El 4 de marzo de 1910 falleció el dramaturgo en idish , quien no reparó a complacer a las masas, en Nueva York a los 76 años. Él nació en Stanislau, Galicia, hoy parte de Ucrania, pero luego se mudó a Estados Unidos, donde encontró una audiencia hambrienta por el teatro en idish. Fue sorprendentemente prolífico en satisfacer ese sentimiento, incluso mientras algunos consideraban que su trabajo era de poca cultura.

Horowitz nació el 27 de febrero de 1844 en una familia tradicional judía pero también estudió alemán y otras materias seculares. Antes de partir a América estableció una compañía de teatro en idish para que actúen sus obras, luego de que Abraham Goldfaden, luz líder del escenario idish en Romania rechazara la oportunidad de presentar su trabajo.

Él y sus actores llegaron a Nueva York a mediados de 1880 y por las próximas tres décadas presentar obras nuevas con una gran regularidad.

FuenteItongadol

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDes Iraniens lèchent les sanctuaires chiites, défiant le Coronavirus – Un expert en médecine islamique assure qu’il soignera les personnes infectées
Artículo siguienteEl filósofo don Antonio Escudero Ríos, conversa sobre la cuestión judía con el escritor Kadan Navarro Yale