Comienza una nueva semana, se abren las listas y el objetivo principal es terminar con todo antes del fin de semana. Alarmas, los mismos desayunos, las mismas filas, el mismo trafico, la misma gente y hora tras hora pasa casi-exactamente igual a la de la semana pasada.
No sé si te pasa, o te ha pasado… pero deseamos toda la semana que sea fin de semana para poder hacer algo diferente y tener tiempo para nosotros… como si estuviéramos en una prisión.

Pero…

Quién dijo que debería de ser así… Apoco quieres que se te vaya la vida en una rutina “godin” o de prisionero. Es por eso que pensé en 10 formas súper sencillas y tan mínimas que pueden hacer de tus días, quizás diferentes y con conciencia: extraordinarios.

1. Prepárate una lista de música nueva para oír en el camino al trabajo o a la escuela. Está comprobado que:
“Uno de los efectos energizantes de la música proviene de su capacidad de participar en el sistema nervioso simpático del cuerpo. La activación de este sistema prepara al cuerpo para la acción cada vez que nos enfrentamos a un reto en nuestro entorno.
Las vías respiratorias se abren, el ritmo cardíaco se acelera, y los músculos están preparados para moverse. Las percepciones auditivas – los sonidos bruscos o aquellos que de repente aumentan en frecuencia o volumen – se disparan para alertar respuestas. También se incrementa la excitación fisiológica.”
https://www.motivacionymas.com/musica-motivacion-cerebro/

2. Levántate un día más temprano y preparare un desayuno delicioso:
Olvídate por un día de los cereales, granolas y jugos sintéticos y prepárate algo distinto, delicioso y que te provea una gran cantidad de energía para el resto del día.
Algunas ideas:
Pan Tostado con aguacate molido y queso (mi favorito)
Omelette con jocoque y zatar
Un licuado de frutas o un smoothie de frutas frescas con yogurt
Avena con banana
Tostadas con huevo frito y un acompañamiento de espárragos asados

3. Haz un plan espontáneo con algún ser querido: ¿Saliste témpano del trabajo? ¿Te cancelaron la última cita del día? Llámale a la ultima conversación de tu whatsapp, a tu mamá o quizás a una amiga que le prometiste una cena hace un par de meses. Organízate un plan relajado con buena cena y unos buenos tragos.

4. Apaga el celular temprano y saca tu libro favorito que habías dejado arrumbado hace unos meses.
5. Haz una cita relajante en el salon de belleza y déjate consentir
6. En vez de tu misma rutina aburrida en el gimnasio, prueba algo nuevo que involucre música y movimientos que “rejuvenescan” tus músculos.
Algunas ideas:
Zumba
Yoga
TRX
Crossfit
7. Después de un día de estrés recuerda ese hobby que tanto te gustaba: pintar, bailar, tocar algún instrumento, tejer…. y hazlo.
8. Práctica meditación aunque sea un par de minutos al día: siéntate en silencio y piensa en todo lo positivo que te pasó en el día.
9. Olvídate de las listas por un solo día y se vale aunque sea una vez… procastinar lo que tengas que hacer.
10. Al salir del trabajo o escuela en vez de hacer el mismo recorrido de siempre, toma otro camino… deténte en el parque que más te gusta o en tu restaurante favorito.

 

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl poder de los sueños mal concebidos
Artículo siguienteMaimonides, Vida y Obra "De Moisés a Moisés. No hubo nadie como Moisés" II

Judía, mexicana y 19 años. Soy estudiante de la carrera de Comunicación en la Universidad Anáhuac en donde me especializare en periodismo y dirección de empresas editoriales, en un futuro pretendo escribir una novela y trabajar en alguna revista de alta moda. Para mí, no hay y no existe un poder mayor al que tiene la palabra y la escritura; creo que es un arte y a la vez es guerra…

Soy intensa y lucho por lo que quiero, y al decir esto me refiero a que me encargare de empujar las cosas en las que creo para así poderlas compartir con todos: para generar un cambio o quizás una discusión.

Creo en el cambio y creo en el poder de la juventud, en el mérito y el espíritu apasionado de los  chavos de nuestra comunidad, sin embargo también creo en el esfuerzo y en el “si algo se ha roto… arréglalo”. A nosotros los jóvenes nos falta un largo camino por recorrer y por aprender, por luchar y por entender que la vida no somos “uno mismo” sino que somos todos, bajemos el ego, abramos nuestras mentes y hagamos de este país un lugar mejor.