El este de es una región que, durante el último medio siglo, fue mucho más conocida por sus grupos de odio que por su comunidad judía.

Spokane y sus alrededores fueron un tristemente célebre hervidero de racismo desde la década de 1970 hasta la de 1990, un periodo que incluyó múltiples actos de vandalismo e intimidación neonazi en la sinagoga conservadora local, la Congregación Beth Shalom. En las afueras de la comunidad que abarca Spokane y la ciudad turística de Coeur d’Alene, Idaho, se encontraba el complejo de 20 acres de las Naciones Arias en Hayden Lake, Idaho. Hasta que se cerró en el año 2000 a raíz de una demanda dirigida por la organización de defensa legal Southern Poverty Law Center, el complejo era un centro para grupos de odio de todo el mundo, incluido el Ku Klux Klan.

Y sin embargo, es en esta zona donde la Universidad Gonzaga, una escuela privada jesuita de Spokane, celebró recientemente la llegada del primer rollo de la Torá de su historia y la dedicación de una zona que la universidad ha considerado su “Espacio Sagrado Judío”.

“La actitud hacia los judíos es muy abierta y amable. Es increíble”, dijo Carla Peperzak, una superviviente del Holocausto de 98 años de edad, procedente de Ámsterdam y activista por la justicia social, que ahora vive en Spokane.

Elizabeth Goldstein, profesora de estudios religiosos en Gonzaga, contribuyó a crear una presencia judía en el campus para sus aproximadamente 40 a 60 estudiantes matriculados que se identifican como judíos.

“No había Hillel, ni una infraestructura real para empezar a hacer ese trabajo”, dijo. “Pero con el tiempo, encontré a los chicos judíos, y ellos me encontraron a mí”.

Goldstein creó el Club de los Bulldogs Judíos, que lleva el nombre de la mascota de Gonzaga, e implementó cursos de estudios judaicos, incluyendo Hebreo Moderno y Mujeres en la Tradición Judía. También imparte cursos sobre la Biblia hebrea.

“Creo que es importante estudiar la Torá”, dijo Peperzak. “Y que una universidad católica tenga alumnos que puedan estudiar la Torá, eso es muy especial”.

Pero sin un espacio central, los estudiantes judíos seguían teniendo dificultades para reunirse. Hannah Zeva Presken, estudiante de último año en Gonzaga y actual presidenta de los Bulldogs judíos, sintió la ausencia de una comunidad judía. Así que se esforzó por construir una.

“Los estudiantes pasan todo el día en las clases y no suelen querer venir a los servicios de Shabat a las 7:30 del viernes por la noche”, dijo Presken. “Reformé los Bulldogs judíos para que fueran más una comunidad cultural y social. Ha cambiado toda la dinámica”.

El aumento de los estudios judíos y la comunidad en ciernes resultaban atractivos, pero los estudiantes seguían sin tener una forma de reunirse para los servicios o las festividades, algo que Goldstein consideraba esencial para una vida judía plena en el campus. Se propuso adquirir una Torá para la escuela.

“Puse la Torá en el centro [de este esfuerzo], y luego pensé: ‘¿Dónde vamos a poner esta Torá?’ De ahí surgió la idea del Espacio Sagrado Judío”, dijo Goldstein, que también es el capellán judío en la Oficina de Misión y Ministerio de Gonzaga, así como un líder congregacional sustituto en Beth Shalom y la Congregación Emanu-El, un templo reformista en Spokane.

Goldstein encontró una capilla no confesional vacía en la tercera planta del College Hall, uno de los edificios más antiguos de Gonzaga, construido en 1898. El espacio estaba al otro lado del pasillo de un espacio de oración musulmán y detrás de la capilla católica. En la actualidad, el pasillo se conoce casualmente como el Pasillo Interreligioso.

La creación del Espacio Sagrado fue un esfuerzo comunitario. Goldstein, Presken, otros profesores judíos y un escenógrafo del Centro de Artes Escénicas de la universidad diseñaron el arca que albergaría la Torá. El escenógrafo del Centro elaboró el arca, una pieza rectangular de madera con las letras hebreas “Eitz Hayyim” (Árbol de la Vida) en las puertas. La sala es larga y estrecha, con una estantería que alberga un Talmud de varios volúmenes y otros libros. Las ventanas dan al campus de Gonzaga, verde con árboles y arbustos cuidados.

Los voluntarios, como los estudiantes Presken e Isaiah Krigel, ayudaron a recaudar unos 15.000 dólares en donaciones para el rollo de la Torá, según una noticia de Gonzaga. El 1 de octubre se celebró una ceremonia de dedicación tras la llegada de la Torá desde Sofer-on-Site, una organización que rehabilita Torás dañadas y emplea a escribas para crear otras nuevas.

Algunos asistentes se turnaron para acunar el rollo y llevarlo bajo un tallit, o manto de oración. Varias personas hablaron del significado de la Torá y del Espacio Sagrado, entre ellas el rabino Goldstein, Peperzak, Tamar Malino, de Beth Shalom, y el presidente de la Universidad, Thayne McCulloh.

“En mi larga vida nunca he tenido el privilegio de formar parte de un acontecimiento tan importante. El hecho de que una universidad católica vaya a albergar una Torá es realmente un gran acontecimiento; mi corazón se alegra”, dijo Peperzak en el acto. “También me recuerda la época de hace tantos años, cuando los judíos en los campos de concentración arriesgaban literalmente sus vidas leyendo y estudiando en el más profundo secreto. ¿Por qué? Les unía a sus padres, cónyuges, hijos y familiares. Y también les daba esperanza, y la esperanza era lo único que tenían”.

Krigel, que es estudiante de tercer año y miembro de los Bulldogs judíos, cree que el nuevo espacio y el pergamino inspirarán a otros judíos a inscribirse.

“Con esta Torá, muchos más judíos vendrán a Gonzaga porque es una escuela muy abierta y que acepta a todo el mundo”, dijo.

La evolución de la aceptación en Spokane y el norte de Idaho sigue siendo un trabajo en curso. El pasado mes de febrero, Raymond Bryant, miembro del grupo neonazi 14First Foundation, pintó esvásticas con spray en Beth Shalom y desfiguró un monumento conmemorativo del Holocausto, un eco de la historia reciente de la región.

En 2020, el Southern Poverty Law Center rastreó 22 grupos de odio en todo el estado de Washington.

A raíz del aumento del en todo el país, el activismo judío de Spokane ha aumentado. Beth Shalom, Emanu-El y el Chabad de Spokane organizaron charlas de sobrevivientes del Holocausto en el Centro de Convenciones de Spokane en 2018. Este mes, Presken dio una charla durante un retiro de estudiantes de primer año sobre sus experiencias como estudiante judía en Gonzaga. Ella dijo que era la primera vez que había una narrativa sobre lo que es ser judío en la universidad.

“Solía sentir que no era judía cuando estaba aquí, pero eso ha cambiado completamente”, dijo. “Me ha dado una perspectiva totalmente diferente de lo que significa ser judío. Ahora, cuando estoy con otras personas judías, es una conexión instantánea”.

A pesar de que Goldstein ha estado en Gonzaga desde 2010, esta es la primera vez que ha sentido que “pertenece plenamente en cuerpo y alma. Esta Torá, este espacio judío… nunca me he sentido tan en casa. Hay un espacio para mí, y creo que muchos chicos judíos se sienten así”.

FuenteNoticias Israel

2 COMENTARIOS

  1. ¡wow!, es raro que gente no judía reciba un sefer sabiendo (los que saben) que es Sagrado; le van el honor debido?, no será vandalizada? para que la quieren? la van a leer o solo será de adorno de su supuesta paz y reconciliación al pueblo judío? quien se las dio? por que no mejor la dan a alguna comunidad JUDIA que requiera usarla con propósitos litúrgicos y de estudio? en fin me parece una barbaridad, y un despropósito. no es de aplaudir es de preocupar.

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa Agencia Judía lanzó su innovador proyecto interactivo “Israel.QR”
Artículo siguienteEl poder y la locura