esvástica, estaba armado con dos pistolas de aire comprimido reconvertidas para disparar con munición letal. En sus cartuchos, cuyas imágenes fueron publicadas en redes sociales, se puede leer la palabra “odio” escrita con pintura roja.

Los agentes que acudieron al lugar hallaron en el interior del edifico el cadáver del Kazántsev, quien se había suicidado tras cometer los disparos. Los investigadores rusos han realizado un registro en su domicilio para recabar más información sobre los detalles de la tragedia.

Los alumnos del centro han asegurado que el tirador mató de un disparo a uno de los guardias nada más entrar por la puerta principal para, después, comenzar a desplazarse por diferentes aulas, según recoge Efe. El terror era tal que, incluso, algunos alumnos decidieron lanzarse por las ventanas ante la imposibilidad de escapar por el pasillo, acto que les ha causado varias lesiones y fracturas por la caída.

Una estudiante de la escuela, que se encontraba en clase de matemáticas cuando escuchó los disparos, ha afirmado que el atacante había disparado a su profesora y que, tras ello, salió de la sala y continuó caminando por el pasillo al grito de “¿Dónde estáis, cabrones?”.

Por otra parte, para intentar mantener la seguridad de los niños, algunos maestros construyeron barricadas, utilizando algunos muebles que tenían a mano, con el objetivo de encerrarse en las aulas y evitar que el agresor entrara a las mismas.

Días de luto
Las autoridades de Udmurtia han declarado varios días de luto por las víctimas del ataque que se prolongarán hasta el 29 de septiembre. Además, también han presentado sus condolencias el presidente ruso, Vladímir Putin; el primer ministro, Mijaíl Mishustin, y otras autoridades.

En concreto, el presidente ha calificado el crimen de “acto terrorista inhumano”. “El presidente Putin lamenta profundamente la muerte de las personas, los niños en la escuela, donde tuvo lugar un ataque terrorista”, ha comunicado el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, quien ha agregado que el autor formaba parte de una “organización neofascista”.

El secretario de prensa de la Presidencia ha insistido en el dolor de Putin ante esta situación indicando que el presidente ofrece sus “más profundas condolencias” a todos los que perdieron a sus seres queridos y a sus hijos en esta tragedia, deseándoles una completa recuperación a los que resultaron heridos.

Peskov también ha señalado que el presidente había discutido la situación por teléfono con el jefe de Udmurtia, Alexander Brechalov; la viceprimera ministra, Tatyana Golikova; el ministro de Sanidad, Mikhail Murashko; y el ministro de Educación, Sergei Kravtsov, para abordar todas las cuestiones sociales y enviar a Izhevsk aviones de emergencia con grupos de médicos, psicólogos, neurocirujanos y otros especialistas.

Asimismo, la Unión Europea también se ha pronunciado sobre el tiroteo: “La UE condena el tiroteo en una escuela en Izhevsk y expresa sus sentidas condolencias a los familiares y amigos de las víctimas del trágico acontecimiento de hoy”, ha apuntado el portavoz de Exteriores, Peter Stano.

Ataques en 2021 y debate sobre las armas
El ataque se ha producido pocos días después de cumplirse el aniversario de un hecho similar ocurrido en el campus de la Universidad de Perm, también en los Urales, donde murieron seis personas y casi un centenar resultaron heridas por un tiroteo el 20 de septiembre de 2021.

De la misma forma, la tragedia de Izhevsk, con unos 600.000 habitantes, evocó en la memoria de los rusos otro ataque parecido del año pasado. En mayo de 2021, un exalumno de una escuela de Kazán, en la república rusa de Tatarstán, irrumpió a tiros en el centro educativo y causó nueve muertos y 23 heridos, la mayoría de ellos niños.

Por otra parte, el tiroteo en la escuela de Izhevsk ha reavivado el debate sobre la posesión de armas con llamamientos a un mayor control estatal. Así se ha expresado en particular la defensora del pueblo de Rusia, Tatiana Moskalkova, quien aboga por “aumentar los criterios para la venta de armas”.

Y es que, tras la tragedia en Kazán, Putin ordenó revisar las reglas del permiso de posesión de armas y estudiar su endurecimiento. “Se han adoptado leyes oportunas que complican al máximo la compra de armas, pero necesitamos aumentar los criterios requeridos para su adquisición”, ha declarado Moskalkova.

Los incidentes violentos que involucran a estudiantes han ido en aumento en los últimos años en Rusia, donde, hasta hace poco, se trataba de unos casos relativamente raros.

Fuente20MINUTOS

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorMensaje para este Shabat, el Fin de Semana y “El MAL DE OJO” de Isaac Ezban
Artículo siguienteArte, libros e historia